Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Los cuatro chavales, de izquierda a derecha son, Bogdan Jatca, Juan Andrés González, David Popescu y Nacho Andreu, en las escaleras del Ayuntamiento

“Menos hablar y más actuar”, el mensaje que movilizó a los chavales de Alcañiz que limpiaron las pintadas de unos gamberros

Cuatro jóvenes dan ejemplo en la capital del Bajo Aragón

El civismo y la responsabilidad también está asociado a la juventud, tal y como demostraron este martes por la tarde un grupo de jóvenes de entre 16 y 18 años, que, a iniciativa propia, decidieron dar ejemplo y limpiar con lejía todas las pintadas que otro grupo de adolescentes -que ya ha sido identificado por la Policía Local - había realizado este lunes en el entorno de la fuente de Las Ranetas, uno de los lugares preferidos por estos cuatro jóvenes para reunirse.

Se llaman Nacho Andreu, David Popescu, Juan Andrés González y Bogdan Jatca. El martes por la tarde estaban dando una vuelta por los paseos que rodean el parque del Cuartelillo, un lugar que frecuentan habitualmente, porque aquí es donde se encuentra la fuente de Las Ranetas y su plazoleta, donde se reúnen muchas tardes. Nacho, David, Juan Andrés y Bogdan vieron los daños provocados en su espacio de reencuentro, con pintadas con spray que se extendían por todo el entorno y afectaban a prácticamente a todo el mobiliario urbano. Siguieron paseando hasta el castillo y allí decidieron ponerse manos a la obra y no quedarse de brazos cruzados.

“Nos enteramos por la mañana y, por la tarde, sobre las cinco, decidimos pasar por allí para verlo personalmente. Seguimos paseando y, cuando estábamos en el castillo, uno de los amigos propuso la idea. No teníamos nada más que hacer, así que llamamos a nuestras madres a ver qué les parecía, a ver si era posible, nos dijeron que sí y decidimos hacerlo. Fuimos a comprar lejía, nos gastamos 30 euros y lo limpiamos”, relató David Popescu ayer por la mañana.

El martes por la tarde, el grupo de amigos  escribió en Instagram el siguiente mensaje: “Menos hablar y más actuar”. Y eso hicieron, se pusieron manos a la obra. Se fueron a casa, se cambiaron de ropa, compraron la lejía, nanas y un cepillo fuerte, y empezaron a rascar la piedra de la fuente de las Ranetas, el suelo, las escaleras y el mobiliario dañado con la pintura. A las nueve y cuarto de la noche habían dejado prácticamente impecable todo el entorno, con la satisfacción de haber dado un ejemplo a todo el mundo. 

Según David Popescu, los restos de pintura del suelo que rodea la fuente y la figura de piedra fueron más sencillos de eliminar y se diluyeron con más facilidad, “pero en las escaleras fue complicado, porque es de una piedra diferente y costaba mucho rascarla, apenas se iba”, detalló.

Durante el trabajo de limpieza fue inevitable que los transeúntes que pasaban por allí les preguntaran si eran ellos los autores de los destrozos. “Si pasaron seis personas durante el rato que estuvimos limpiando, cinco creyeron que habíamos sido nosotros, porque pensaban que era el castigo que se nos había impuesto, cuando nosotros no tenemos nada que ver con lo sucedido, simplemente hemos querido tener un gesto”, añadió el joven. 

Recibidos en Alcaldía

Ese ejemplo dado se lo agradeció la misma tarde una pareja de la Policía Local, que se acercó por el lugar tras ser alertada por un ciudadano de que un grupo de jóvenes estaba realizando la limpieza. El miércoles hizo lo mismo el alcalde de Alcañiz, Ignacio Urquizu, con el que se reunieron a las 11.30 de la mañana.

Los jóvenes creen que esto “debe de servir para demostrar que no toda la juventud estropeamos el pueblo”. Según Popescu, la sensación final es “de alivio, porque hemos hecho algo que está bien, y lo hemos hecho sin que nadie nos obligara”, añadió el joven, quien explicó que la misma noche enviaron una foto con el resultado de la limpieza al alcalde “y nos dijo que se sentía orgulloso de que hubiera jóvenes que hacían estas cosas”. Los cuatro se reunieron ayer por la mañana con Urquizu, quien les regaló a cada uno un libro sobre la historia de Alcañiz.

No obstante, las felicitaciones no solo les llegaron desde la Alcaldía alcañizana, sino también desde su grupo de amigos y por parte de sus padres. 

Identificados los autores

Por otra parte, la Policía Local tiene identificados a los autores del acto vandálico que llenó de pintadas con spray el entorno del Cuartelillo y de la iglesia de Santa María La Mayor. Y es que, además de la fuente de las Ranetas y de la torre gótica, también los alrededores de la iglesia y de la sede de la Asociación aragonesa El Cachirulo aparecieron llenas de grafitis de distintos colores. Según fuentes consultadas por este periódico, los autores son un grupo de chavales de entre 15 y 17 años que también fueron convocados a la Alcaldía.

Al menos a dos de ellos les localizó la noche del martes la Policía Local de Alcañiz intentando borrar lo que habían pintado en el entorno de la torre gótica y de la iglesia. Según fuentes policiales, ambos reconocieron haber participado en los hechos. Los agentes emplazaron a los dos chicos a personarse con sus amigos ayer en la Alcaldía. 

Los jóvenes fueron conminados a colaborar con una empresa de limpieza que contratará el consistorio en la eliminación de las pinturas.