Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

192_banner-ddt-premioscca-1200x150px.gif banner click 192 banner 192

Olona reconoce que, sin soluciones, los cultivos en el Guadalope son inviables Olona reconoce que, sin soluciones, los cultivos en el Guadalope son inviables
Joaquín Olona, en imagen de archivo, en las Cortes de Aragón. Cortes de Aragón

Olona reconoce que, sin soluciones, los cultivos en el Guadalope son inviables

El Miteco se compromete a negociar el canon, pero están por resolver las inversiones y el bombo

El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco) se ha comprometido a solventar el incremento del canon de uso del agua del Guadalope que ha supuesto para los usuarios la salida de Endesa de la Junta Central, si bien todavía faltan por resolver cuestiones importantes como la refinanciación de inversiones como el recrecimiento de Santolea o los costes de elevación de aguas del bombeo de Mequinenza a Caspe.
Así lo explicó este viernes en las Cortes de Aragón el consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Joaquín Olona, en repuesta a una pregunta parlamentaria del diputado de Ciudadanos Ramiro Domínguez sobre las medidas del Gobierno de Aragón para contrarrestar los efectos en la agricultura turolense provocados por el cierre de la central térmica de Andorra.

“Posición de inviabilidad”
“Es un problema muy grave para la Junta Central del Guadalope porque le sitúa en una posición de inviabilidad”, reconoció Olona, que mostró un compromiso firme con el acompañamiento a los regantes “para defender” sus derechos, “no para justificar las actuaciones del ministerio sino para ayudarles a exigir una solución que hoy por hoy no está totalmente resuelta, desgraciadamente, y por tanto vamos a tener que seguir en esta posición exigente”, aclaró.
“Esto es consecuencia directa del cierre de la central y es una decisión que ha tomado el Gobierno de España, y que por lo tanto tiene que actuar en consecuencia”, prosiguió Olona, que se refirió a varias reuniones, la última “hace pocos días” con el secretario de Estado de Medio Ambiente y con el director general del Agua.
En este encuentro, los regantes “tuvieron la oportunidad de expresarles directamente los tres problemas básicos que tienen: el canon, cómo financiar las inversiones que están en marcha y una tercera cuestión que está más en el aire, que es cómo se resuelven los costes de elevación procedentes del embalse de Mequinenza que pagaba Endesa, y que es absolutamente imposible que se pueda hacer cargo la junta central”, pormenorizó Olona, quien informó que para la cuestión de canon se logró arrancar “un compromiso importante de resolverlo”.

La afección
Cabe recordar que la salida de Endesa de la Junta Central de Usuarios del Guadalope encarece en 1,5 millones de euros anuales las aportaciones que debe asumir el resto de socios, que podrían llegar a un 204% de sobrecostes generales y hacer inviables muchas explotaciones agrícolas.
Endesa ha pagado desde 1980 el 45% del canon del uso del agua del Guadalope a la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), y el 48% de todas las inversiones que han tenido que asumir los usuarios, lo cual tiene una importante repercusión en la financiación de obras en marcha como el recrecimiento del embalse de Santolea, ya que Endesa dejará de aportar 11 millones de euros. La fotovoltaica para el bombeo de Caspe costará 7,5 millones de euros instalarla.
Domínguez recordó que esta problemática deriva de la extinción de la concesión de 18 hectómetros cúbicos de agua al año del Guadalope de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) a Endesa para la refrigeración de la central térmica, cerrada desde el 30 de junio de 2020.
“El precio del agua va a subir y para los agricultores es un problemón tremendo”, dijo el diputado de Ciudadanos, que instó a que una zona “donde tenemos todas las condiciones: el agua, el clima, la tierra y los productos que allí se desarrollan (melocotón, aceitunas) no se deje perder” por unos sobrecostes excesivos. “No podemos perder esas 15.000 hectáreas que pueden ser regadas a un precio razonable”, concluyó Domínguez. “No estoy diciendo un precio regalado, sino razonable y no una subida que les viene ahora de más del 200%. Y por eso es por lo que tenemos que trabajar. Nosotros saldremos de aquí, pero lo que hagamos quedará para generaciones”, apuntó Domínguez.