Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Amador (2i) se reunió con la Policía Local, Guardia Civil y Protección Civil; y con Subdelegación y Sanidad mediante videoconferencia. Ayuntamiento de Andorra

La evolución del Covid en Andorra va al alza, con 689 casos por 100.000 habitantes la pasada semana

Las fuerzas del orden reforzarán vigilancias y sancionarán de forma “ejemplar” las irregularidades

El Departamento de Sanidad del Gobierno de Aragón ha prorrogado una semana más el confinamiento perimetral de Andorra que terminaba este jueves sus primeros siete días, y mantiene en la localidad las medidas y limitaciones propias de la Fase 2 de la desescalada “para la contención del brote epidémico de la pandemia Covid-19”, según figura en una nueva orden publicada en el Boletín Oficial de Aragón del jueves.

La evolución de la epidemia en la localidad va al alza. Si en la semana 36 del año había 535 casos por 100.000 habitantes, en la semana 37 la incidencia fue de 689 casos por 100.000 habitantes sin que se viera modificada la tendencia ascendente. Además, la semana pasada fueron las no fiestas de San Macario, por lo que hubo reuniones sociales en el ámbito privado que presumiblemente mantendrán la tendencia unos días más. “Los indicadores muestran, por tanto, una situación de elevada afectación que se debe tanto a la presencia de brotes de diverso tipo como de transmisión comunitaria mantenida, lo que justifica que por ahora se mantengan las medidas adoptadas”, explica la nueva orden firmada por la consejera de Sanidad, Sira Repollés. 

De modo que se estima necesario prorrogar la vigencia de las medidas adoptadas por orden de 11 de septiembre, por un nuevo periodo de siete días, precisando esta prórroga nueva ratificación judicial, según señala el auto del Juzgado de lo Contencioso-administrativo Número 1 de Teruel, de esa misma fecha. 

Operativo incrementado

Tras la decisión de prorrogar la orden de confinamiento perimetral, tuvo lugar una nueva Junta Local de Seguridad telemática en la que participaron, entre otros, el subdelegado del Gobierno, José Ramón Morro; el alcalde de Andorra, Antonio Amador; el comandante jefe, interino, de la Comandancia de Teruel, José Miranda; el director provincial de Sanidad, Pablo Castellote; y responsables de Policía Local y Protección Civil de Andorra.

El encuentro sirvió para concluir que se continuará con el mismo operativo de la primera semana, pero se acordó el refuerzo del cierre del sistema de acceso y control en la A-223, en las rotondas de acceso al polígono industrial y a la A-1402, y se realizarán labores de control en salidas por caminos y pistas forestales, un punto de fuga detectado. 

Desde el 11 de septiembre la Guardia Civil controla las entradas y salidas de Andorra desde Alcorisa, Alcañiz y la zona de Albalate-Híjar. Además, se han colocado varias barreras de plástico en los accesos desde Alloza.

El operativo cuenta también con patrullas que realizan labores de vigilancia dentro del municipio con agentes del puesto de Andorra, la compañía de Alcañiz y miembros de la USECIC y la Guardia Civil de Tráfico.

A través de un comunicado de prensa, desde Subdelegación del Gobierno insistieron en lanzar un mensaje a la población de colaboración, pues “es imprescindible que mantengamos las medidas de higiene, distancia y uso de la mascarilla, pero también que reduzcamos a lo indispensable nuestras salidas dentro de la localidad y nuestros encuentros personales para poder evitar la propagación del virus”. 

“Sanciones ejemplares”

“Son muy escasos, pero estamos detectando que hay algún incívico o indeseable que no respeta la cuarentena y puede poner en riesgo el trabajo de todo un pueblo”, advirtió el alcalde de Andorra, que informó de que el Departamento de Sanidad del Gobierno de Aragón puso a disposición de  las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad el listado de personas que tienen la obligación de aislarse en casa durante 14 días por ser positivos o estar en contacto estrecho con casos, o durante unos días hasta que se les practiquen las prueba PCR o mientras llegan los resultados. 

La solicitud “deberá estar motivada”, aclaró Amador, y el listado se entregará mediante “declaración jurada de un uso responsable”. También se barajaba que pudieran solicitarlo los centros educativos de la localidad. “Se actuará con toda la contundencia que está establecida, son unas sanciones muy elevadas”, recordó el regidor, quien también habló de “sanciones ejemplares” para quienes intenten sortear los controles de entrada y salida a la localidad por el polígono industrial, el camino de Alloza a San Macario, de San Macario hacia Alcorisa o el que va por debajo del puente de la Sindical.

Por otra parte, Amador pidió que no se estigmatice a quienes ya han pasado el virus y están haciendo vida en la calle. 

No se puede entrar ni salir salvo motivos justificados

La orden de prórroga del confinamiento perimetral se traduce en que, salvo por razones de causa mayor, los andorranos siguen teniendo  restringida la entrada y salida del término municipal al menos hasta el próximo jueves, con el objetivo de atajar el incremento de casos positivos de coronavirus. Sin embargo, se permite atravesar la localidad –siempre que el origen y destino no sea la misma– y la libre circulación por el municipio sin horarios.

Solo pueden salir los andorranos –y entrar los que residen fuera– por asistencia a centros, servicios y establecimientos sanitarios; el cumplimiento de obligaciones laborales, profesionales o empresariales; el retorno al lugar de residencia; asistencia y cuidado a mayores, menores, dependientes, personas con discapacidad o personas especialmente vulnerables; asistencia del alumnado a centros educativos de cualquier nivel y etapa de enseñanza; y por causa de fuerza mayor o situación de necesidad. 

De forma paralela, la localidad se mantiene en la Fase 2 de la desescalada, por lo que hay que seguir respetando una serie de medidas de prevención hasta que la evolución favorable de la situación epidemiológica permita su reincorporación al régimen general de nueva normalidad.  Entre otras cosas, la hostelería tiene que cerrar a medianoche, los grupos en el ámbito público y privado serán de un máximo de 10 personas tanto en lugares públicos como privados, velatorios y entierros con 25 personas al aire libre y 15 en lugares cerrados, se decreta el cierre de peñas, se prohíbe el botellón, no hay mercados en la calle, los espacios deportivos y culturales tienen aforo de un tercio –no obstante, ha quedado aplazado todo el ciclo teatral–, la ocupación de terrazas y el interior de los bares queda al 50% –sin servicio de barra–, los comercios reducen su aforo también al 50% y el de las bodas y celebraciones religiosas quedará a la mitad, con un máximo de cien personas al aire libre o cincuenta en espacios cerrados. 

Las restricciones en el transporte público –dos personas por fila de asientos excepto convivientes– no afectan al transporte escolar. Se mantienen las clases en el IES Pablo Serrano, al que acuden alumnos de toda la comarca, lo cual ha generado preocupación en pueblos que no tienen casos.