Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

El alcalde de Urrea, Joaquín Lafaja, en La Loma del Regadío. Ayto. de Urrea

Patrimonio renovará por fin la cubierta de La Loma del Regadío con 120.000 euros

Filomena ha ensanchado la abertura y agravado la degradación de los vestigios romanos

La Dirección General de Patrimonio Cultural del Gobierno de Aragón invertirá 120.000 euros este año en la renovación de la cubierta del yacimiento romano de La Loma del Regadío, en Urrea de Gaén, ante el serio riesgo de degradación que corren los restos arqueológicos, en parte expuestos a la intemperie por la abertura de un gran hueco entre las lamas de policarbonato debido a la acción del viento. La borrasca Filomena ha agravado un problema para el que el ayuntamiento lleva años pidiendo una solución solvente. 

Dado que la licitación de este tipo de contratos “puede tardar unos meses”, la intención del Gobierno de Aragón y de la Diputación de Teruel (DPT) –ambos con competencias en la investigación y conservación del yacimiento– es estudiar “de qué manera se puede abordar algún tipo de medida que contribuya a preservar” el espacio mientras se procede a la renovación sólida de la cubierta, informaron fuentes del Departamento de Educación, Cultura y Deporte.

El diputado delegado de Cultura y Turismo de la Diputación de Teruel, Diego Piñeiro, confirmó que el lunes visitarán La Loma del Regadío tanto él como el presidente de la DPT, Manuel Rando, y la directora general de Patrimonio, Marisancho Menjón, pues “Filomena ha aumentado los desperfectos” causados en la estructura. Esta fue colocada en 2011 gracias a una importante inversión cofinanciada por el Ministerio de Fomento (1,5% Cultural) y el Gobierno de Aragón.

Sin embargo, con el tiempo se ha demostrado que el material de cubierta y los anclajes no eran los adecuados, puesto que la cobertura acumula varias reparaciones desde 2015.

En 2019, el consistorio urreano llegó a recoger firmas en comercios, bares y edificios públicos, así como en el centro de interpretación del Cabezo de Alcalá, en Azaila, sede de la empresa Vida Primitiva que realiza visitas guiadas a ambos yacimientos.

Afecciones arqueológicas

Los firmantes pedían que se solucionara cuanto antes la problemática de los desprendimientos de las lamas de policarbonato, de 5x1 metros, que ocasionan un problema doble. 

Por un lado, el yacimiento queda al descubierto y la lluvia y la nieve afecta a los restos. Por otra parte, el riesgo es importante para visitantes y agricultores los días de viento, pues las láminas viajan por el aire sin control.

Las afecciones arqueológicas se dan, sobre todo, en el llamado opus spicatum –suelo original en forma de espiga hecho con ladrillos– de la zona de las prensas de aceite, pero también en la pared de la cocina de la villa romana, una de las más destacadas del valle medio del Ebro, con una cronología comprendida entre finales del siglo III e inicios del V. Así lo explicó la gerente de Vida Primitiva, Eva Gil, quien alertó de que “los daños son irreparables” en los vestigios. También se dan en “la habitación de la calefacción, un sistema original bajo el suelo donde se han perdido bastantes centímetros de pared”.

Las chapas “han volado a lo largo del tiempo, pero Filomena fue la rematadera porque entró nieve por esos agujeros y los desperfectos en las paredes de adobe son ostensibles”, alertó Gil, que aprovechó para reivindicar que el confinamiento perimetral no sea por provincias en Aragón, sino a nivel de toda la comunidad para evitar que los negocios turísticos no se vean tan resentidos en la provincia de Teruel.

Por su parte, el alcalde de Urrea de Gaén, Joaquín Lafaja, recordó que ya en 2019 el Gobierno de Aragón “tenía separados 40.000 euros para que se pudiera parchear el problema que había entonces”. 

Sin embargo, “se han dado cuenta de que la estructura es plana, que el tejado lo hicieron mal y ahora todo el sol que baja lo quema, y el aire que hace por estas zonas parte las lamas y salen despedidas”. Después “llueve, y vuelve a llover, cuando no nieva, pues vienen la Gloria y la Filomena y este patrimonio se está deshaciendo poco a poco”, resumió.

La pandemia lo pospuso

El alcalde de Urrea de Gaén afirmó que los 120.000 euros que este año ha presupuestado el Gobierno de Aragón para la techumbre estaba previsto invertirlos ya en 2020, “pero los dineros eran primordiales para la pandemia”. Algo con lo que el regidor se mostró de acuerdo, pero que sin embargo ha propiciado que se haya deteriorado “casi el doble”, pues “la nieve ha hecho mucho mal”, recalcó.

Villa bajoimperial

La Loma del Regadío de Urrea de Gaén forma parte de la Red Villas Romanas de Hispania, que se reivindica como un producto de turismo arqueológico nacional sostenible e innovador. Un plan estratégico marcará el futuro del consorcio a corto y medio plazo.

Entretanto, la asociación  se promociona en redes sociales, mediante la guía de turismo arqueológico In itinere, o con la puesta en marcha de la Credencial del viajero.

La Loma del Regadío de Urrea de Gaén es una de las más destacadas villas de época bajoimperial cuya cronología abarca desde finales del siglo III hasta principio del V, en la que el visitante encuentra un claro ejemplo de este tipo de construcciones.

El Museo de Teruel, que expone un valioso mosaico procedente de allí, se ocupa de su excavación y conservación, como parte de su programa de investigación dedicado al Estudio del proceso de romanización en la provincia de Teruel. El Museo ha realizado un total de 14 campañas de excavación sobre un espacio de unos 1.500 metros cuadrados, que ha permitido rescatar 25 estancias.

En la actualidad, la empresa Vida Primitiva realiza visitas guiadas por un módico precio que permiten disfrutar de una muestra de los bellos mosaicos que decoraban el pavimento del peristilo y el oecus –o sala de recepciones–, y descubrir su pars rustica, que incluye una auténtica factoría dedicada a la extracción del aceite de oliva y el vino con los restos, entre otros, de cinco prensas y la reproducción de una de ellas.