Síguenos
Los sindicatos piden una mesa a tres bandas con el Gobierno de Aragón y los empresarios para concretar el futuro de Andorra Los sindicatos piden una mesa a tres bandas con el Gobierno de Aragón y los empresarios para concretar el futuro de Andorra
La central de Andorra, el pasado 13 de febrero. Javier Escriche

Los sindicatos piden una mesa a tres bandas con el Gobierno de Aragón y los empresarios para concretar el futuro de Andorra

El cierre de la central, cada vez más cerca

Los líderes de UGT y CCOO en Aragón exigen al Gobierno de Aragón la convocatoria urgente de una mesa, enclavada en el Diálogo Social, por tanto con la presencia del Ejecutivo y de los empresarios, para empezar a planificar el futuro de la comarca de Andorra ante el cierre definitivo de la central térmica.

Una reunión en la que, a petición de los integrantes de la mesa, se pueda dar cabida a los representantes de las empresas afectadas por el cierre de la central, y que tiene como objetivo "dar certidumbre" a los trabajadores para que "sepan qué va a pasar con ellos los próximos años" y, sobre todo, los de las contratas, como ha apuntado el secretario genera de UGT, Daniel Alastuey.

Alastuey ha comparecido en rueda de prensa junto al líder de CCOO en Aragón, Manuel Pina, y los secretarios generales de Industria de sus respectivas organizaciones, José Juan Arcéiz (UGT) y Ana Sánchez (CCOO), para denunciar la falta de concreción, hasta la fecha, respecto al futuro de este territorio una vez que la central térmica eche el cierre, previsto para el próximo 30 de junio.

"Se ha vivido la historia de un cierre anunciado y ya sea por el gobierno o por la falta de voluntad, se han oído muchas cosas pero no se ha concretado nada", ha denunciado el secretario general de UGT.

Por eso, junto a CCOO, exige un foro de debate a tres bandas, sin el Ministerio de Transición, al que deberá informar el Gobierno de Aragón, con el que hacer "mucha fuerza" para que lleguen fondos para la reindustrialización de la zona.

"Si los trabajadores no tienen horizontes claros, abandonarán la comarca", ha advertido el líder de UGT, quien considera que necesitan saber cuándo van a trabajar o cuánto tiempo van a dedicar a formación.

Desde CCOO, Manuel Pina ha recordado que lo que se está repartiendo es "una tarta" y por eso desde Aragón se va a ofrecer colaboración pero también reclamar que la zona de Andorra "tenga un tratamiento determinado, justo", y que puedan llegar empresas, pero además fondos del Plan Miner o del FITE.

Arcéiz, por su parte, ha asegurado que no se van a conformar con que sea una mesa más. "Tiene que ser una mesa con mayúsculas", en la que se den pasos "tangibles" y se marque una hoja de ruta "clara", ha aseverado.

Como ha apuntado Manuel Pina, quieren información "clara y directa de lo que se está poniendo encima de la mesa", porque consideran que "no hay certidumbre", los pasos se están cumpliendo y la situación actual "implica un futuro negro si no se toman una serie de medidas y se trabaja de manera coordinada".

Según ha recordado Ana Sánchez, en el último año la contrata de la térmica Maesa ha despedido a cuarenta trabajadores de setenta, otras quince personas se han ido al paro de contratas de extracción de carbón y Nervión podría afrontar despidos en los próximos días.

Lo que pretenden, han insistido, es una "interlocución directa" y, como ha advertido Alastuey, de la respuesta que den desde el Gobierno de Aragón dependerá la contundencia con la que el próximo sábado, día 29, saldrán a la calle en Zaragoza para reclamar una transición justa.

Una manifestación que partirá a las 10.30 horas desde la plaza de Aragón y concluirá ante la Delegación del Gobierno.