Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

La central de Andorra cierra el día 30. JAVIER ESCRICHE

Los trabajadores de la térmica convocan una concentración en la barrera de la planta de generación el 30 de junio

Será el último día de vida útil de la central

Los trabajadores de la central térmica convocan a la ciudadanía a una concentración en la barrera de la planta de generación el 30 de junio, último día de su vida útil, en el momento del último cambio de turno para protestar ante la “rabia” que sienten porque están siendo despedidos sin garantía de recolocación en el desmantelamiento mientras “Enel-Endesa y las empresas auxiliares van a seguir operando en un sector estratégico” como el de la energía. 

Así lo aseguran en un comunicado de prensa conjunto la Plataforma de subcontratas de la térmica, el comité de empresa de Endesa, los sindicatos CCOO y UGT y la asociación de jubilados y pensionistas de la eléctrica, que después de 39 años de actividad desconectará definitivamente la instalación del sistema eléctrico nacional tras haber llegado a la fecha fatídica sin realizar las inversiones que exige la directiva de emisiones europea. 

Los convocantes de la concentración, que tendrá lugar a las 13:30 horas coincidiendo con el último cambio de turno, hacen un llamamiento a la participación de la ciudadanía y de la Corporación municipal de Andorra al completo, “como máxima representación de la misma y su diversidad política”. 

Los trabajadores lamentan “el fin de una época” industrial ligada al carbón que “lo ha significado todo para una clase trabajadora, sus pueblos y comarcas”, un sector que además ha permitido el desarrollo económico e industrial de España.

Pero el 30 de junio, lejos de ser “un día para mirar con nostalgia al pasado y con ilusión al futuro”, los trabajadores lo harán “con incertidumbre, dudas y mucha rabia por no haber obtenido una respuesta a sus reivindicaciones más allá de declaraciones de intenciones y palmadas en la espalda”. Quieren saber qué proyectos hay “encima de la mesa” para la reactivación económica de la mesa y sienten que son “el último comensal en un banquete en el que otros se están dando una comilona mientras la clase trabajadora está condenada a mendigar migajas”, prosigue la nota.

La transición energética, dicen, garantiza a Enel-Endesa y las empresas auxiliares que “van a seguir operando en un sector estratégico”, pero los trabajadores, pese a los cursos de formación que comenzarán el 29 de junio, “han sido despedidos sin tener unas garantías de contratación para el desmontaje de las instalaciones y montaje de los nuevos proyectos de renovables planteados por las eléctricas”. Critican que, sin continuidad laboral, la transición no será “realmente justa”. 

“En estos días asistimos a una concatenación de anuncios por parte de las instituciones y responsables políticos sobre propuestas, empresas y proyectos para realizar una muy necesaria reindustrialización de nuestro territorio” que, no obstante, “llega tarde” y “dando la espalda a los trabajadores más afectados, repitiendo errores de un pasado que han costado muy caros a los territorios que los padecieron”, prosiguen los convocantes.

“La principal y única garantía de éxito de esta transición es que asegure un futuro laboral inmediato para el conjunto de las plantillas de la central térmica, como se ha prometido desde el minuto uno de este proceso por todos los actores implicados”, insisten, para anunciar que el 30 de junio “no será el día de la derrota de un colectivo que está dispuesto a darlo todo por su futuro y el de sus familias”. 

“Seguimos esperando respuestas, en pie, unidos y pidiendo justicia social y laboral para nuestros pueblos mientras no se cumpla lo prometido”, concluyen.