Síguenos

298_1200x150-opticalia.gif banner click 298 banner 298

El PP condena las prisas por desmantelar la térmica de Andorra El PP condena las prisas por desmantelar la térmica de Andorra
Gracia Suso (izq.), Quílez (centro) y Juste (dcha.) charlan con la central térmica a sus espaldas

El PP condena las prisas por desmantelar la térmica de Andorra

Juste vuelve a reclamar alternativas para que se produzca la transición justa
banner click 236 banner 236

La detonación de las torres de refrigeración de la central térmica de Andorra que se producirá mañana está centrando la agenda política de los partidos turolenses. Con la tres protagonistas de la semana a sus espaldas, comparecieron durante la jornada del miércoles Joaquín Juste, presidente del Partido Popular en Teruel; Juan Carlos Gracia Suso, portavoz de Industria del Grupo Popular en las Cortes de Aragón; y  Silvia Quílez, concejala popular en el Ayuntamiento de Andorra, en una nueva muestra de rechazo ante el histórico acontecimiento que tendrá lugar mañana a partir de las 11:30 horas.

El presidente de los populares volvió a reclamar alternativas ante el cierre de la térmica andorrana para que por fin pueda llevarse a cabo la transición justa tan ansiada en el territorio. Además, Juste recordó el simbolismo del que denominó “motor económico de la provincia”. Por su parte, Gracia Suso mostró su desacuerdo con los plazos seguidos en el proceso de desmantelamiento de la central térmica de Andorra, mientras que Silvia Quílez reflexionó sobre el vacío, económico, social y sentimental que van a dejar las simbólicas torres de refrigeración.

Los representantes del PP turolense dejaron una imagen que pasará a la historia, ya que la del miércoles pudo ser la última comparecencia con las tres torres de refrigeración todavía en pie. A partir de mañana, el vacío que en su día dejó el cierre de la térmica será todavía mayor debido a la desaparición de sus tres torres. Un vacío que según el presidente de los populares turolenses no ha sido dotado de alternativas para todos los trabajadores que perdieron su puesto de trabajo con el cierre. “Este gobierno lo tuvo claro. Nada más llegar dijo que las térmicas eran antieconómicas y había que cerrarlas, pero lo que no hizo con tanta rapidez es poner en marcha ese plan de transición justa”, comentó Juste tras recordar las numerosas ocasiones en las que desde su formación se han reclamado, en los últimos cinco años, soluciones ante el cierre de la central: “Queríamos que se mantuviese ese plan de transición justa y que se solapara el cierre con el plan. Ahora venimos no a decir que teníamos razón, sino a insistir en lo mismo”.

No secundarán las protestas

Además, el presidente popular confesó que su partido no formará parte de ninguna de las protestas convocadas para la jornada de mañana por otras formaciones debido a que “esa manifestación la venimos haciendo desde hace cinco años”.

El portavoz de Industria del Grupo Popular en las Cortes de Aragón mostró su desacuerdo con el ejecutivo autonómico aragonés en referencia a la rapidez que ha demostrado para desmantelar la central sin llevar a cabo el proceso de transición que se demanda por parte de los andorranos. Suso Gracia se preguntó “por qué se han cumplido escrupulosamente los plazos para acabar con este proyecto estratégico en Andorra y sin embargo no se ha cumplido ninguno de los plazos de esos proyectos que iban a reactivar la economía en las Cuencas Mineras”.

Una pregunta a la que Juste encontró respuesta mediante la acusación directa al Partido Socialista: “Hemos visto que el Partido Socialista ha incumplido con esa promesa que además hizo la Ministra viniendo aquí a Andorra”. Juste aprovechó para recordar “las dos cosas” que, según el presidente popular turolense, deben agradecérsele a sus compañeros socialistas: “El cierre de la azucarera de Santa Eulalia, que desmanteló todo el Jiloca, y el cierre de la térmica de Andorra, que ha desmantelado todo el Bajo Aragón”. Una ofensiva que Gracia Suso aprovechó para culminar con un dardo directo al presidente autonómico: “Creo que Pedro Sánchez y también Javier Lambán han sido los dos presidentes que más daño han hecho a la provincia de Teruel y que más daño están haciendo a estas comarcas mineras”.

Además, tanto el presidente del PP en Teruel como el portavoz en las Cortes pusieron en duda el modelo energético planteado por el gobierno central, que según Gracia Suso “está poniendo en peligro al sistema energético español” debido a la dependencia de otros países “que no son fiables, como son Rusia y Argelia”.

Componente emotivo

Además del rechazo por la falta de alternativas, Juste destacó el simbolismo que tiene para el territorio bajoaragonés la central térmica de Andorra, que durante la jornada de mañana quedará reducida a escombros: “Creo que va a ser algo muy emotivo porque ya es histórico que el motor económico que hemos tenido durante mucho tiempo para la provincia de Teruel desaparezca”. En ese aspecto, Silvia Quílez, concejala popular en el Ayuntamiento de Andorra, explicó el sentimiento andorrano ante la demolición de sus torres detalladamente. Para ella, que nació con las torres ya alzadas, supone un impacto inconcebible: “Yo he nacido con estas torres y no concibo lo que es ver el paisaje del pueblo sin estas torres. No concibo lo que es llegar a Andorra y  no ver estas torres”.

Sin embargo, la concejala andorrana volvió a hacer hincapié en que más allá de lo sentimental lo que verdaderamente preocupa a los vecinos de la localidad minera es la falta de posibilidades, ya que poco a poco “la zona se muere”. Quílez repasó algunos de los proyectos que podrían permitir la reindustrialización de Andorra, pero que a día de hoy todavía no dan motivos para ser optimistas en el municipio: “Si no ves las torres pero hay un plan de reindustrialización y tuviésemos esa cementera que tenemos al 90% de construcción y estuviese en funcionamiento, tienes una alternativa y por lo menos dices: no veo las torres, pero al menos tengo trabajo”.

Sin trabajo decrece el censo

Precisamente, la falta de trabajo en la zona fue uno de los motivos que hizo marcharse a muchos de los extrabajadores de la central térmica andorrana. Aproximadamente unas mil personas se han marchado en los últimos años de la localidad debido al cierre de la central. El presidente del PP turolense reclamó “inversiones en la zona” para paliar la situación:  “Nadie se hubiera tenido que marchar de la comarca por falta de trabajo”. Sin embargo, Quílez reconoció que gran parte de los extrabajadores de la central térmica permanecieron en la localidad minera, aunque ya no trabajan allí. “En las fábricas de Albalate, que están creciendo, trabaja mucha gente de Andorra. El 50% de la plantilla que trabaja en esa empresa es gente de Andorra”, aseguró la concejala andorrana.

Pese a ello, considera que la vida en la localidad ha cambiado mucho desde el cierre, ya que además de las familias que se han marchado con el paso de los años, “la tristeza es generalizada en el pueblo”.