Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Los purines son una de las principales causas de contaminación de las aguas en la provincia de Teruel

La DGA incluye 44 pueblos de Teruel entre las Zonas Vulnerables por contaminación de aguas por nitratos

Las cuencas de los ríos Matarraña y Tastavins tienen afectados 15 municipios

Cuarenta y cuatro términos municipales de la provincia de Teruel están han sido incluidos en las Zonas Vulnerables de Aragón por contaminación de las aguas a causa de nitratos procedentes de fuentes agrarias. Así consta en la orden del Gobierno autonómico de este mes de marzo por la que se designan y modifican los puntos más sensibles de la Comunidad en materia de purines. 

Quince de estos puntos se concentran en la Comarca del Matarraña, según consta en esta orden, que tiene por objetivo la optimización de la fertilización nitrogenada y la regulación del manejo de los estiércoles en las explotaciones agrarias que se encuentran dentro de las denominadas Zonas Vulnerables. En esta orden se incluyen pueblos donde se localizan aguas superficiales o subterráneas en las que se ha detectado algún tipo de contaminación provocada por escorrentía o lixiviación de nitratos.

En el caso del río Matarraña, se consideran zonas sensibles los términos municipales de Beceite, Cretas, La Fresneda, Fuentespalda, Mazaleón, Monroyo, Peñarroya de Tastavins, La Portellada, Ráfales, Torre del Compte, Valdeltormo y Valderrobres. Dentro de esta misma masa de agua, aunque ya en la provincia de Zaragoza, la orden del departamento de Agricultura también incluye los términos municipales de Fabara, Maella y Nonaspe, correspondientes a la cuenca baja del río.

Resto de la provincia

En cuanto al resto de masas de agua de la provincia forman parte de este listado las aguas subterráneas de Javalambre, los términos municipales de Corbalán y Sarrión; en el río Huerva, el municipio de Báguena; Bello, Caminreal, Tornos y Torralba de los Sisones en el entorno de las aguas subterráneas de Gallocanta; Alba del Campo, Monreal del Campo, Santa Eulalia del Campo, Singra, Torrelacárcel, Torremocha del Jiloca, Villafranca del Campo y Villarquemado por su proximidad a las aguas subterráneas de Cella-Ojos de Monreal; Alacón, Alloza, Andorra, Muniesa, Cantavieja, La Cuba. La Iglesuela del Cid y Mirambel por su cercanía a las aguas subterráneas del acuífero del Alto Maestrazgo y, finalmente, también se ha incluido Alcañiz por su proximidad a la Salada Grande.

Junto a todos ellos se añaden las localidades de Castelserás, Aguaviva, Bordón, Castellote y Las Parras de Castellote, por la masa de agua subterránea Aliaga Calanda; Rubiales, Villastar y Villel, por su cercanía al embalse del Arquillo.

El inadecuado uso, por exceso, forma y momento de aplicación, de los nitratos incluidos en los fertilizantes orgánicos y químicos, puede constituir una de las principales fuentes de contaminación de las aguas. 

Los territorios incluidos en la nueva designación de Zonas Vulnerables de Aragón que ha sido aprobada por el Gobierno de Aragón se encuentran ubicados dentro de la zona correspondiente a la masa de agua que ha podido verse afectada por su escorrentía y/o lixiviación.

Libros de registro y control

Según la actualización de Zonas Vulnerables de esta orden, todas las explotaciones agrícolas con una superficie igual o superior a 0,5 hectáreas dentro de una Zona Vulnerable, deberán llevar un Libro-Registro de Aplicación de Fertilizantes con todos los recintos ubicados en zona vulnerable. Asimismo, todas las explotaciones ganaderas ubicadas en Zonas Vulnerables deberán llevar el Libro-Registro de Producción y Movimiento de Estiércoles.