Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Las constructoras OHL-Dragados desmontan las grúas del nuevo Hospital de Alcañiz y se van

Simbólico desarme de la maquinaria, tras la resolución del contrato de obras autorizado por el Gobierno

La etapa OHL-Dragados en la construcción del nuevo Hospital de Alcañiz ha terminado. Los trabajos para el desmontaje de las grúas que la UTE tenía instaladas desde hace dos años en la parcela donde se construye el centro sanitario empezaron el lunes por la mañana, poniendo así punto y final a un contrato de obras que no ha dejado de dar traspiés desde que se puso la primera piedra en octubre de 2017.

El desmontaje de las grúas y la retirada del material que las subcontratas de la adjudicataria habían acopiado en la obra se inició el lunes por la mañana y terminará la semana que viene, según confirmaron fuentes del departamento de Sanidad del Gobierno de Aragón, que consideraron la maniobra de las dos constructoras como “lo normal y esperable” una vez se les ha comunicado formalmente la resolución del contrato y el Salud ha recepcionado la obra.

Ahora sí OHL-Dragados se va de Alcañiz de manera definitiva, y la resolución del contrato es ya efectiva y no tiene marcha atrás. Los trabajos que se empezaron a realizar en la parcela así lo evidencian. En la zona construida del nuevo edificio, cuyas obras han estado paradas prácticamente todo el año 2019, se pudo ver a algunos operarios, un camión de grandes dimensiones en el que se cargó material y una máquina que trabajaba en el desarme de las grandes grúas que la adjudicataria trasladó hasta Alcañiz para acometer la estructura del edificio principal. 

El lunes por la tarde, según varios testigos, ya se había desmantelado una de las grúas en su totalidad y se trabajaba en el desmontaje de una segunda.

Recepción de la obra

La marcha de la adjudicataria de las obras del nuevo Hospital de Alcañiz se produce una semana después de que el Consejo de Gobierno de Aragón aprobara definitivamente la resolución del contrato con la empresa por incumplimiento de los plazos de contrato. 

Además, el Ejecutivo autonómico aduce también  otros motivos para resolver el acuerdo firmado en julio de 2017, entre los que figuran las condiciones de pago impuestas a las subcontratas, calificadas de abusivas por el Consejo Concultivo de Aragón, que emitió un dictamen al respecto. 

Este domingo, la consejera de Sanidad de Aragón, Sira Repollés, informó, en una entrevista en DIARIO DE TERUEL, que el Salud tenía previsto “con premura” recepcionar la obra y “con los mínimos plazos administrativos necesarios adjudicar la construcción por lotes” de lo que queda por ejecutar. Es decir, se tendrá que adjudicar casi el 90% de la actuación, a la vista del escaso avance de los trabajos realizados por la adjudicataria, que quiso presentar desde el inicio de la contratación varios modificados al proyecto inicial. 

Según la consejera de Sanidad, “en cuanto la obra se pueda retomar, la velocidad con que se ejecute estará en relación con los contratos que se realicen”. En este sentido, dijo que “nuestra idea es que sea en el menor plazo posible, pero no puedo dar una fecha concreta. Estamos empeñados en que esté terminado a la mayor celeridad, pero no depende de nosotros, sino de los plazos administrativos con que se podrán ejecutar esas obras”.

El Salud informó esta semana de que el pliego de prescripciones técnicas estaría terminado y listo para su licitación a final de este verano. Si los plazos se mantuvieran, la obra podría adjudicarse a finales de 2020, aunque las obras no se retomarían hasta la próxima primavera.