Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

A los dos gigantes se les ha restaurado la corona, la cara y las manos y también sustituido la estructura

Los gigantes de Alcañiz rejuvenecen su aspecto y reducen su peso a la mitad

Se han repintado y su estructura de madera ha sido sustituida por una de aluminio

Los gigantes del rey y la reina de  la comparsa de Alcañiz han recibido en los últimos meses una importante remodelación que no sólo afecta a su aspecto exterior, sino también a su interior. Las dos figuras han sido repintadas y restauradas y s les ha sustituido su estructura original de madera -muy deteriorada y mucho más pesada- por otra de aluminio, que, además de ser más ligera, también es más resistentes.

El área de Festejos del Ayuntamiento de Alcañiz contrató la restauración del rey y la reina a la empresa Aragonesa de Fiestas, que ha sido la encargada de sustituir su estructura. También se han introducido cambios en los “cuerpos” compactos de los regios gigantes, que ahora son de fibra de vidrio, según informó el Ayuntamiento de Alcañiz.

El área de Festejos decidió aprovechar el parón obligado por el confinamiento para llevar a cabo una reforma integral de estas dos figuras, esenciales en las fiestas alcañizanas. Durante semanas, la empresa adjudicataria del trabajo se ha encargado de ponerlos a punto, de repararlos y de darles una mano de pintura que, según explicó Fernando Lizana, técnico del área de Festejos del Ayuntamiento de Alcañiz, “ha permitido que recuperen su aspecto original”. Y es que a los gigantes alcañizanos “los habíamos repintado nosotros anteriormente, pero ahora se nota muchísimo la mano de esta empresa, que son profesionales y están especializados en este tipo de intervenciones”, añadió.

Cuando las circunstancias lo permitan, los gigantes volverán a salir a la calle, algo que, según Lizana, ocurrirá posiblemente, “en el próximo encuentro de comparsas al que acudamos”.

En las dos figuras se ha llevado a cabo una rehabilitación integral de las caras, manos y de las coronas, y eso ha hecho que ahora luzcan un lustre que hace años no tenían. Esta ‘dieta’ restaurativa ha permitido, además, reducir a la mitad el anterior peso de la reina y el rey, lo que agradecerán los portadores de las figuras, que “ahora tienen que ensayar un poco, porque al reducirse el peso, son menos estables y se giran hacia un lado”, comentó el técnico. 

Lizana valoró “lo bonitos que han quedado” y “la necesidad de llevar a cabo esta intervención, porque, cuando los desvestíamos para lavarles la ropa, nos dimos cuenta de que necesitaban una reparación urgente, porque las costillas de madera estaban en muy mal estado”. Las dos figuras tenían una estructura que era la original y que databa de 1987, año en el que se adquirieron. “El armazón era de madera y, con el paso de los años y alguna caída subiendo a Pueyos, requerían una reparación. Además, teníamos el problema que eran muy pesados”, enfatizó.

Ahora, con la restauración y reforma llevada a cabo, el armazón central es de fibra de vidrio y la estructura inferior es de aluminio, lo que ha supuesto una disminución considerable del peso.

Por otra parte, también dos de los cabezudos, el baturro y la abuela, han visto mejorado su aspecto gracias a la colaboración de dos alcañizanas, Concha Bernal y Carmen Centelles, que han confeccionado dos nuevos trajes para estas dos pequeñas figuras. También han arreglado las vestimentas del resto de cabezudos.

En cualquier caso, toda la comparsa cabezudera se beneficiará de las restauraciones de sus estructuras, como repintados y reparaciones de daños, un trabajo que llevarán a cabo el alcañizano Fernando Crespo y otros especialistas, explicaron fuentes municipales. Según Lizana “los cabezudos se llevan a reparar desde hace años en la tienda de Zig Zag; donde se les da una capa de chapa y pintura y se les pone a punto”.

Continuar renovando

En cuanto a los nuevos trajes del baturro y la abuela, Lizana resaltó que “son especiales, porque los han vestido de baturros alcañizanos, de manera que el baturro llevará una gorrinera y un chaleco auténtico, de su tamaño y con estampado de flores, mientras que la abuela llevará un traje con saya, mantón, delantal y un montón de detalles que seguro que les encantarán a la gente”. 

El Ayuntamiento ha encargado “proyectos de renovación del vestuario del resto de figuras, en concreto del vasco, que tiene  una necesidad imperiosa de que se le cambie traje, y del pirata”, indicó el técnico.