Síguenos

432_1200x150-bueno.gif banner click 432 banner 432

416_diariodeteruel-web-banner1200x120-vacunacion2022.png banner click 416 banner 416

435_diario-de-teruel-1200x150.gif banner click 435 banner 435

431_1200x150.gif banner click 431 banner 431

Los cazadores de Alcañiz tendrán cuatro zonas de aprovechamiento cinegético Los cazadores de Alcañiz tendrán cuatro zonas de aprovechamiento cinegético
Finca de caza en el término de Alcañiz

Los cazadores de Alcañiz tendrán cuatro zonas de aprovechamiento cinegético

Se realizará control de especies que han proliferado como el jabalí

El término municipal de Alcañiz tendrá cuatro espacios de promoción y desarrollo de la práctica cinegética durante la próxima temporada de caza. Así ha quedado reflejado en el último convenio que el consistorio ha firmado con la Sociedad de Cazadores de la ciudad y que permitirá continuar con los trabajos de monitorización y control de la fauna silvestre en el municipio, especialmente de aquella cuya población ha crecido de manera exponencial y que supone un riesgo para vehículos y sector agrícola.

Fruto de este acuerdo, los 300 socios que tiene la sociedad deportiva de caza mantendrán un aprovechamiento de los montes públicos, lo que a su vez permitirá realizar “labores de control cinegético y monitorización del desarrollo de la fauna silvestre en todo el amplio término municipal de Alcañiz”, según reza el renovado convenio.

Según informó el consistorio, se seguirá prestando atención a la proliferación de palomas, cuyos ejemplares han aumentado en los últimos meses, lo que ha llevado a la realización “batidas periódicas para prevención de daños en cultivos”. Asimismo, se actuará de manera especial en el control del número de ejemplares de jabalíes, una especie que  ha aumentado en un 30% este año, según informó el Ayuntamiento.

35 accidentes de tráfico

Antonio Alejos, presidente de la Sociedad de Cazadores de Alcañiz, explicó que “en esta última temporada tenemos registrados hasta 35 accidentes de tráfico en los que se ha visto la implicación de algún ejemplar de jabalí”. Agrupados en muchas ocasiones en manadas y atraídos por los sembrados del término municipal, especialmente por los maizales, estos animales, que están multiplicando su población, “cruzan a menudo los caminos y también las carreteras del término municipal, incluidas las carreteras nacionales N-211 y N-232, y  suponen un peligro evidente, con el consiguiente riesgo para los coches”.

De manera coordinada con los técnicos del departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, los grupos de cazadores organizan diversas batidas de manera periódica dirigidas ahora casi exclusivamente al control de jabalíes, que en estos momentos son la especie más problemática, según enfatizó Alejos. “También recibimos bastantes llamadas de agricultores que nos piden ayuda con las palomas”, añadió, pues ésta es una especie que genera un fuerte impacto en los sembrados, especialmente en los campos de cereal.

Situación bien distinta presenta la fauna de cabras y corzos “que parecen estar provocando menos daños en la siembra de los agricultores alcañizanos, con el conejo como incógnita de cara a corto plazo”, según detalló el consistorio alcañizano.

Control medioambiental

Con este ánimo preventivo y de control medioambiental, se acaba de firmar el convenio entre la Sociedad de Cazadores y el Ayuntamiento, uno de cuyos fines es apoyar “servicios que pueden ser necesarios para la defensa de los intereses vecinales”.

El acuerdo establece cuatro “espacios de promoción y desarrollo de la práctica cinegética, con arreglo a criterios medioambientales y habilitación de espacios dirigidos especialmente a reservar allí el desarrollo de especies”. En este sentido, el consistorio informó de que los objetivos que se persiguen pasan por “facilitar todas las actuaciones que tiendan a proteger, conservar y fomentar las especies cinegéticas que pueblan el término”.

Los cuatro montes en los que se podrá realizar la caza y control de especies suman un total de 5.300 hectáreas. De esta manera, la gestión cinegética se concreta en 900 hectáreas en La Mangranera, 1.700 hectáreas en Valdevallerías, 2.100 en Valdefardachos y otras 1.500 hectáreas en la Dehesa de Pasamán y la Loma del Espartal.

El Ayuntamiento señaló que “la información que tenemos relacionada con estos espacios permite prever la evolución de las especies cinegéticas y cómo afectará su comportamiento en la actividad agrícola de la zona”. Asimismo, “marcará la realización de las labores preceptivas de equilibrio de población, instando en su caso a la introducción de nuevos ejemplares, si las circunstancias así lo determinan”.

El acuerdo que se ha firmado con la sociedad de cazadores asciende a 6.000 euros, según informó el consistorio alcañizano.

El redactor recomienda