Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Una calle de Andorra, en calma total en una semana que debía ser festiva en la localidad

Los positivos en Andorra ascienden a 65 y el consistorio insta a ser “escrupulosos”

Suspendidas la misa de la festividad de San Macario y la primera actuación del ciclo de teatro

Los positivos por coronavirus confirmados con pruebas PCR en Andorra ascienden a 65, por lo que “ha habido un incremento de unos 14” del martes al miércoles, aseguró el alcalde de Andorra, Antonio Amador, que insistió en trasladar un mensaje de responsabilidad a la ciudadanía para que sea “escrupulosa” en el cumplimiento de las obligaciones y recomendaciones contra la propagación del Covid-19.

La tasa de incidencia en la última semana (31 de agosto al 6 de agosto) ha sido de 450 casos por cada 100.000 habitantes en Andorra y comarca, mientras que la semana anterior era de 75. Por el momento, el Gobierno de Aragón no ha decretado medidas especiales para la zona, como sí lo ha hecho en Ejea de los Caballeros (Zaragoza), confinada después de acumular una tasa de 800 casos por cada 100.000 habitantes, el dato más alto de Aragón. La Comunidad Autónoma presenta una media de 270 afectados por cada 100.000 habitantes.

“Estamos ante un espejo que se nos ha puesto delante y que nos muestra con toda la crudeza lo que hay, y el primer paso al frente lo tiene que dar cada uno de nosotros porque las medidas de prevención solo son efectivas si se cumplen de forma escrupulosa”, advirtió el alcalde de Andorra, Antonio Amador.

“Es una cuestión de respeto hacia los profesionales y hacia el resto de ciudadanos. Somos muy afortunados de encontrarnos con estos sanitarios que trabajan sin descanso y lo único que tienen es mensajes de tranquilidad y una sonrisa hacia nosotros. No podemos desbordar los centros sanitarios por relajarnos”, insistió el primer edil, que tras hablar con el párroco logró que a mediodía del miércoles no se produjera la tradicional misa de San Macario, que en el día del patrón se presumía multitudinaria.

“Confío en mis vecinos y sé que en unos días se revertirá la situación y esto habrá sido un hecho pasajero y esperemos que anecdótico”, dijo Amador. No obstante, la coordinadora del Centro de Salud, Ana García, aseguró el martes en un mensaje institucional compartido con el ayuntamiento que “nos va la vida” en cumplir estas medidas, pues “en las personas mayores el virus puede ser letal”.

Amador instó a olvidarse de que estos días tendrían que estar celebrándose las fiestas de la localidad. “Estamos en una situación de normalidad que no queremos calificar de no fiestas, y ahora lo que tenemos que hacer es cumplir las normas”, reiteró.

Guardia Civil y Policía Local de Andorra están intensificando las rondas de vigilancia, especialmente para prevenir fiestas en peñas, botellones y concentraciones multitudinarias en establecimientos hosteleros. “Ha habido alguna sanción”, aseguró el alcalde, quien no obstante aseguró que el comportamiento “mayoritariamente es ejemplar”, de modo que instó a que no paguen justos por pecadores.

Aulas abiertas

Los alumnos del IES Pablo Serrano acudirán este jueves a la jornada de presentación porque “no tenemos ninguna orden que diga que hay que cerrar centros educativos”, dijo la concejala delegada de Educación, Margarita Santos. A lo largo de esta semana, de forma escalonada, los alumnos de Infantil y Primaria también han accedido a las clases. 

“Lo que se ha hecho es recordar las normas e incrementar el cuidado en cuanto a llevar la mascarilla, lavado de manos y tener extremo cuidado, pero no tenemos ninguna orden de que haya que interrumpir las actividades lectivas”, insistió Santos. De modo que el curso ha comenzado “con todas las condiciones de los planes de contingencia para los centros validado por el Servicio Provincial”.

Lo que sí se ha pospuesto hasta nueva fecha, dijo la también delegada de Cultura, es la primera función del ciclo de teatro, Don Quijote somos todos, de Teatro del Temple. “Como se han suspendido los actos festivos no veíamos adecuado hacer aglomeraciones, aunque el espacio escénico también tenía su plan de contingencia y es seguro”. Se representará cuando la compañía pueda. El resto de obras –El viento es salvaje, de Las niñas de Cádiz (18 de septiembre) y Solitudes, de Kulunka Teatro (25 de septiembre)– se mantienen, aunque todo está abierto a cómo vaya evolucionando” la pandemia.