Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Uno de los desmontes que se está llevando a cabo en el tramo en obras

La carretera de Mazaleón a Maella se abrirá al tráfico el 9 de diciembre

El movimiento de tierras, motivo del corte de la circulación, se encuentra al 81% de ejecución

La empresa que ejecuta las obras de acondicionamiento de la carretera autonómica A-1412, entre Mazaleón y Maella, tiene previsto abrir el tramo en obras al tráfico el próximo nueve de diciembre, según confirmaron fuentes del departamento de Vertebración del Territorio del Gobierno de Aragón. Operarios y maquinaria trabajan mañana y tarde, sábados y domingos, para avanzar en los desmontes y poder abrir en la fecha indicada, puesto que ya se va con retraso (la previsión de apertura era finales del mes de noviembre).

Desde que empezó la actuación en septiembre prácticamente se ha realizado la mayor parte de los desmontes. Según explicó el director general de Carreteras, Bizén Fuster, “se ha efectuado ya el 81 % de las obras de movimiento de tierras necesarias” que son las que han obligado a realizar los desvíos de tráfico por otras vías. En paralelo se trabaja para instalar las obras de drenaje, que según indicó “están ejecutadas ya al 90% y terminarán en el próximo mes”. 

Junto a estos trabajos se realizan también los de reposición de servicios, de los caminos,  así como la protección de gas -hay una canalización afectada que se protegerá con la construcción de una plataforma de hormigón- y las correspondientes a los canales de riego. En este sentido, la obra afecta a dos importantes acequias, Sot y Molinar, en las que se tienen que instalar dos grandes tuberías de hormigón. La cifra de ejecución en este caso es del 80 % de los servicios, y su finalización está prevista para finales de año.

El proyecto se encuentra ejecutado al 40%, aunque esta cifra se incrementará en este mes que queda por delante hasta finalizar el año. El director general de Carreteras recordó que “se trata de una obra de acondicionamiento que ha supuesto grandes movimientos de tierra”. La actuación tiene un coste de 4,4 millones de euros y su objetivo es la adecuación integral de algo más de seis kilómetros. El enorme movimiento de tierras que va asociado a esta obra supondrá que la longitud del tramo se verá reducida en un 11%, pasando de los 6,3 kilómetros actuales en los que se interviene a 5,6 cuando el trabajo haya concluido.

Desde septiembre

El tramo entre las dos localidades limítrofes está cortado al tráfico desde que comenzaron las obras de adecuación el pasado mes de septiembre. Desde entonces, para ir de un municipio a otro se debe dar un rodeo por la localidad de Batea (Tarragona), o bien circular por el tramo en obras -desde el límite provincial a la localidad de Maella- en el siguiente horario: de 7.30 a 9.15; de 13.00 a 15.15 y a partir de las 19.30 horas.

Los trabajos se han acelerado en las últimas semanas con el fin de “poder ejecutar las obras previstas en 2020 y agilizar al máximo la apertura del tráfico general sin restricciones”, según fuentes del departamento de Vertebración. Entre tanto, se da paso tres veces al día tal y como se acordó en un inicio.

Por su parte, el consejero de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda, José Luis Soro, destacó que esta obra supone una inversión de 4, 4 millones de euros, de los que 2,4 millones se ejecutan ya en 2020. “En estos momentos es una de las obras más importante del departamento y va a suponer una mejora muy importante para el tráfico en la zona, especialmente para el transporte de productos agrícolas y ganaderos”, manifestó Soro, quien destacó que al finalizar la obra habrán aumentado los radios de giro en las curvas y la mejora de las pendientes, lo que es fundamental para la mejora de la seguridad vial y para facilitar el cruce entre los vehículos pesados.

17 obras de drenaje y desmontes de 25 metros

La obra llega cinco años después de que se redactara el proyecto de mejora entre Maella y el límite con la provincia de Teruel (la parte turolense está reformada desde 2008). La licitación  ha pasado desde 2015 por distintas vicisitudes. Primero fue la falta de Presupuestos en la Comunidad, en 2019, lo que impidió su licitación, mientras que, en 2020, con partida asignada y los Presupuestos en marcha, la pandemia por Covid-19 obligó a suspender toda la tramitación administrativa que debía haber iniciado y terminado el departamento de Vertebración del Territorio del Gobierno de Aragón.

La intervención supondrá una disminución del alzado de la carretera, como consecuencia de los desmontes de hasta 25 metros de altura previstos y de los movimientos y excavaciones en roca, que se calculan en 90.000 metros cúbicos. En total, se estiman hasta 17 obras de drenaje en todo el eje, según informó el Gobierno de Aragón. Al menos el 40% de la obra son movimientos de tierras. Desde el mes de septiembre permanece cortada al tráfico. Si se abre el día nueve de este mes habrá permanecido tres meses cortada.