Síguenos
Los ministros de Energía de la UE abogan por prolongar las centrales térmicas Los ministros de Energía de la UE abogan por prolongar las centrales térmicas
Central térmica de Andorra

Los ministros de Energía de la UE abogan por prolongar las centrales térmicas

Proponen prorrogar los pagos por capacidad como mínimo hasta 2025 y diluyen los objetivos de emisiones

Los ministros de Energía de los 28 Estados miembros de la Unión Europea (UE) apuestan por que los pagos por capacidad -ayudas estatales que reciben las centrales térmicas por disponibilidad en ausencia de otras fuentes energéticas- puedan ser prorrogados como mínimo hasta 2025, pudiendo llegar hasta 2030 si las plantas reducen emisiones. 

La postura fue adoptada tras la reunión que los titulares de Energía y Cambio Climático mantuvieron esta semana en Bruselas, en la que fijaron como objetivo que en 2030 al menos el 27% de la energía provenga de fuentes renovables (el objetivo actual es del 20% en 2020).

Esta decisión no es definitiva, sino que es únicamente una posición –con peso, eso sí– adoptada para negociar con el Parlamento Europeo y con la Comisión Europea (CE) la normativa comunitaria para cumplir con los objetivos del Acuerdo de París contra el cambio climático. 

“El nivel de ambición” del cómputo de los ministros europeos “es claramente decepcionante”, aseguró tras la reunión el comisario europeo de Energía y Acción Climática, el español Arias Cañete, quien agregó que la bajada de los precios de las energías renovables permitiría elevar el objetivo al 30% en 2030 sin costes adicionales. 

Por su parte, el Parlamento Europeo, más ambicioso, defiende que esta cuota de renovables sobre el consumo energético de la UE sea del 35% en 2030, posición que se espera la Eurocámara fije a inicios de 2018 para comenzar la negociación de un texto definitivo que podría ver la luz a finales del próximo año. 

 

Balón de oxígeno para Andorra

Los ministros no son excesivamente ambiciosos, pero sí incluyen metas intermedias (en 2023, 2025 y 2027) para que se cumpla ese 27% en el 2030.

La propuesta de los ministros pasa por mantener las ayudas estatales que podrán recibir las plantas térmicas y los ciclos combinados (las más contaminantes) en concepto de pagos por capacidad, un mecanismo compensatorio para que estas instalaciones puedan actuar de respaldo en ausencia de energías renovables, de primer recurso, cuando no hace viento o no llueve. 

Así, mientras la CE propone que las centrales actuales dejen de recibir esas ayudas a partir de 2020 si emiten más de 550 gramos de CO2 por kilovatio/hora, los ministros proponen una prórroga de cinco años y una reducción paulatina hasta 2030. 

Esta postura fue defendida por el ministro español de Energía, Álvaro Nadal, que no tuvo en cuenta la moción aprobada en el Congreso de los Diputados por PSOE y Ciudadanos a iniciativa de Podemos que suponía el fin de las ayudas en tres años a la central térmica de Andorra, que supera claramente este nivel de emisiones. 

La influyente, aunque no definitiva, posición de los 28 ministros de Energía y Cambio Climático da un balón de oxígeno a la térmica andorrana, que con pagos por capacidad sería más rentable a los ojos de su propietaria, Endesa, que no obstante está sacando buen rendimiento a la instalación este año debido a la escasa entrada en el mix energético de la energía hidráulica. Las minas, en consecuencia, trabajan a pleno rendimiento. 

 

Los ecologistas protestan

Organizaciones ecologistas como Greenpeace afearon a los ministros europeos su respaldo al carbón y otros combustibles fósiles en lugar de las energías renovables en la reforma en curso de las leyes energéticas europeas. 

Además de apostar por “ofrecer subvenciones casi ilimitadas”, los ministros “debilitaron las propuestas de la CE que potencian que los hogares, las cooperativas y los municipios produzcan y vendan su propia energía renovable”, criticó Greenpeace en un comunicado de prensa.

“El Gobierno bloquea la transición hacia un modelo cien por cien renovable en manos de la ciudadanía y apoya las centrales viejas y contaminantes como las térmicas de carbón”, denunció la responsable de Cambio Climático, Tatiana Nuño.