Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Recuperan los restos de un individuo cuya descripción coincide con Francisco Serrano Recuperan los restos de un individuo cuya descripción coincide con Francisco Serrano
Dos arqueólogos excavan los restos en el cementerio de Tortosa en presencia de la familia y de autoridades de la Generalitat

Recuperan los restos de un individuo cuya descripción coincide con Francisco Serrano

La familia del maqui asesinado en Tortosa piensa ya en darle un entierro digno en Castellote

La Dirección General de Memoria Democrática de la Generalitat de Cataluña ha recuperado los restos de un individuo en una fosa del cementerio de la pedanía de los Reguers, en Tortosa (Tarragona), que podrían ser los del maqui turolense Francisco Serrano Iranzo, conocido como El Rubio, si bien falta por llevar a cabo el análisis de ADN.

La búsqueda de Serrano la inició su hija Lidia, que ahora tiene 84 años, inscribiendo el caso de la búsqueda de su padre en el Censo de personas desaparecidas. La intervención, iniciada el pasado 25 de noviembre, tenía por objetivo recuperar los restos del guerrillero antifranquista, que murió durante el asalto a una masía de Tortosa.

La pelvis derecha del individuo, que ha sido hallado boca abajo y sin ataúd, presenta un disparo de bala, un dato que coincide con la autopsia que se practicó al cadáver del maqui  en 1954.

Los restos se han encontrado en el punto que determinaba el estudio previo de la dirección general y que también coincidía con el relato de un testigo.

A pesar de las evidencias, el cruce genético con el ADN de la hija del maqui aún ha de confirmar que los restos recuperados son los de Francisco Serrano.

Los arqueólogos acabarán de exhumar el esqueleto esta semana y luego los restos se trasladarán al laboratorio de la Universidad Autónoma de Barcelona para hacer el estudio antropológico y extraer el ADN.

En Els Ports y el Maestrazgo

Francisco Serrano, el Rubio, era un maqui que actuaba en la zona del Maestrazgo, Els Ports y La Terra Alta junto con el maqui Florenci Pla, alias Durruti, pero conocido popularmente como la Pastora.

Los dos maquis asaltaron una masía de los Reguers la noche del 3 de agosto de 1954. Entraron en la casa a la hora de cenar e intentaron secuestrar a la hija de la familia para poder obtener dinero y comida, pero uno de los hijos, oficial de milicias, tenía una pistola escondida y aprovechó un momento de distracción para disparar a Francisco Serrano.

Los guerrilleros lograron huir de la casa y Florenci Pla huyó a Andorra, pero Francisco Serrano terminó muriendo a causa de las heridas.

El cuerpo del maqui fue encontrado a la mañana siguiente en el barranco de la Vallcervera, cerca de la masía, y el alguacil y el sereno de la localidad cargaron el cadáver encima de un carro y lo trasladaron al cementerio, donde fue enterrado en una fosa.

Francisco Serrano era natural de Castellote. La Guardia Civil comunicó la muerte a la familia, pero no permitió trasladar el cuerpo al pueblo natal.

La hija del maqui, Lidia Serrano, de 84 años, continúa viviendo en Castellote y tiene la intención de poder identificar a su padre y enterrarlo en su localidad natal. Así lo explicó Ángeles Castel, hija de Lidia y nieta del maqui, que mostró la alegría de la familia porque “todo ha salido lo mejor posible” y su madre se ha podido sacar una espina que tenía clavada desde los 18 años.

El cotejo de la prueba de ADN “no es tan sencillo”, dijo, por lo que “tardarán”, pero “es más fácil teniendo parientes tan cercanos como mi madre”.

La del cementerio de los Reguers es la 33ª fosa que se abre gracias al programa de la Generalitat que, desde 2017, planifica y calendariza la apertura de fosas y los trabajos para identificar las víctimas.

Las excavaciones de este plan han facilitado la recuperación de los restos mortales de 339 personas. De éstas, ocho han sido identificadas con el programa de identificación genética.

Se calcula que en Cataluña hay unas 20.000 personas enterradas en fosas de la Guerra Civil y la dirección General de Memoria Democrática tiene documentadas 527 fosas.