Síguenos
La acusación pide que se investiguen el portátil y los teléfonos móviles de Igor el Ruso La acusación pide que se investiguen el portátil y los teléfonos móviles de Igor el Ruso
Feher se hace un selfi con Fraga al fondo

La acusación pide que se investiguen el portátil y los teléfonos móviles de Igor el Ruso

Los amigos de Iranzo consideran “de parvulario” la investigación tecnológica

La pieza tecnológica de la causa judicial contra Norbert Feher por el triple asesinato de Andorra, cuyo secreto fue levantado por la jueza la semana pasada, ha causado decepción entre las acusaciones personadas, que echan de menos que, además de la tarjeta de la cámara GroPro con la que Igor el Ruso hizo fotografías y vídeos, se aporte información acerca de los dos teléfonos móviles, el ordenador portátil, tres lápices de memoria y tres tarjetas SD que la Guardia Civil le intervino en el momento de su detención. 

Algunas de las partes concluyen que no es posible determinar, sólo con las 101 fotografías y los 15 vídeos que se analizan en el atestado de la Policía Judicial, que Feher entró en España con una bicicleta, que su destino era Madrid y que “mientras se encontró en la provincia de Teruel no recibió apoyo o ayuda de terceras personas, actuando completamente en solitario”. 

Para Mariano Tafalla, el abogado de la viuda de Víctor Jesús Caballero –uno de los dos agentes asesinados por Feher en Andorra el 14 de diciembre–, “no deja de ser una hipótesis” que, además, “no es muy creíble” porque entre Bolonia y Albalate del Arzobispo hay 2.000 kilómetros. “¿En bici se ha zafado de toda la Policía Judicial y el ejército de Italia?”, se preguntó Tafalla. Cabe recordar que en el país transalpino asesinó al menos a dos personas y logró escapar de un amplio operativo policial. 

La pieza tecnológica confirma que el camino que siguió el Ruso coincide con parte del itinerario que marcó en los mapas que le fueron intervenidos. En uno de ellos aparecía marcada una ruta desde Bolonia hasta Albalate del Arzobispo. A través del material gráfico analizado, se han constatado evidencias de que estuvo en Fraga (Huesca), Mequinenza, Caspe, Escatrón (Zaragoza), Castelnou, Samper de Calanda, Híjar, Albalate del Arzobispo y Andorra.

El también letrado de la acusación popular que ejerce la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) considera excesivos los seis meses que la pieza tecnológica ha permanecido bajo secreto judicial para la “poca información” que aporta, pues por lo que se conoce tan solo se han obtenido resultados del análisis de la tarjeta de memoria de la cámara GoPro. 

“Es una lástima que no podamos tener información de las compras y adquisiciones de las pruebas tecnológicas y dónde han sido adquiridas, las geolocalizaciones, las comunicaciones con otras personas, no poder saber las IP, cómo ha aparecido Feher ni a dónde se dirigía, las compañías telefónicas contratadas y la cobertura que ofrecen”, enumeró Tafalla, quien apuntó que el delincuente “habla perfecto castellano”.

Tafalla no logra comprender por qué la Guardia Civil concluye que Feher busca un destino (Madrid) cuando “se pega un mes en el mismo sitio”, Albalate del Arzobispo, asentamiento que el asesino considera “un oasis” según indica en uno de los vídeos. 

Sin rastro de llamadas

“Falta información. Llevaba varios móviles y no hay registro de llamadas. ¿Se han borrado? ¿Se han perdido?”, se preguntó Pablo Martínez, abogado de la UAGA que ejerce la acusación popular y tiene previsto pedir la ampliación del atestado. 

“Echo en falta el análisis del teléfono y del portátil, que no figura. Algo tiene que haber allí”, reclamó el abogado de la Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC), Jorge Piedrafita, que representa a la viuda e hija del otro guardia asesinado, Víctor Romero. Piedrafita interpreta que Feher “entró en España por carretera “para evitar ser detectado en ningún control ordinario y solo, sin cómplice que le ayudara”. Ello, a juicio de esta parte, “permite centrarse en el aspecto principal, que es determinar de forma clara que Feher emboscó a los agentes de forma premeditada, a sangre fría y sin ninguna opción de defensa pese a que la actuación de los agentes fue correcta con la información de que disponían”. 

“De primero de parvulario”

Con más dureza se expresaron los amigos del ganadero asesinado por Feher, José Luis Iranzo. Su portavoz, Luis Manuel Alquézar, calificó el atestado policial de “primero de parvulario”, pues “se queda corto”.

“Han estado seis meses para decirnos que, como hay una bicicleta al fondo en la foto, Feher ha venido en bici y en solitario”, manifestó. “Que no estuvieran con él todo el día no quiere decir que no tuviera apoyo. Feher llevaba un montón de bultos, que me expliquen a mí cómo se puede llevar en la bici todo lo que se le intervino. ¿Cómo los subió de Albalate al Ventorrillo? Materialmente es imposible si no es en varios viajes, pero que nos lo expliquen”, exigió. 

En su atestado, y tras pedir información con resultado negativo a Google sobre la cuenta localizada en un móvil (ezechielnorbertof@gmail.com), el equipo de la Policía Judicial de Alcañiz considera “extinguida la línea de investigación” de los medios tecnológicos. 

Petición al próximo subdelegado del Gobierno

Los amigos de Iranzo pedirán una reunión “en el minuto uno” tras el nombramiento del próximo subdelegado del Gobierno en Teruel para solicitarle  una investigación interna sobre las actuaciones que los mandos de la Guardia Civil y las autoridades gubernamentales ordenaron para capturar al autor de los disparos de Albalate el 5 de diciembre. 

Los allegados al ganadero andorrano critican las “mentiras” que, en su opinión, profirieron el ex delegado del Gobierno en Aragón y el subdelegado en funciones en Teruel, Gustavo Alcalde y José María Valero, para justificar un operativo policial que los amigos consideran insuficiente.  

“No es normal que este hombre fuera tan tranquilo haciéndose fotos al lado del mas de José Luis, junto a la carretera de Albalate, y que nos sigamos oyendo que lo estaban buscando por tierra, mar y aire. Es tal la falta de respeto que estamos hartos. ¿Dónde estaban buscando? Es inexplicable”, dijo con enojo el portavoz de los amigos de Iranzo, Luis Manuel Alquézar. 

“Te quedas con la sensación de que parece que no quieren investigar más porque si se investiga van a quedar retratados”, consideró Alquézar. 

“Nos sorprende el recorrido que hizo este tipo de forma totalmente impune” tras los disparos de Albalate. “¿Cómo puede ser que no lo viera nadie en el recorrido que hizo?”, expresó el abogado de la UAGA, Pablo Martínez.