Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Roban un autobús escolar en Alcorisa, lo llevan al puticlub y lo devuelven Roban un autobús escolar en Alcorisa, lo llevan al puticlub y lo devuelven
En primer término, el bus que fue trasladado al puticlub de Alcorisa; al fondo, el que fue movido pero quedó bloqueado. M.N.

Roban un autobús escolar en Alcorisa, lo llevan al puticlub y lo devuelven

La espiral de vandalismo no cesa y el alcalde se reúne este martes con la Guardia Civil

Robar a las 3 de la mañana un autobús de transporte escolar aparcado en el polígono industrial de Alcorisa para desplazarse hasta la puerta del puticlub de la carretera de Andorra y volverlo a dejar donde estaba. Este hecho, ocurrido el pasado fin de semana, es el último acto de vandalismo registrado en el municipio bajoaragonés, que lleva varias semanas siendo presa de gamberradas que coincidiendo con el fin del estado de alarma comienzan a salirse de madre. 

La inusual ruta nocturna con la que alguno celebró en la madrugada del lunes la flexibilización de las restricciones por la pandemia no vino sola, pues otro autobús de ruta escolar de la empresa Hife fue arrancado para pararse 20 metros más abajo gracias al sistema de bloqueo antirrobo de ese modelo. Como consecuencia, las rutas de Gargallo y Albalate del Arzobispo a los institutos de Alcorisa y Andorra se vieron interrumpidas en la mañana de ayer. 
El Ayuntamiento de Alcorisa, preocupado por la oleada de robos, gamberradas y actos vandálicos que se suceden en la localidad en las últimas semanas, ha intensificado los contactos con la Guardia Civil y este martes el alcalde, Miguel Iranzo, mantendrá una reunión con la jefatura del cuartel del municipio.
“Llevamos una época en la que no pasan dos días sin que haya en el pueblo una acción desagradable, pero cuando alguien decide llevarse un autobús ya no son palabras menores”, zanjó Iranzo, que mostró su rechazo a estas acciones que han levantado la preocupación de los vecinos. 
“Hemos venido a las 7 de la mañana a trabajar como hacemos todas las mañanas y mi compañero ha visto la puerta de mi autobús abierta, y luego ha ido a por su coche y se ha percatado de que estaba 20 metros más abajo de donde lo suele aparcar”, explicó una trabajadora de Hife a este diario.
El segundo coche “tiene un sistema de bloqueo, pero el otro se lo han llevado hasta el Sabor Latino”, un conocido puticlub de la localidad, explicó la chófer. “Según mi jefe de tráfico, a las 3:30 horas de la mañana estaba allí, por lo que han recorrido unos 4 o 5 kilómetros para volver a aparcarlo donde estaba, pero con desperfectos”, apostilló la conductora de Hife. 
El mecánico de área de la compañía de transporte de viajeros por carretera se acercó a media mañana para calibrar los desperfectos. Las cerraduras de los vehículos fueron forzadas para entrar y hay también daños en uno de los frenos de mano. “Han tirado las llaves y el extintor”, destacaron los trabajadores. 
El gerente de Hife, José María Chavarría, achacó el “acto vandálico” al “desconfinamiento” y el fin del estado de alarma. “Hay una minoría que no sabe beber, ni desconfinarse ni nada, y opta por destrozar las cosas para mostrar su libertad”, dijo ostensiblemente enfadado porque, además, los destrozos han repercutido en que “se han tenido que paralizar dos servicios de transporte escolar”. 
“Mover un vehículo de estas características sin tener permiso ni licencia de conducción (y posiblemente bajo los efectos del alcohol) puede acabar en desgracia y pueden pasar cosas muy desagradables si se cruza con un coche o una moto”, advirtió Chavarría, que a mediodía de ayer aseguraba que el caso estaba en manos de la Policía Judicial, que había abierto una investigación. 
El gerente de Hife aseguró que la flota de la empresa había sufrido con anterioridad actos vandálicos, “pero que te muevan un autobús es la primera vez que lo vemos”. 

No es un hecho aislado
La entrada por la fuerza en estos dos autocares, aparcados al descubierto en el polígono El Royal, no es un hecho delictivo aislado en las últimas semanas, pues se han sucedido pequeños hurtos en diferentes establecimientos privados y centros públicos de la localidad. 
“Pensamos que todos los actos los han cometido los mismos, aunque todavía no lo sabemos a ciencia cierta. He hablado con la Guardia Civil de nuevo y este martes tengo una reunión con ellos”, explicó Iranzo. El alcalde recapituló y explicó que en los últimos días los vándalos han entrado en la ermita del Calvario para llevarse 8 o 10 euros de las velas, latas de refresco del polideportivo, un ordenador de la piscina climatizada, chucherías de otro establecimiento; han movido una máquina de bolas de un bar a un huerto, han desplazado  contenedores para cortar la travesía de la carretera nacional, han entrado en el campo de fútbol o se han llevado juegos de sillas y mesas de los veladores. 
“Lo cierto es que no se están llevando casi nada de valor, pero la preocupación está ahí; hacía mucho tiempo que no se hablaba de esto y llevamos ya 15 o 20 días intranquilos, así que a ver lo que puede hacer la Guardia Civil”, manifestó Iranzo, que se mostró prudente a la espera de que la Benemérita haga sus pesquisas. 
Las cámaras del polideportivo municipal, colocadas en 2019 a raíz de la rotura de unos cristales para acceder, localizaron hace unos días a quienes entraron para coger unas simples latas de refresco. El consistorio aportó las imágenes a la Guardia Civil.
A la entrada en múltiples establecimientos públicos y privados se suman los constantes desperfectos que registra el parque del Lago, con papeleras volcadas o vallas de madera arrancadas, además de ruedas de coches pinchadas o rayaduras.