Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

“Nuestros montes no se olvidan” nueve años después del incendio en Aliaga “Nuestros montes no se olvidan” nueve años después del incendio en Aliaga
Un momento del recorrido de la marcha senderista que se llevó a cabo el sábado para recordar la enorme pérdida de patrimonio natural que ocasionó el incendio forestal en los términos de Aliaga y Ejulve

“Nuestros montes no se olvidan” nueve años después del incendio en Aliaga

Participaron vecinos de Ejulve, La Zoma, La Cañadilla, Cañizar del Olivar, Aliaga y Montoro

Los vecinos de Ejulve, La Zoma, La Cañadilla, Cañizar del Olivar, Aliaga y Montoro de Mezquita se reunieron el pasado sábado sobre los restos del gran incendio que en 2009 arrasó 7.200 hectáreas para gritar “¡Nuestros montes no se olvidan!”

Se trata de una jornada de convivencia y encuentro consolidado desde el año 2010, un año después de que el territorio sufriera el terrible incendio Aliaga-Ejulve que arrasó gran parte de la vegetación y árboles monumentales. 

Muchas fueron las promesas de inversión en limpieza y reforestación por parte del Gobierno de Aragón, pero llegó la crisis económica y años después gran parte del monte sigue abandonado a su suerte, por lo que la jornada, aunque deportiva y festiva, mantiene su espíritu reivindicativo.

Año tras año, un centenar de personas se reúnen para pasear por sus montes. En esta ocasión el recorrido (14,7 kilómetros) transcurrió por los montes de La Zoma y Cañizar del Olivar.

El primer tramo de la andada atravesó una zona silícea donde ha habido una importante regeneración natural tras el incendio. Posteriormente se accedió a una zona repoblada en el marco del proyecto Plantando agua, de la mano de Coca-cola, y más tarde los andarines se adentraron en un denso carrascal. 

Ya en Cañizar, disfrutaron del agua en su descenso hacia el Barranco de la Plata, con su pequeño arroyo, e iniciaron el ascenso hacia La Zoma a través de la senda del río.   En un último tramo recorrieron un pinar repoblado aunque gravemente afectado por la procesionaria. Como viene siendo tradición, la actividad dio comienzo a primera hora en La Cañadilla, donde  se disfrutó de un buen desayuno a base de huevos y jamón. 

Salida desde La Zoma

La caminata arrancó en La Zoma pasadas las 9:30 horas. Para completar con solvencia los casi 15 kilómetros de recorrido, la organización preparó un avituallamiento sólido y dos líquidos. La caminata concluyó con una comida de hermandad. 

El domingo tuvo lugar el primer contacto con el proyecto de reforestación Clima Rural. Nuestros montes no se olvidan, auspiciado por la fundación Plant for de Planet y dirigido a niños de entre 9 y 16 años. Se trata de una iniciativa a medio-largo plazo de revegetación responsable y educación ambiental con niños de Teruel, precisamente en el área afectada por el gran incendio de 2009.

La actividad que dio el pistoletazo de salida al proyecto fue la organización ayer de una academia ambiental en Montoro de Mezquita, una oportunidad para los niños de la zona de conocer y participar en la metodología para convertirse en Embajadores por la Justicia Climática, un proyecto internacional que desarrolla esta entidad de corte ecologista. 

Los niños realizaron diversas actividades relacionadas con el conocimiento del calentamiento global. Fue gratuita e incluyó almuerzo y comida, además de obsequios.También se realizó una plantación simbólica de árboles.