Síguenos

338_1200x150incendios.gif banner click 338 banner 338

347_1200x150-festivales-verano.gif banner click 347 banner 347

Escepticismo en la cuenca minera ante la multimillonaria descarbonización anunciada por el Gobierno de Sánchez Escepticismo en la cuenca minera ante la multimillonaria descarbonización anunciada por el Gobierno de Sánchez
La consejera de Economía, Industria y Empleo, Marta Gastón, en primer término; la ministra, Teresa Ribera, al fondo. A. Press

Escepticismo en la cuenca minera ante la multimillonaria descarbonización anunciada por el Gobierno de Sánchez

Esperan que el Gobierno concrete pronto el destino de los 80.000 millones

La cuenca minera ha recibido con escepticismo la cifra de entre 70.000 y 80.000 millones de euros que el Gobierno considera que habría que invertir para transformar el modelo energético en España hacia la descarbonización. Los sindicatos mineros esperan que en la reunión que mantendrán el 11 de septiembre con el Instituto del Carbón, en la que según UGT participará la nueva ministra, el ministerio aclare el contenido del Acuerdo marco para una transición justa de la minería del carbón y desarrollo sostenible en las comarcas mineras de España para el periodo 2019-2017.

“No queremos estar en nuestra casa cobrando (prejubilaciones), sino alternativas para la gente joven de la comarca. Queremos la continuidad de la minería y la térmica durante los años que haga falta hasta que la zona esté completamente reindustrializada”, reclamó el responsable de minería de CC OO en Aragón, Antonio Montoyo.

Según el secretario de minería a nivel estatal de UGT FICA, Víctor Fernández, el nuevo marco para el sector del carbón y las comarcas mineras incluirá “la situación de las empresas, la importancia de que el carbón tenga un hueco térmico en España, un plan social para los trabajadores y la reactivación de las comarcas mineras con formación, proyectos empresariales e infraestructuras”.

Fernández defendió una transición “acompasada” e “ir aumentando el porcentaje de energías renovables” mientras “nosotros vayamos rebajando la producción y las entradas de megavatios en la red”. Pero, por ahora, “siguen siendo necesarios el carbón y las centrales térmicas”, insistió.

“Dentro de esos 80.000 millones no solo van incluidas las alternativas a las centrales térmicas, sino el carbono ligado al transporte, construcción... Es todo”, aclaró Montoyo. Pese a que la cifra es mareante, “supongo que el Gobierno tiene sus cuentas echadas”, aunque a él le parece “un poco inviable” que se vaya a llegar al objetivo de que al menos el 32% del parque energético en España sea renovable en 2030.

“Son números muy gordos que habría que mirar con criterios técnicos, no políticos”, se refirió a los 80.000 millones el alcalde de Ariño, Joaquín Noé.

“Estamos hablando de muchísimo dinero para hacer una transición. Si la ministra dice que ese dinero es el que hace falta, no creo que se aventure a cerrar tan pronto las centrales de carbón para que suba la factura de la luz”, observó el presidente del comité de Endesa en la central, Hilario Mombiela.

Las previsiones de Ribera

La descarbonización, según trasladó Ribera hace quince días en una entrevista a la agencia Efe, requerirá de muchas complicidades y será una oportunidad para la creación de empleo verde.

“Desde 2006 sabemos que hay que acometer reformas importantes en el sector del carbón", dijo Ribera, y desde el 2010-2012 la Unión Europea dotó de un marco de acompañamiento para el cierre de esta explotaciones a más tardar en 2018.

La Comisión Europea espera que la contribución que haga España sea como mínimo del promedio de los objetivos de la revisión de la directiva europea sobre renovables en junio pasado. Esta forma parte del llamando "paquete de invierno" para cumplir con el Acuerdo de París: alcanzar el 40% de reducción de emisiones de efecto invernadero, el 32% de renovables y el 32,5% de eficiencia energética en 2030.

El objetivo europeo es llegar a la descarbonización completa de la economía o equivalente, y reducir el 90% de emisiones en 2050, cuestiones que "serán posibles con señales regulatorias y calendarios técnicos de sustitución". La ministra señaló que es evidente que en este camino Red Eléctrica se convierte en un "brazo ejecutor de muchas cuestiones", que tiene muchos desafíos en cuanto a digitalización, conexión, conectividad de grandes redes de transporte con micro redes o sistemas de generación distribuida.

Otro de los grandes retos, apuntó, es la adaptación energética del parque de edificación, y citó como ejemplo el caso holandés, cuyo gobierno ha dado un plazo hasta 2030 para eliminar el suministro de gas de todo el parque construido.

Se trata de algo que aquí jamás se había pensado y que requiere de una serie de nuevas habilidades profesionales para los empleos verdes que obligaría a un cambio de modelo de formación profesional, cualificación y diseño de negocios.

En materia de transporte, subrayó la importancia de reducir las emisiones al 0% en 2050, ya que actualmente suponen el 40%.