Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

José Bogas, en una foto de archivo. Endesa

Endesa baraja producir hidrógeno verde en la localidad de Andorra para venderlo después a Tarragona

El proyecto iría ligado a la “transición justa” y recibiría ayudas estatales

Endesa baraja la producción de hidrógeno verde en Andorra que vendería a la industria de Tarragona después de transportarlo por la vía ferroviaria por la que hasta hace año y medio recibía carbón de importación. 

Así lo anunció hace unos días el consejero delegado de la eléctrica, José Bogas, en la jornada Hidrógeno renovable: una oportunidad para España, en la que destacó que esta nueva tecnología podría contribuir no solo a la descarbonización de las islas Baleares, Canarias, Ceuta y Melilla en el horizonte de 2040, sino que también podría ser una referencia para la península.

Bogas dijo que la compañía trabaja en proyectos de hidrógeno verde en las islas y en la península relacionados con la gran industria y anunció: “Pensamos en la transición justa y estamos tratando de desarrollar” la producción también “en aquellos emplazamientos donde hemos cerrado la producción con carbón”, contribuyendo a descarbonizar la industria cercana e “incluso, en el caso de Teruel, la posibilidad de transportar mediante el ferrocarril al polígono industrial de Tarragona”.

El proyecto consistiría en instalar electrolizadores en los futuros parques solares y eólicos, unos dispositivos que separan el hidrógeno y el oxígeno del agua mediante una corriente eléctrica, para producir hidrógeno renovable que se utilizaría para el almacenamiento de energía o se vendería a clientes industriales para ayudarlos en sus procesos de descarbonización.

El directivo destacó que España es “el país adecuado y tiene la ambición necesaria” para liderar la apuesta por esta tecnología, y subrayó que Endesa “está alineada con la estrategia a este respecto del Gobierno”.

No obstante, consideró que el hidrógeno verde cuenta para su impulso en España con "dos problemas", como son el de la escala, para lo que "habrá que apoyar a la industria nacional y a los tecnólogos"; y "la barrera económica, que se debería solucionar con una reglamentación más simple y descargando el coste de la electricidad de una serie de cargas que podrían hacer mucho más competitivo este hidrógeno".

Bogas indicó que Endesa tiene ya en marcha, en distinto estado de avance, un total de 22 proyectos en las islas que van desde la producción de electricidad con turbinas de hidrógeno a un plan de adaptación progresiva de la generación actual al uso del hidrógeno verde.

No obstante, defendió que la electrificación "es el camino más simple y más barato" para la descarbonización en casi todos los usos finales de la energía, por lo que el hidrógeno verde debe ser "un complemento y no un competidor de la electricidad”, subrayando, eso sí, que debe ser renovable, ya que "no hay razón para gastar tiempo ni dinero en otro tipo de hidrógeno".

Enel instalará 2 GW

La producción de hidrógeno sumaría puestos de trabajo al macroproyecto renovable de Endesa en la zona, que si gana el concurso de acceso a red pretende instalar 1.725 MW de potencia fotovoltaica y solar en el entorno de la central térmica en 2026. 

El consejero delegado de Enel, Francesco Starace, vio el hidrógeno verde, ayer en rueda de prensa tras el Capital Markets Day del grupo para presentar su plan estratégico 2021-2023, como una “importante oportunidad”, por lo que planea en la hoja de ruta a largo plazo anunciada este martes aumentar la capacidad en esta tecnología hasta más de 2 gigavatios (GW) en 2030.

Starace observó que habrá que esperar a los próximos años para saber "cuál" será el escenario de desarrollo de la industria del hidrógeno verde, con dos opciones posibles a día de hoy como son electrolizadores de gran tamaño y luego debe ser transportado o producido de forma integrada, cerca de los puntos de producción de electricidad, con renovables. "Pero no hay indicios sobre cuál podría ser el más probable", destacó.

Ayudas europeas

La vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, anunció en la jornada sobre el hidrógeno verde que el Gobierno ha puesto en marcha una convocatoria para encontrar proyectos relacionados con esta tecnología en España, por lo que invitó al sector a presentar sus propuestas antes del 19 de diciembre.

Por su parte, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció que su Ejecutivo destinará más de 1.500 millones de euros, procedentes de los fondos europeos de recuperación –72.000 millones en total–, al desarrollo del hidrógeno verde en España en los próximos tres años. Asimismo, añadió que en el proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2021 las tecnologías vinculadas al hidrógeno contarán ya con una partida de 100 millones de euros, "que van a financiar a 60 empresas".

Sánchez consideró que la hoja de ruta del hidrógeno renovable lanzada por el Gobierno representa "el vehículo" para permitir a esta tecnología jugar un papel ante los retos de la transición ecológica y de ser un motor para la reactivación económica, siendo además capaz de descarbonizar sectores donde es más complicada la electrificación, como la industria o los transportes pesados o marítimo.

Además, destacó que ese plan de España para impulsar el hidrógeno verde pasa por movilizar 8.900 millones de euros, en colaboración privado-pública, hasta 2030, así como por desarrollar potencia en electrolizadores por unos 4 gigavatios (GW) y una flota superior a 150 autobuses; de entre 5.000 y 7.000 vehículos ligeros y pesados; y dos líneas de trenes comerciales propulsadas con hidrógeno renovable, entre otras metas. La apuesta por el hidrógeno verde ya es una realidad en España con proyectos como el de Iberdrola en Puertollano con Fertiberia, la estación de suministro de hidrógeno del Puerto de Valencia, la planta de Petronor (Repsol) en Bilbao o el tren de hidrógeno que unirá Zaragoza con Pau (Francia).

Una tecnología sin emisiones cuyos costes aún son elevados

La tecnología del hidrógeno verde se basa en la generación de hidrógeno –un combustible universal, ligero y muy reactivo– a través de un proceso químico conocido como electrólisis. Este método utiliza la corriente eléctrica para separar el hidrógeno del oxígeno que hay en el agua, por lo que, si esa electricidad se obtiene de fuentes renovables, se produce energía sin emitir dióxido de carbono a la atmósfera.

Esta manera de obtener hidrógeno verde, como apunta la AIE, ahorraría los 830 millones de toneladas anuales de CO2 que se originan cuando este gas se produce mediante combustibles fósiles. Asimismo, reemplazar todo el hidrógeno gris mundial significaría 3.000 TWh renovables adicionales al año –similar a la demanda eléctrica actual en Europa–. No obstante, existen algunos interrogantes sobre la viabilidad del hidrógeno verde por su alto coste de producción; unas dudas razonables que se disiparán conforme avance la descarbonización del planeta y, en consecuencia, se abarate la generación de energía renovable.