Síguenos
Otro muerto más de la residencia de Valderrobres y un positivo en Andorra Otro muerto más de la residencia de Valderrobres y un positivo en Andorra
Residencia Los Jardines de Andorra, donde se ha detectado un caso

Otro muerto más de la residencia de Valderrobres y un positivo en Andorra

El anciano infectado del centro de Andorra fue hospitalizado hace siete días

La residencia de Valderrobres sumó ayer otra mala noticia: un fallecido más, con lo que son ya ocho los ancianos que han perdido la vida como consecuencia del coronavirus desde que empezó la crisis sanitaria. La persona fallecida es una de las 30 infectadas que en las últimas semanas había sido trasladada a residencias Covid del Gobierno de Aragón. En este caso se encontraba ingresada en el centro de Alfambra. 

Por otra parte, ayer se conoció que un anciano de la residencia municipal Los Jardines de Andorra está infectado por Covid-19. Por recomendación facultativa, fue ingresado en el hospital de Alcañiz el miércoles de la semana pasada, 8 de abril, en aplicación del protocolo por Covid-19, por tratarse de una persona de riesgo que presentaba síntomas compatibles con la enfermedad: fiebre y algo de tos.

La confirmación de que efectivamente era una persona infectada por coronavirus se produjo ayer, después de una semana del ingreso. Las dos primeras pruebas para la detección de carga genética del virus dieron negativo y sólo la tercera ha sido positiva. 

Falta por ver, por tanto, si este anciano se infectó en coronavirus en la residencia Los Jardines, ya que presentó un día fiebre estando ingresado allí, o si lo hizo después en el hospital, al dar positivo al tercer test PCR que se realizó y no en los dos primeros.

El alcalde de Andorra, Antonio Amador, informó de que hoy se realizará un estudio in situ de la situación de los residentes, “un estudio exhaustivo y una evaluación de la residencia por parte de personal de Salud Pública -a la que ya se ha informado de este caso- para que tomen las medidas que se estimen oportunas, siguiendo el programa de vigilancia intensivo para residencias que se está aplicando con el nuevo plan de Salud Pública”, señaló el alcalde. 

Se hará también una “evaluación  en la residencia privada de Andorra y del centro Atadi, donde residen y trabajan personas con discapacidad”, añadió el regidor.

Con todo, el alcalde andorrano envió un mensaje tranquilizador a las familias que tienen familiares en el centro. “Llevamos muchos días haciendo desinfecciones en la residencia municipal, tal y como establece el protocolo de lucha contra el Covid”, dijo Amador. Este trabajo “no lo ha hecho el servicio especial de bomberos, porque el Ayuntamiento tenía a una empresa contratada especializada en este tipo de trabajos que cada semana ha venido realizando desinfecciones de las instalaciones”.

En cualquier caso, Amador afirmó que “desde hace días se están tomando todas las medidas que nos están dictando desde Salud Pública, medidas preventivas como la restricción de todas las visitas, de forma que los ancianos quedaron aislados desde muy pronto. Se ha realizado un curso sobre uso de EPIs, de cómo colocarse el material, de cuál es necesario para determinadas situaciones, de cómo se ha de proceder ante cualquier indicio, etc”.

Tras conocerse este primer positivo, el Ayuntamiento hizo público un comunicado explicando las medidas de prevención  que se han aplicado “incluso antes de establecerse cualquier protocolo. Medidas que se cumplen de forma escrupulosa y meticulosa”, señaló el escrito.

Alcorisa y Calaceite, sin casos

En otras residencias del Bajo Aragón no ha habido otros casos registrados de coronavirus hasta hoy. 

En Alcorisa, el gerente de la residencia La Purísima, Javier Figuerola, explicó que no han tenido ningún caso “y cruzamos los dedos para seguir así”, aunque sí se ha establecido vigilancia sobre ancianos que habían presentado síntomas que podrían ser compatibles con Covid. En esos casos, se les ha hecho un seguimiento exhaustivo.

En Alcorisa se lleva a cabo una desinfección semanal de todas las zonas comunes y de los pasillos. “Una empresa externa se encarga de ello una noche a la semana”, comentó Figuerola.

Este centro tiene 63 residentes. “Desde el primer momento redujimos las visitas y cerramos al público, además de establecer vigilancia sobre los mayores que están más delicados”, relató el gerente. Además, de ello, se han extremado las medidas de limpieza, con el uso de gel hidroalcohólico, jabón y “autovigilancia por parte de los empleados”. A los ancianos, además, se les toma la temperatura dos veces al día”, añadió Figuerola, que agradeció la solidaridad que han mostrado los alcorisanos que han donado mascarillas artesanales, pantallas protectoras y otro material,  y también el esfuerzo y dedicación de los trabajadores.

Otro centro que se ha salvado del virus hasta hoy es la residencia Sant Roc de Calaceite, un centro “pequeño, con 24 residentes y 14 trabajadores, donde controlar todo es mucho más fácil”, explicó la alcaldesa, Carlota Núñez. En este centro “se adelantaron al estado de alarma y cerraron las visitas a los ancianos para ganar un poco de tiempo, además de que se han tomado medidas de desinfección desde el primer momento”, relató la regidora. Los trabajadores no se han quedado confinados con los residentes, aunque “lo que se ha hecho es aumentar la duración de los turnos -ahora son de 12 horas- para que no haya tanto trasiego de entrada y salida”.

Desde el día 11 no entra nadie

La directora de las instalaciones, Inma Gasulla, detalló que en el edificio “no entra nadie desde el día 11 de marzo. Los productos de limpieza, de higiene, el catering, etc se deja en la puerta sin que ningún transportista entre en contacto con el personal, que antes de entrar nada al interior desinfectan todo lo que llega”.

Un  centro de los más pequeños del Bajo Aragón histórico en número de habitaciones y más fácil de controlar, pero donde el 90% de los residentes son muy mayores. La media, según la directora, son los 90 años y es población “muy dependiente.

Aún con todo, Gasulla reconoció que existe “mucha preocupación, porque lo que está pasando en Valderrobres te deja chafado, además de que algunos residentes se trasladaron allí y los conocíamos”. Ahora “cruzamos los dedos y esperamos que el virus no traspase las puertas”.

De momento, lo tienen bien enfocado. Nadie con síntomas ni con un constipado leve siquiera, algo que Gasulla tildó de “extraño, cuando hace dos años tuvimos que cerrar 15 días por la gripe”.