Síguenos

338_1200x150incendios.gif banner click 338 banner 338

347_1200x150-festivales-verano.gif banner click 347 banner 347

349_1200x150-mas-de-cebrian.gif banner click 349 banner 349

Palomas al vuelo para celebrar la resurrección de Jesucristo y echar el cierre a la Semana Santa en Alcañiz Palomas al vuelo para celebrar la resurrección de Jesucristo y echar el cierre a la Semana Santa en Alcañiz
La granada se abrió y las palomas volaron dejando la imagen de la Virgen del Carmen a la vista

Palomas al vuelo para celebrar la resurrección de Jesucristo y echar el cierre a la Semana Santa en Alcañiz

La procesión de Las Palometas concluye los actos de la Semana Santa del regreso con una gran afluencia de espectadores en la Plaza de España

Domingo de Resurrección en Alcañiz es sinónimo de Palometas. El vuelo de las aves simbolizó la llegada de “nuevos horizontes de Fe, Paz y Libertad” tras la resurrección de Jesucristo y puso el punto final a una Semana Santa exitosa tras dos largos años de espera. La Plaza de España volvió a abarrotarse de vecinos y visitantes que no querían perderse la última procesión de los Días Santos alcañizanos. La Virgen del Carmen y la Custodia bajo palio se encontraron tras el vuelo de las palomas y regresaron en procesión a la Iglesia de Santa María la Mayor. La Semana Santo concluyó con el regreso de la Virgen del Carmen a su hogar, la Iglesia del Carmen, en la que fue la última procesión de unos días para el recuerdo.

Volvió a brillar el sol, al igual que lo ha hecho durante toda la semana a excepción del Miércoles Santo, para celebrar la resurrección de Jesús. Cuentan las Sagradas Escrituras que al tercer día de su muerte el Señor resucitó de entre los muertos. El párroco de Alcañiz así lo explicaba en la misa de Pascua de Resurrección, que se celebró desde las 12:00 en la Iglesia de Santa María la Mayor con presencia de toda la comitiva municipal. Tras la eucaristía, el párroco de Alcañiz salió con la Custodia bajo palio a una Plaza de España que fue llenándose a medida que se acercaba la hora de la liberación de las palomas.

Minutos después llegó la granada, portada por cuatro hombres con las palomas y la imagen de la Virgen del Carmen en su interior. Acompañada por las cofrades de la Cofradía de Nuestra Señora del Carmen, el paso se colocó frente a la Custodia bajo palio después de realizar tres genuflexiones como muestra de respeto.

La Virgen del Carmen acompañó a la Custodia bajo palio a la Iglesia de Santa María la Mayor

El momento del vuelo

Alcañizanos y visitantes contaban cada una de las genuflexiones previas al momento más icónico del Domingo de Resurrección en Alcañiz. Tres representantes de la cofradía tiraron de los cordones que cerraban la granada y las palomas salían al vuelo dejando visible la imagen de la Virgen del Carmen y generando una gran emoción entre los espectadores.

La ovación del público se mezcló con las notas del ‘Aleluya’ de Haendel, que sirvió para simbolizar la resurrección de Jesucristo tras su muerte.

Tras la liberación de las palomas, la Virgen del Carmen acompañó a la Custodia sobre palio a la Iglesia de Santa María la Mayor, donde el párroco cerró los actos eclesiásticos de esta Semana Santa.

Sin embargo, todavía quedaba la última de las procesiones antes de dar por concluidos unos días intensos y fervorosos a partes iguales. La Virgen del Carmen regresó a su casa y el himno de la cofradía cerró los actos de la Semana Santa del regreso a las calles.

Las instituciones municipales y comarcales presidieron el acto en la Plaza de España

Una tradición alcañizana

La tradición manda que el Domingo de Resurrección las palomas deben volar desde la granada, en la que se encuentra la Virgen del Carmen. Las aves son introducidas poco antes de la procesión de la Custodia sobre palio a la Plaza de España. Su llegada por la calle Espejo es uno de los momentos más esperados por los alcañizanos durante la Semana Santa.

La tradición se ha mantenido así durante años, casi inamovible desde que a finales del siglo XVIII, cuando tres o cuatro familias alcañizanas sacaron a procesionar la imagen de la Virgen envuelta en esta granada. Así se ha conservado desde entonces, si bien ha tenido que ser restaurada ya en varias ocasiones.

Una gran respuesta

Con la procesión de Las Palometas concluyó una Semana Santa en la que la respuesta de alcañizanos y forasteros ha sido muy buena. Las ganas de recuperar una celebración especial como lo es la de los Días Santos junto al buen tiempo que ha hecho durante gran parte de la semana animó a salir a las calles para disfrutar de los diferentes actos que han tenido lugar en la capital del Bajo Aragón. La pandemia obligó a suspender las celebraciones durante los dos últimos años, pero no consiguió hacer olvidar a los alcañizanos el sentimiento sobre una de las semanas más importantes del año.

Ignacio Urquizu, alcalde de la localidad, participó en prácticamente todos los actos semanasanteros de Alcañiz. Lo hizo de forma activa, desde tocar el tambor hasta vestirse de baturro. El regidor mostró su alegría por la recuperación de la fiesta el pasado viernes en la procesión del Pregón: “Por fin. Tres años después han vuelto a sonar los tambores y además con una gran respuesta. La gente está en la calle y el tiempo acompaña, así que estamos muy contentos”.

Aunque todavía se desconocen las cifras oficiales de visitantes que han pasado durante estos días por la capital del Bajo Aragón, las sensaciones son muy positivas. La lluvia que obligó a cancelar la procesión del Nazareno el Miércoles Santo no supuso un problema para los miles de visitantes que aprovecharon la Semana Santa para acercarse hasta el corazón del Bajo Aragón.

Las Jornadas de Convivencia de la Ruta del Tambor y Bombo, celebradas a principio de mes, fueron el preámbulo para una cita exitosa como lo ha sido la Semana Santa. Turistas de todas partes de España, e incluso del mundo, han disfrutado con las procesiones y han vibrado con el redoblar de los tambores. La Comunidad Valenciana, Cataluña o Madrid han sido los lugares de procedencia de la mayoría de turistas nacionales. La ciudad de Alcañiz recupera una de sus tradiciones más arraigadas y lo hace por todo lo alto.

El redactor recomienda