Síguenos

338_1200x150incendios.gif banner click 338 banner 338

347_1200x150-festivales-verano.gif banner click 347 banner 347

El silencio marca el final de  la Semana Santa en Andorra El silencio marca el final de  la Semana Santa en Andorra
El Sábado Santo los tambores y bombos dejaron de tocar tras la procesión de la Soledad. Ayuntamiento de Andorra

El silencio marca el final de la Semana Santa en Andorra

La procesión de Jesús Resucitado culmina la festividad

Tras el estruendo de los tambores llegó el silencio para concluir la Semana Santa en los nueve pueblos de la Ruta del Tambor y Bombo. Andorra cesó su toque el Sábado Santo y concluyó los Días Santos con la procesión de Jesús Resucitado.

La procesión de la Soledad, celebrada el Sábado Santo, sirvió como preámbulo para uno de los actos más característicos de la Semana Santa en los nueve pueblos de la Ruta. Igual de impactante es el momento de la Rompida de la Hora que el momento del Cese de toque, que con gran emoción se vivió en Andorra.

Al finalizar la procesión, en la plaza de la Iglesia se concentraron un gran número de andorranos con sus tambores y bombos. Todos querían aprovechar para tocar hasta el último momento. Pudieron hacerlo hasta que desde el balcón de la sede de la Comarca Andorra-Sierra de Arcos, el presidente de la Cofradía del Cristo de los tambores y bombos, Aitor Pes, anunció el Fin de redobles.Tras la indicación de Aitor Pes, todos los presentes cesaron el toque de “La Imágenes” y el silencio regresó a la plaza.

La imagen del Cristo resucitado recorrió las calles de la localidad. Ayto. Andorra

El domingo cerraron los actos con la procesión de Jesús Resucitado, paso que solo procesiona este día. Esta última procesión de los días santos se inició el año 2009 y en ella, los cofrades portan el paso con la imagen del Cristo resucitado. La obra de Luis Espinosa consta de una figura de un metro ochenta y la peana la completa la imagen de María Magdalena.

Con el retorno del silencio a las calles andorranas para celebrar la resurrección de Cristo, concluyó la Semana Santa en la que los tambores y bombos volvieron a sonar con fuerza.