Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Un vecino firma en una de las tiendas del pueblo

Recogen firmas en Oliete para que Ibercaja siga con su horario actual

La entidad reducirá la atención de la oficina a dos mañanas semanales

Los vecinos de Oliete están en pie de guerra desde que conocieron que Ibercaja va a reducir los días y las horas de atención al público a partir del lunes que viene. El Ayuntamiento ha organizado una recogida de firmas a través de las tiendas del pueblo reclamando que se mantenga el horario actual, esto es, los lunes, miércoles y viernes por la mañana y el jueves por la tarde, en lugar de los martes y jueves por la mañana, que será el nuevo horario que entrará en vigor a partir de la semana que viene.

Hoy está prevista una reunión entre el alcalde de Oliete, Rogelio Villanueva, y el portavoz de la Plataforma Apadrina un Olivo, Alberto Alfonso, con el director territorial de Ibercaja en Aragón, Antonio Lacoma, después de que el primer intento negociador realizado desde el pueblo con el director de la oficina de Andorra tuviera como respuesta un “es lo que hay”, explicó Alfonso.

El alcalde afirmó que “la gente del pueblo está indignada, porque, además, nos dejan sin servicio por las tardes”. Según el edil, el nuevo horario “entrará en funcionamiento la semana que viene, porque han hecho recortes de personal en todas partes y ahora toca aquí”. De hecho, explicó que “en Ariño, que es un pueblo más grande, ya abren solo dos días a la semana”. En el caso de Oliete, “nos dijeron que aún teníamos suerte que abrían tres días, pero es que ahora, además de recortar en un día, también restan horas de atención”, se lamentó el regidor.

A partir del 26 de octubre, la entidad bancaria ha anunciado que abrirá sólo los martes y los viernes de 8.15 a 14.00 horas, cuando hasta ahora se abre en el mismo horario los lunes, miércoles y viernes, además de los jueves por la tarde. 

Según Alberto Alfonso, “Ibercaja argumenta que el recorte de días y horas obedece a la reestructuración del sector bancario, pero lo cierto es que ahora con un empleado van a cubrir por lo menos 4 oficinas, (Blesa, Alacón, Muniesa y Oliete) cuando hasta ahora con un empleado cubrían Oliete y Alacón. Con sólo dos mañanas de atención al público, la atención no cumple con un servicio de calidad, porque no es fluida, el servicio de atención se convierte en pésimo”, añadió Alfonso. El gerente de la asociación recordó que, además, no hay datos de bajada poblacional o de pérdida de negocio que justifiquen dicha minoración de servicio en nuestros pueblos. “Aducen un motivo económico y financiero, y entendemos que las empresas quieran incrementar su volumen de negocio, pero en Oliete ha aumentado el número de habitantes y de empresas, no pueden poner como excusa falta de rentabilidad”. Por último, insistió en que  han ido bajando la graduación de los empleados que tenemos, primero teníamos “director, luego delegado y ahora es un empleado raso. 

Según el portavoz de Apadrina un Olivo, “el cajero automático que tenemos en la oficina está obsoleto, muchas veces no funciona, no da servicio, porque se estropea cada dos por tres, lo que no garantiza que el servicio esté cubierto por esa vía”. 

El responsable de la asociación consideró que “Ibercaja está abandonando el medio rural”, a lo que añadió: “que no les extrañe luego que la gente del medio rural abandone a Ibercaja”.

Ibercaja responde

Desde Ibercaja indicaron que “el único horario que se modifica es el de la oficina de Oliete. La entidad indicó que “próximamente se sustituirá el cajero actual de esta oficina por el último modelo que el banco está instalando, que incorpora un moderno tratamiento de efectivo, tecnología contactless o pantalla táctil. Entre las muchas operaciones que permite realizar, además de la retirada de efectivo, está el ingreso de dinero disponible al momento en la cuenta bancaria y la recarga del teléfono móvil”.

Las localidades de Alacón (2 días por semana), Blesa (cada 15 días) y Loscos (1 día por semana) mantienen los días y horario de apertura como hasta ahora. No hay ningún cambio, informaron.  No obstante, fuentes de Ibercaja indicaron que “todas estas sucursales dependen la oficina de Andorra (a 23 kilómetros), donde Ibercaja atiende a todos sus clientes todos los días de la semana”.

En cuanto a la decisión del ajuste en el servicio de atención al público, “el auténtico problema de fondo en esta dinámica de redimensionamiento de la red de oficinas de Ibercaja en el territorio es la despoblación que acusan las tres provincias aragonesas. La falta de un número mínimo de clientes que permita siquiera cubrir los costes es consecuencia de este fenómeno de la despoblación que estamos sufriendo”, señalaron desde la entidad. De hecho, Ibercaja explicó que “estamos siendo uno de los últimos que cerramos o limitamos nuestras horas de atención en estos municipios, donde antes se han cerrado ya comercios, bares, restaurantes, farmacias, etc. En el caso de Oliete, el censo de 2018 registraba 364 habitantes, más de seis veces inferior que el de hace 100 años”.

Por otra parte, desde la entidad justifican que “se vienen produciendo una serie de cambios en los hábitos de consumo por parte de nuestros clientes, entre los que destaca la digitalización de los servicios bancarios. Como consecuencia de ello, el sector bancario está viviendo una profunda reestructuración en los últimos años. En este sentido, en diciembre de 2019 se contabilizaron 23.851 oficinas bancarias en España (solo en 2019 se cerraron 2.160 oficinas), es decir, se ha producido una disminución de un 47,8% desde sus máximos en septiembre de 2008, con 45.707”.

 Los nuevos canales digitales (banca por PC, APP para móvil, etc.) “deben permitir mitigar el efecto de esta limitación de horarios en la atención física en las pequeñas localidades, como está ocurriendo en otros sectores, como el comercio electrónico”, añadieron desde la entidad.