Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Los alumnos del Taller de Empleo recogiendo la uva

Los alumnos del Taller de Empleo de Alcañiz encaran el último tramo de su formación

Trabajan estos días en la bodega de Ignacio Guallar para participar en la elaboración del vino

Los doce alumnos del Taller de Empleo Agroalcañiz, especializado en la elaboración de productos agroalimentarios, están a punto de encarar el último tramo de su formación, al final de la cual recibirán tres certificados de profesionalidad. Dos de ellos son de nivel 2 y uno de nivel 3, en la elaboración de vinos y licores, enotecnia y elaboración de cerveza. Asimismo, realizarán una extensión formativa en aceite de oliva. Toda esta formación está acompañada de sus correspondientes prácticas.

Los alumnos, que empezaron en febrero del año pasado a formarse en uno de los sectores con más asentamiento en el Bajo Aragón histórico, realizan estos días prácticas en la bodega alcañizana de Ignacio Guallar, con quien han colaborado durante varias semanas. Han recogido la uva en el campo -el certificado de Enotecnia incluye una unidad formativa específica sobre viticultura- y han participado en el proceso de obtención del mosto, que ahora se encuentra en proceso de conversión en vino.

En la bodega, se han familiarizado con los instrumentos que se manejan en unas instalaciones como éstas, el peachímetro (para medir el PH), el refractómetro (para medir el contenido de azúcar) o el mostímetro, que mide la masa de los mostos de las uvas que han vendimiado.

Igualmente, en los próximos días realizarán análisis en laboratorio de los mostos, para lo cual utilizarán las instalaciones del instituto de Alcañiz, que ha cedido el centro de Formación Profesional. Los estudiantes utilizarán el laboratorio para realizar las analíticas del mosto y la uva en horario de tardes para no interferir en la actividad docente.

Terminada la recolección de la cosecha con el bodeguero, Guallar ha cedido 500 kilos de uva a los alumnos del Taller de Empleo para que realicen su propio vino. Ayer, en una visita organizada por el Ayuntamiento y el Inaem a las instalaciones, los alumnos mostraron cómo han elaborado este caldo, pisando la uva con los pies y antes despalillándola manualmente. El bodeguero alcañizano ha cedido un depósito de 500 litros de acero inoxidable para que puedan completar el proceso, según explicó Antonio Dobato, ingeniero agrónomo y director docente del Taller de Empleo 

El director resaltó que la agroalimentación es un sector donde los alumnos pueden encontrar alternativas de empleo en el entorno. En el Bajo Aragón hay decenas de almazaras de aceite de oliva que necesitan mano de obra, sobre todo cuando se encuentran en plena campaña de recogida y elaboración del aceite. Igualmente, en el Bajo Martín, Bajo Aragón o Matarraña también han surgido en los últimos años bodegas que pueden realizar ofertas puntuales de empleo, sobre todo en épocas de cosecha. Para Dobato “estaría muy bien hacer una segunda edición del taller en años sucesivos”.

Final, en febrero

La formación en este Taller de Empleo se dará por terminada el próximo mes de febrero, cuando habrá cumplido un año de duración desde su puesta en marcha. Antes, no obstante, los alumnos realizarán más prácticas, esta vez en la almazara Vicoliva del polígono Las Horcas de Alcañiz. Y, en este caso, las prácticas estarán relacionadas con la elaboración de aceite de oliva. Se aprovechará la campaña de recogida de la oliva .

Los alumnos se están formando con una jornada laboral idéntica a la de los trabajadores municipales, según informaron fuentes municipales. El Ayuntamiento precisó que todos ellos tienen un contrato para la formación y el aprendizaje y, por ello reciben un sueldo, que viene establecido por la propia normativa que regula los Talleres de Empleo, y que es el salario mínimo interprofesional.