Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Varios trabajadores plantan árboles en La Umbría de Majalinos, una de las zonas donde arraigan tras el fatídico incendio de 2009. Sylvestris

El proyecto de reforestación de Majalinos triplica hectáreas con financiación privada

Sylvestris contratará durante dos meses a 25 personas del entorno para plantar 72.000 árboles

El proyecto de reforestación en la sierra de Majalinos prevé plantar hasta finales de año 120 hectáreas de pinos y otras especies frondosas en Ejulve, La Zoma y Aliaga, para lo que el Grupo Sylvestris contratará durante dos meses a 25 personas del entorno.

La nueva plantación, de la mano de la empresa privada, triplica en extensión la desarrollada durante los dos últimos años por el proyecto Clima Rural. Nuestros montes no se olvidan, que con el apoyo de la Fundación Plant for the Planet y la implicación de tres grupos Leader reforestó 40 hectáreas en municipios donde el incendio Aliaga-Ejulve de 2009 arrasó 7.200 hectáreas.

“Tenemos 20.000 plantas puestas y vamos a dar el paso a 72.000. Este año no llegaremos a 100.000 pero nos quedaremos muy cerca”, destacó Enrique Enciso, ingeniero forestal y socio fundador del Grupo Sylvestris, especializado en la regeneración de bosques con la ayuda de mano de obra formada por personas  del territorio, algunas en riesgo de exclusión social.

Las aportaciones económicas para la campaña de este año proceden en su inmensa mayoría de grandes empresas que van a permitir “dar un empujón muy importante” a la reforestación de La Umbría de Ejulve, en las crestas de Majalinos. Allí se plantarán un total de 115 hectáreas, por otras dos en La Zoma y tres en Aliaga, ahondó Enciso.

La compañía de telecomunicaciones Orange comunicó esta semana que, dentro de su compromiso con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y con la lucha contra el cambio climático, iniciará este mes la reforestación de 9,76 hectáreas en este monte público, una iniciativa con la que estima que contribuirá a absorber 2.500 toneladas de CO2 en los próximos 50 años.

Una acción de responsabilidad social corporativa que permite a la empresa compensar su balanza de contaminación y registrarla ante la Oficina Española de Cambio Climático. En las próximas semanas se espera que otras “grandes empresas” anuncien sus inversiones, si bien Enciso no está autorizado para avanzar su nombre. Sí recordó que el año pasado se pudo contar con La Caixa, Titanlux, Reckitt Beckinser y Eurofred, que plantaron 20 hectáreas en Ejulve que se sumaron a otras 20 en este término municipal, en Montoro de Mezquita y en Aliaga, financiadas con fondos de los grupos Leader Adibama, Agujama y Ofycumi.

Tras este primer empujón, el proyecto que impulsó la plataforma Nuestros montes no se olvidan –con el exconcejal de Ejulve y actual director general de Ordenación del Territorio, José Manuel Salvador, a la cabeza– está donde quería y las empresas ya han cogido el testigo. 

Ganas de rebrotar

“En esta zona la gente quiere que el bosque vuelva a convertirse en algo tras el incendio. Es la colaboración de los ayuntamientos la que abre las puertas y hace que las empresas se interesen por venir aquí, a la España vaciada. Salvo que una empresa catalana quiera hacer algo en concreto en Cataluña, por ejemplo, nosotros si vemos el mínimo resquicio les dirigimos hacia Teruel”, dijo Enciso, que tiene otros proyectos similares en Galicia, Valencia, Madrid o Extremadura.

Las plantaciones se ejecutan en propiedades privadas y municipales gracias a la financiación de estas empresas, que previamente suscriben un acuerdo de custodia del territorio con la Asociación para el Desarrollo del Maestrazgo, trabajando por tanto con una fórmula de innovación social que busca acuerdos participativos con propietarios públicos y privados que voluntariamente quieran trabajar por la mejora de la biodiversidad.

Una de las patas importantes que tiene el proyecto es la contratación de mano de obra local durante algunas semanas al año. De esta forma, este otoño habrá “entre 25 y 30 personas locales, muchas en situación de vulnerabilidad”, encargadas de hacer la plantación. “Se les formará, se les entregarán sus EPIs y subirán a Majalinos cobrando según el convenio forestal durante mes y medio o dos meses”, dijo Enciso.

Este año plantarán unos 72.000 árboles de 12 especies distintas, distribuidos en frondosas (quijos, encinas, azarollos, latoneros, majuelos o chopos) y pinos (laricio y silvestre). La inversión será en torno a 500.000 euros, de los que el 60% se inyectarán en el momento de la plantación y el resto se reserva para los mantenimientos.

Las labores debían comenzar el 19 de octubre, pero todo apunta a que habrá que retrasarlas unos días porque “llovió mucho en primavera pero estamos en una sequía brutal”. Por tanto, hay que esperar a que haya tempero. Mientras tanto “estamos con máquinas, contratadas a empresas locales, abriendo los hoyos para que se oreen y cojan agua” en cuanto llueva.

80% de éxito

De los 20.000 árboles plantados con anterioridad hay un porcentaje de arraigo del 80%. “Estamos muy contentos de cómo van las plantaciones. El proyecto técnico siempre lo hacemos con los técnicos forestales de la zona”, detalló el responsable. “Contamos con la gente de la zona y parte del dinero que se invierte se queda aquí, en sueldos, alquiler de maquinaria, casas rurales o restaurantes. Después, las empresas organizan jornadas de voluntariado”, explicó.

La educación ambiental es otro de los ejes del proyecto, y como propuesta complementaria se han ido desarrollando academias ambientales destinadas a escolares de las zonas urbanas y rurales vinculadas a las zonas de plantación. De esta forma, bajo la metodología común de Plant for the Planet, jóvenes de entre nueve y 18 años forman parte de la red internacional de Embajadores por la Justicia Climática. 

Orange espera absorber 2.500 toneladas de CO2 con 9,76 hectáreas

Orange, que no ofrece cobertura en Ejulve, espera que las 9,76 hectáreas que se ha comprometido a reforestar en la localidad sirvan para absorber 2.500 toneladas de CO2 de emisiones a la atmósfera. Para llevar a cabo los trabajos, la empresa contará con la colaboración de Grupo Sylvestris SL, que contratará a 25 personas para plantar distintas especies autóctonas frugales y resilientes al cambio climático, con presencia de hasta 12 especies arbóreas y arbustivas. Buena parte de las mismas tendrán capacidad rebrotadora y diseminadora, como adaptación típica de especies mediterráneas a posibles futuros incendios, informa Orange en una nota.

Una vez finalizadas las obras, se procederá a elaborar toda la documentación necesaria para que esta iniciativa sea incluida en el Registro de Proyectos de Absorción de CO2 de la Oficina Española del Cambio Climático. Según indicó Ignacio de Orúe, director general de Personas, Comunicación y Relaciones Institucionales de Orange, “este proyecto se enmarca en las acciones que llevamos realizando a lo largo de los últimos años en respuesta a la crisis climática. Nuestro plan estratégico Engange 2025 tiene unos objetivos muy ambiciosos, entre los cuales está el de alcanzar en 2040 una emisión cero de carbono”. La acción en Teruel es el paso siguiente en la estrategia que Orange está llevando a cabo, tras obtener el sello “Calculo y Reduzco” concedido por dicha Oficina.