Síguenos

432_1200x150-bueno.gif banner click 432 banner 432

416_diariodeteruel-web-banner1200x120-vacunacion2022.png banner click 416 banner 416

435_diario-de-teruel-1200x150.gif banner click 435 banner 435

La Casa de Cultura de Andorra expone los desgarradores dibujos de hijos de víctimas de violencia de género La Casa de Cultura de Andorra expone los desgarradores dibujos de hijos de víctimas de violencia de género
El patio de la Casa de Cultura de Andorra es el lugar elegido para instalar la exposición. Ayuntamiento de Andorra

La Casa de Cultura de Andorra expone los desgarradores dibujos de hijos de víctimas de violencia de género

La muestra es parte de los actos por el 25-N y será visitable hasta el 7 de febrero

El patio de la Casa de Cultura de Andorra acoge hasta el 7 de febrero la exposición Crecer con miedo: niños y niñas ante la violencia de género, en la que se muestran una serie de dibujos creados por los hijos de víctimas de violencia de género que ilustran sobre el papel las situaciones de maltrato que han vivido.

La exposición, que se enmarca en el programa de actividades por el 25-N organizado desde la Mesa comarcal para la prevención y erradicación de la violencia de género de Andorra-Sierra de Arcos, puede visitarse de 9 a 22 horas. Se anima a los visitantes a compartir en redes sociales las impresiones que dejen en su retina las imágenes con la etiqueta  #StopViolenciaMenores.

Este año, el lema elegido por la mesa comarcal con motivo del  Día internacional por la eliminación de la violencia contra las mujeres es “La violencia hacia las mujeres también se ejerce a través de los y las menores. Tienen derecho a vivir sin miedo”.

De esta forma, llega a Andorra la muestra que fue puesta en marcha en el último trimestre de 2019 por la Comisión para la investigación de malos tratos a mujeres, en colaboración con la Federación Española de Municipios y Provincias.

Insultos, lágrimas, miedo, una imagen de un monstruo que grita “te voy a matar” o comparaciones con animales salvajes como el gorila o el tigre forman parte de las formas de ver esta lacra social a ojos de los niños. “Cuando dibujé a papá, que es una fiera, pinté una línea para proteger a mamá”, comenta un menor que narra la experiencia desgarradora de vivir la violencia machista en sus hogares.

Intervención psicosocial

Esta recopilación de dibujos forma parte del proyecto Intervención Psicosocial con Menores, una iniciativa que la Comisión arrancó en el año 2003 observando las necesidades de atención psicológica que presentaban aquellos niños que estaban siendo víctimas directas de maltrato físico, psicológico o sexual.

“Este trabajo nace con la idea de sensibilizar sobre los terribles efectos que la violencia tiene sobre los menores que la sufren, y que no se puede expresar con palabras. A través de sus trabajos queremos demostrar cómo ven ellos el proceso de violencia, haciéndoles protagonistas de su propia historia, de la mejor forma en que nos lo pueden contar”, explica Susana Martínez, presidenta de la Comisión.

Las creadoras de este proyecto han desarrollado un manual en el que defienden los beneficios de la intervención profesional con menores víctimas de violencia de género. Explican que el trabajo no solo debe ser terapéutico, para paliar los efectos de esa violencia, sino también preventivo, para evitar que el modelo desigual de relaciones entre mujeres y hombres se reproduzca.

El manual puede ser descargado desde la página de la entidad por una donación de 5 euros. También se puede adquirir la versión en papel tras realizar una donación de 12 euros. Todo lo recaudado irá destinado a la intervención psicosocial con menores víctimas de violencia de género y a esta exposición itinerante.

46 niños muertos desde 2013

En España, desde 2013 un total de 46 niñas y niños han sido asesinados y 336 han quedado huérfanos a causa de la violencia machista, según datos de la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género.

Muchos presentan baja autoestima, depresión, conductas agresivas, problemas de alimentación e incluso consumo de estupefacientes.

“Todo lo que el menor hace tiene un sentido, tiene relación con algo que le ha ocurrido. Articulándolo, dando forma a sus actos y pensamientos de otra manera, podrá proyectarlo hacia un futuro, hacia un cambio propio, recorriendo y atravesando su singularidad”, apuntan.

Las restricciones impuestas por el Covid-19 en 2020 y 2021 interrumpieron el recorrido previsto de la exposición, pero actualmente ya es posible volver a visitar esta muestra en los municipios interesados en dar visibilidad a las terribles consecuencias de la violencia de género.