Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Un senderista pasa por el camino del Parrizal fuera del horario controlado por guardas y la puerta está abierta

La puerta del Parrizal de Beceite sigue en su sitio, pero se abre por la noche

Los senderistas ya no tienen impedimento para atravesar la zona natural

La puerta que el Ayuntamiento de Beceite colocó  el pasado 10 de junio en un saliente de rocas del camino del Parrizal y que generó una enorme polémica social y el posicionamiento en contra de distintas organizaciones deportivas y senderistas de la provincia de Teruel sigue en su sitio, aunque ha dejado de tener la función para la que fue colocada.

La controversia generada por la implantación de un método tan contundente para limitar el aforo a esta zona natural ha terminado con una solución a medio camino entre lo que pretendía el Ayuntamiento y lo que exigían quienes se oponían a su instalación: la puerta está controlada durante el día por dos guardas contratados por el Ayuntamiento y por la noche queda abierta, de manera que todo el que quiere puede pasar.

Así lo han confirmado varios vecinos de Beceite, que han pasado en los últimos días “sin problemas” por la zona para realizar alguna ruta de montaña. 

El pasado 18 de junio, el Servicio Provincial de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón remitió un escrito al Ayuntamiento de Beceite instándole a retirar la puerta enrejada que había colocado el día 10 y que impedía el paso por el camino del Parrizal. Días antes, la dirección general de Turismo del Gobierno de Aragón había hecho lo mismo, recordando que la puerta impedía el paso por dos senderos de cuyo mantenimiento se hace cargo el Ejecutivo autonómico.

El jueves, fuentes del departamento de Agricultura, Ganadería y medio Ambiente del Gobierno de Aragón informaron de que dos personas realizan el control del paso durante los turnos horarios establecidos por el Ayuntamiento de Beceite para controlar los accesos a la zona natural, mientras que “por la noche, cuando los guardas ya no están, la puerta está abierta”. 

En este sentido, estas mismas fuentes enfatizaron que se está “vigilante” para que “se permita el tránsito por la zona”.

Así las cosas, tras la polémica, el Ayuntamiento de Beceite ha terminado cediendo a la solicitud que realizó Medio Ambiente, aunque sin llegar a retirar la barrera, tal y como había pedido este departamento. También la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) informó de que no había dado autorización al Ayuntamiento para la colocación de la puerta, que se encuentra en el ámbito del dominio público hidráulico.

Higiene y seguridad

En su momento, el alcalde, José Enrique Celma, alegó que su colocación obedecía a motivos de seguridad e higiene. No en vano, se instaló después de la entrada en vigor de la nueva normativa de accesos al Parrizal, que establece un máximo de 100 coches en todo el día, la mitad en el horario de mañana (de 9.00 a 14.00 horas) y la otra mitad en horario de tarde (de 15.00 a 20.00h). 

Asimismo, Celma explicó que su objetivo era impedir que nadie se bañara en la toma de agua en el pueblo, especialmente en un momento tan delicado como el actual, con una crisis sanitaria provocada por la pandemia por coronavirus. Recordó que en años anteriores distintas personas se bañaban, algunos acompañados de perros, en la toma del agua del pueblo cuando terminaba el control de accesos.