Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Trabajos de consolidación del yacimiento ibérico de Els Castellans, en el término municipal de Cretas

La Ruta Iberos en el Bajo Aragón pone a punto sus yacimientos arqueológicos

Programadas distintas intervenciones de consolidación y reconstrucción para 2020 y 2021

La Ruta Iberos en el Bajo Aragón ha empezado un conjunto de inversiones en yacimientos a partir de una ayuda del Fondo de Inversiones de Teruel (Fite) de 110.000 euros aprobada por la dirección general de Patrimonio Cultural. Este montante, pendiente de ser transferido al Consorcio, se dedicará a la puesta a punto de distintos yacimientos arqueológicos de época ibero romana de la gran ruta turística que gira en torno al mundo ibero. 

Una de las inversiones más destacadas es la que se lleva a cabo en el yacimiento de Els Castellans, en el término municipal de Cretas. La importancia de esta intervención no lo es tanto por la cuantía de la inversión (17.000 euros) como por la información que los trabajos pueden aportar a la investigación arqueológica.No en vano, el yacimiento de Els Castellans de Cretas fue excavado por primera y única vez por el arqueólogo catalán Pere Bosch Gimpera y por el Institut dEstudis Catalans en los años 1915-1916. Desde entonces no se ha vuelto a excavar en este enclave.

Para realizar la intervención arqueológica en Els Castellans, se ha realizado un levantamiento topográfico mediante drones del poblado con el objetivo de "tener un plano actualizado de la zona, ya que solamente tenemos los que realizó en su día Bosch Gimpera y su equipo", apuntó Benavente. El arqueólogo hizo hincapié en que los trabajos desarrollados durante el primer tercio del siglo XX supusieron "la práctica total excavación del yacimiento", pero que "queda algún tramo sin estudiar, así que, ahora sí, se podrá analizar más detenidamente con una metodología científica distinta a la de aquella primera excavación".

Durante las cinco semanas de prospecciones, "se llevará a cabo una limpieza del yacimiento y se consolidarán sus muros, además de intervenir en la parte superior del poblado, concretamente en una plataforma central", añadió el gerente del Consorcio, que recordó que este es un poblado de pequeñas dimensiones. Apenas tiene unos 2.000 metros cuadrados, pero "es un punto muy singular, porque está muy fortificado. Tiene varios fosos, antemurales y una especie de torreón". Es un yacimiento "peculiar", enfatizó el arqueólogo, "porque, a pesar de su pequeño tamaño, tiene un sistema defensivo potente, lo que indicaría su papel relevante en el contexto del Matarraña en época ibérica, justo antes de la llegada de los romanos y quizás en relación con la segunda guerra púnica”. Todo esto “está por investigar", puntualizó. Por otra parte, los arqueólogos indagarán acerca de si el lugar podría haber sido la residencia de alguna familia perteneciente a las élites del territorio, lo que "nos apuntaría a algún tipo de relación entre este poblado y San Antonio de Calaceite". No en vano, ambos yacimientos se ven a distancia y "en el mismo cerro hay otros dos interesantes", añadió.

Aparte de esto, los investigadores esperan obtener resultados interesantes relacionados con la cronología del poblado, que tampoco está del todo clara. En este sentido, “encontrar nuevos materiales nos permitiría fijarla mucho mejor". Los trabajos están dirigidos por el propio Benavente y por el arqueólogo Salvador Melguizo.

El Palomar

La recuperación del poblado de Els Castellans no es la única que se ha iniciado en este último trimestre del año, tal y como detalló el gerente del Consorcio. 

También se han encomendado trabajos de consolidación y restauración de todas las estructuras conservadas en El Palomar de Oliete, un poblado de época ibero romana, de los siglos II-I antes de Cristo, en donde hace unos 20 años se realizó una primera intervención en la que se descubrió "una manzana de viviendas". La dirección técnica de este trabajo corre a cargo del Museo de Teruel, que intervendrá durante cuatro o cinco semanas más. En este caso, la inversión ronda los 14.000 euros, financiados también por el Fite.

El Cabo, en Andorra

El programa de inversiones de esta campaña también ha planteado una intervención en el poblado El Cabo de Andorra, donde se ejecutará una mejora de los accesos para facilitar la entrada a personas con dificultades de movilidad. En concreto, se ha preparado un proyecto para la colocación de unas pasarelas metálicas que "se introducirán dentro de la casa principal del poblado, de manera que se creará un mirador en altura, desde arriba", indicó el gerente del Consorcio. 

Esta intervención tendrá un coste de 15.000 euros. Dentro de esta actuación, también se contempla el cubrimiento de la estructura de la casa principal, una tarea que podría encargarse a los alumnos del Taller de Empleo, según dijo Benavente, con la colaboración del Ayuntamiento.

San Pedro, en Oliete

Para el poblado de San Pedro de Oliete se ha encargado un Plan Director que estará dirigido a su restauración integral. Adjudicado a un equipo de arquitectos por 18.000 euros, el objetivo es consolidar y restaurar el yacimiento. Se trata de un "asentamiento espectacular, similar o que se parece de alguna manera al de Els Castellans, porque presenta enormes fortificaciones que parecen guardar relación con asedios de ejércitos que empleaban maquinaria de asalto, catapultas, torres de asalto, etc", detalló. 

Según el arqueólogo, "nos parece que tiene relación con los conflictos que había en este sector del valle del Ebro entre romanos y cartagineses, y hay que tener en cuenta que el Bajo Aragón estaba en aquel momento en territorio cartaginés". Esa hipótesis  explicaría la existencia de esas fortificaciones tan monumentales en esta época, siglo III a.C.

El objetivo final de este proyecto es consolidar y restaurar por completo San Pedro,sus murallas, torreones y acceso. La dirección de este trabajo corre a cargo del Museo de Teruel.

Otras intervenciones

Finalmente, están previstas actuaciones en Mas de Moreno, en Foz Calanda. No obstante, en este proyecto se empezará a intervenir en el primer trimestre de 2021. "El proyecto ya está redactado, pero el presupuesto es muy amplio, así que se ha planteado ejecutar la intervención en dos tramos, lo que nos permitirá asumir mucho mejor los costes", reconoció el gerente del Consorcio. En 2020 las intervenciones se limitarán a una adecuación pequeña de la zona "para empezar la primera fase el año que viene, cuando nos centraremos en las estructuras más importantes, que son los hornos cerámicos, que ocupan un tercio del yacimiento", añadió. La parte de los hornos "es la más sensible y delicada; y aunque actualmente está cubierta, consideramos que es necesario hacer una cubierta permanente que permita excavar, consolidar y restaurar", enfatizó Benavente.

Hay previstas intervenciones en El Palao que están pendientes de adjudicar; en Azaila, donde se realizarán arreglos del vallado perimetral (también pendiente de adjudicar). Finalmente, "la inversión del Fite nos permitirá actualizar nuestra página web y hacer inversiones en los centros de visitantes, principalmente en sus equipamientos", 

Colaboración

La mayoría de las actuaciones que llevará a cabo la Ruta Iberos en el Bajo Aragón en este último trimestre del año y en el primero del siguiente cuentan con la colaboración de entidades locales o comarcales, según puso de manifiesto el gerente del Consorcio Patrimonio Ibérico de Aragón.    

 En el caso del poblado El Cabo, por ejemplo, "contaremos con la colaboración del Ayuntamiento de Andorra y del Taller de Empleo", que acometerá el cubrimiento de la casa principal del poblado, según apuntó Benavente.

También habrá colaboración institucional en la puesta en valor del poblado de Els Castellans, cuya actuación ya ha comenzado. No obstante, en este caso ha sido la comarca del Matarraña la administración colaboradora. La institución ha prestado ayuda a través de su brigada de obras y medio ambiente. El Matarraña ha facilitado los medios para el acopio de materiales y para la adecuación de los accesos al yacimiento, que se encuentra en lo alto de una colina.

El Consorcio, según apuntó el gerente, quiere poner en valor este tipo de colaboración entre instituciones en todas las actuaciones que lleve a cabo.