Síguenos
Maessa, la empresa de mantenimiento de la central de Andorra,  inicia el procedimiento para el despido colectivo de 40 operarios Maessa, la empresa de mantenimiento de la central de Andorra,  inicia el procedimiento para el despido colectivo de 40 operarios
Imagen de archivo de una jornada de huelga en Maessa

Maessa, la empresa de mantenimiento de la central de Andorra, inicia el procedimiento para el despido colectivo de 40 operarios

La dirección de Maessa, la empresa de mantenimiento industrial que trabaja para Endesa en la central térmica de Andorra, ha comunicado la intención de iniciar un procedimiento de “despido colectivo” de los 40 operarios amparado en “causas organizativas y de producción”, en previsión del cierre de la planta de carbón el 30 de junio.

La compañía ha citado al comité de empresa a una reunión el 29 de abril para iniciar el periodo de consultas del ERE de extinción, que llegará tan solo un mes después de que Maessa iniciara un ERTE para estos trabajadores amparado por la alerta sanitaria. 

El presidente del comité de empresa, Pedro Miñana, explicó que ha puesto el asunto en manos del sindicato de Industria de CCOO “para ver si la empresa puede hacer un ERE en medio de un ERTE”, pues según las órdenes ministeriales del estado de alarma las empresas que han optado por esta fórmula para ahorrar costes tienen que mantener seis meses a los trabajadores en plantilla. Sin embargo, no estarían obligadas a renovar los contratos temporales que finalicen durante ese periodo, que en el caso del personal de Maessa están sujetos a una obra y servicio que concluirá dentro de dos meses, si el Ministerio para la Transición Ecológica no dice lo contrario en una autorización de cierre que aún no ha llegado. 

Miñana pide al Gobierno y a Endesa que hagan efectiva la protección de los trabajadores de las subcontratas a la que se han comprometido –junto a los sindicatos– con la firma la semana pasada del Acuerdo por una transición energética justa para centrales térmicas en cierre: el empleo, la industria y los territorios, que contempla que los subcontratados tengan una continuidad laboral en el desmantelamiento de la térmica y en la construcción de parques de energías renovables.

“Sin poder hacer los cursillos por la crisis del Covid-19, nos vamos a ver en la calle y nos tendremos que buscar las habichuelas, por lo que la mitad nos vamos a tener que ir de Andorra”, vaticinó Miñana.

El presidente del comité de empresa acusó a Endesa de “permitir hacer a Maessa lo que quiere, que es aprovecharse hasta el último momento de las circunstancias para ganar dinero” pese a que el estado de alarma decreta la disponibilidad de la central y tanto la empresa matriz como las contratas, aseguró, están cobrando por ello.