Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Espada y Sáez, en el despacho abierto del centro coworking. M. N.

La Asociación Empresarial de Alcorisa estrena el centro coworking

El Ayuntamiento ofrece dos despachos más por 66 euros al mes o 5 euros diarios

La Asociación Empresarial de Alcorisa ha sido la primera en instalarse en el centro coworking de Alcorisa, que continúa buscando  empresarios, autónomos y emprendedores que necesiten una oficina por la que como mucho pagarán 66 euros al mes.

El centro de coworking de Alcorisa se unió el 21 de enero a los otros dos que impulsa la Comarca del Bajo Aragón junto a la Red Arce y la Fundación Emprender en Torrecilla de Alcañiz y el Technopark de Alcañiz. Todos ellos están abiertos a autónomos que necesiten un despacho con acceso a sala de reuniones y quieran aumentar la visibilidad de sus empresas.

Es lo que ha conseguido Esther Sáez, gerente de la Asociación Empresarial, que hasta hace un mes desarrollaba sus funciones en una dependencia del Centro Cultural Valero Lecha.

Tanto Sáez como Cristina Espada, emprendedora alcorisana y dinamizadora del centro coworking local, asesorarán a quienes den el paso a trabajar fuera de casa con un coste inferior al de una oficina. Esta es una de las ventajas de este centro, junto a la colaboración y creación de proyectos conjuntos con otros profesionales, flexibilizar horarios, ampliar redes de trabajo y estar en continua formación mediante el acceso a cursos, talleres o charlas informativas.

El centro dispone de dos oficinas privadas y otras dos mesas abiertas, además de sala de reuniones equipada con televisión,  wifi, climatización y todos los servicios que puede necesitar un emprendedor para estar cómodo en su lugar de trabajo.

“En Alcorisa hay 12 personas que se han dado de alta como autónomos en el último año, lo que significa que hay gente con ganas de emprender pese a todo”, dijo Espada, quien ofreció especialmente el centro a proyectos empresariales a incubar que se pueden beneficiar de este espacio. “Queremos acompañarles desde la semilla hasta el árbol”, añadió la dinamizadora, que junto a Sáez y la AEDL de Alcorisa echan una mano a los empresarios de Alcorisa. 

El centro ofrece tres tarifas distintas, en función de si el uso es puntual (5 euros por día), a media jornada (25 euros al mes) o a jornada completa (66 euros al mes). Los usuarios tienen derecho a un puesto de trabajo individual, otro compartido y espacios de almacenamiento de materiales. Está abierto las 24 horas del día gracias a una tarjeta de acceso automático.

Aceleración

El concepto de coworking se basa en que profesionales de perfiles distintos, pero que puedan llegar a tejer una red y contratarse entre sí, comparten un mismo espacio profesional. Los tres centros bajoaragoneses, capitaneados por la AEDL de la Comarca del Bajo Aragón, Yolanda Rallo, ofrecen servicios de incubación y aceleración a proyectos empresariales.

“Es un concepto que todavía cuesta de entender, es una apuesta arriesgada pero tenemos mucha ilusión”, dijo la teniente de alcalde de Alcorisa, Silvia Casas. La idea es que cualquier emprendedor de la zona se pueda animar, pues no se trabaja de la misma forma en casa que en un despacho equipado.

De los tres centros coworking del Bajo Aragón, el que mejor funciona es el de Technopark. Allí conviven la ingeniera especializada en eficiencia energética Andrea Lacueva y la consultora de márquetin online y analítica web Ana Cristina Esteban, propietaria de Alcanalytics. Otros dos empresarios que viajan a menudo desde Zaragoza ocupan el espacio temporalmente.

No obstante, los tres pertenecen a la Red Arce, que permite centralizar los centros de coworking y viveros de empresas de Aragón y que ofrece a cualquier empresa apoyo técnico en cuanto a asesoría y formación, y le da difusión.

En definitiva, les salen más contratos de trabajo porque les conocen más profesionales y entidades públicas. En el caso de Alcorisa, Espada pertenece también a la Era Rural, una red de apoyo al emprendimiento y a la iniciativa juvenil en el territorio rural aragonés.