Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Personal de subcontratas sale de la central térmica en su último turno de trabajo, el pasado 30 de junio. M. N.

La oficina del Inaem en Andorra registra 24 ofertas para desmontaje

El antiguo personal auxiliar de la central echa de menos mayor volumen de contrataciones a una semana del inicio del desmantelamiento del carboneo

La oficina del Instituto Aragonés de Empleo (Inaem) en Andorra ha registrado 24 ofertas de trabajo en las últimas semanas vinculadas al desmantelamiento de la central térmica, de las que en 13 de ellas ya se ha realizado la selección de personal como tramitación previa al comienzo de las labores de desmontaje que Endesa tiene previsto iniciar por fin la semana que viene.

Alumnos de los cursos para el desmantelamiento y otros trabajadores externos ya han sido seleccionados para 13 de estas ofertas de empleo –algunas con varios trabajadores demandados–, informaron fuentes del Inaem a este periódico. 

Entre los perfiles buscados hay algunos de mayor cualificación que ya han sido seleccionados como, por ejemplo, un ingeniero superior como director facultativo de obra o un coordinador de seguridad y salud en obra. Además, ya hay contratados puestos de operarios de mantenimiento, oficiales de primera eléctricos y mecánicos, albañiles o ayudantes de electricistas, cubiertos con alumnos de los cursos de desmantelamiento, ahondaron estas fuentes.

Entre las ofertas que están siendo gestionadas actualmente hay desde perfil administrativo, técnicos de obra y medio ambiente, hasta un responsable de prevención de riesgos laborales, encargado de obra, ingeniero técnico eléctrico, mecánico y de obras públicas, médico o enfermero, concluyeron las mismas fuentes.

El volumen de empleo actual dista mucho de las 70 personas que Endesa quiere tener trabajando a finales de marzo, por lo que la percepción entre los antiguos trabajadores de las subcontratas de la térmica es que no se está contratando.

Contrataciones sin cursos

“La gente que hicimos los cursos y que está apuntada a la bolsa de empleo del Instituto para la Transición Justa (ITJ) no estamos siendo llamados, por lo que la gente se está buscando por ahí la vida. No sabemos muy bien para qué nos han hecho hacer los cursos, porque sabemos de primera mano que hay gente trabajando ahora en la central sin tenerlos”, aseguró el portavoz de la Plataforma de trabajadores de las subcontratas, Nicolás Bespín.

El ITJ ha contactado esta semana con el personal de la bolsa de empleo para conocer si se está cumpliendo el acuerdo alcanzado entre el Gobierno, las empresas y los sindicatos para priorizar a los excedentes en las labores de desmantelamiento, dijo Bespín, que exigió prioridad para la gente de la zona y para los que, por edad, tienen el futuro más comprometido.

“Con el tiempo habrá faena, pero hasta que no empiece el grueso de desmantelamiento de parte de las calderas y todo eso no van a contratar a gran volumen de gente”, vaticinó Bespín.

El compromiso de Endesa, a través del contrato firmado con la UTE Moncobra-Rebilita, es seleccionar a personal local al 80%.

Desde hace tres meses se están realizando trabajos previos al desmontaje que emplean en este momento a “más de 30 personas, más del 70%” empleados locales, explicó Montaner el día 5 en Andorra, cuando se reunió con el Ayuntamiento. “Calculamos que a final de marzo estarán ya trabajando 70 personas en lo que son todos los trabajos de desmantelamiento, y que a final de junio el número sea ya de 100”, añadió, y situó el pico de 140 trabajadores “en el segundo semestre” de 2020.

Preguntado por cómo se hará efectivo que el 80% de los empleados procedan de Andorra y comarca, Montaner explicó que la contratación que hace la UTE “está auditada por la empresa que hace la dirección de obra”, de modo que Moncobra-Rebilita “entrega los perfiles” necesarios para los trabajos a la dirección y ésta, a su vez, los remite al Inaem “para que haga la selección en la bolsa de trabajadores que tiene la zona”. 

El personal inicial procederá, entre otros, de los dos primeros cursos de formación –de un total de cuatro– que Endesa, el Inaem y el Ayuntamiento de Andorra conveniaron ad hoc para proveer de mano de obra.

Los trabajos de desmontaje se extenderán durante 48 meses, por lo que se alargarán hasta febrero de 2025. En paralelo, Endesa plantea su macroplanta renovable, que aportará un volumen importante de empleo en la construcción en los próximos seis años, con picos de 700 trabajadores simultáneos.

El director de Endesa en Aragón explicó que la demolición del parque de carbones de la térmica va a constituir la primera fase del desmontaje. “En esa superficie va a estar ubicado uno de los proyectos renovables que vamos a empezar a final de este año y principio del que viene”, amplió. También se actuará inicialmente en el desamiantado de las torres de refrigeración.

El desmantelamiento, junto al macroproyecto renovable de 1.700 megavatios de Endesa, es “oxígeno” para la zona en tanto en cuanto se concretan otros proyectos empresariales que han de diversificar la economía local, explicó el alcalde, Antonio Amador.