Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

201_embou-1200x150.gif banner click 201 banner 201

Solo 8 estados de la UE se han comprometido a cerrar las térmicas en 12 años en sus Planes Nacionales de Energía y Clima Solo 8 estados de la UE se han comprometido a cerrar las térmicas en 12 años en sus Planes Nacionales de Energía y Clima
Los trabajadores de las subcontratas clavan cruces en su marcha a pie a la térmica en una de sus reivindicaciones. Sara Giner

Solo 8 estados de la UE se han comprometido a cerrar las térmicas en 12 años en sus Planes Nacionales de Energía y Clima

Piden a Europa que no apoye la transición justa de países que usen carbón en 2030

Tan sólo ocho países de la Unión Europea se han comprometido a eliminar el uso del carbón para la producción eléctrica en 2030, mientras que once no han mostrado explícitamente su intención de hacerlo a partir de esta fecha, según un informe de las organizaciones Climate Action Network, y Europe y Sandbag, que piden a la Comisión Europea que condicione el apoyo económico a la transición justa de las regiones carboneras de los Estados miembros a compromisos “creíbles y ambiciosos” de transición energética. 

Tras analizar los Planes Nacionales de Energía y Clima de los 21 Estados miembros de la UE que todavía tienen centrales térmicas de carbón en uso, el informe Just transition or just talk? refleja que ocho de estos países son miembros de la Plataforma de las Regiones del Carbón en Transición (España, República Checa, Alemania, Grecia, Polonia, Rumania, Eslovaquia y Eslovenia). 

El Acuerdo de París contra el cambio climático exige que los países de la UE eliminen el uso de carbón en 2030 como paso imprescindible para que en 2050 haya un balance cero de emisiones y lograr la descarbonización de la economía, según recuerdan estas dos organizaciones. 

Sin embargo, según este informe, sólo ocho de estos 21 países están comprometidos a ser libres de carbón en 2030 (Finlandia, Irlanda, Dinamarca, Holanda, Austria, Francia, Italia y Portugal).

Por otra parte, Alemania, Polonia, República Checa, Eslovaquia. Eslovenia, Croacia, Rumanía, Bulgaria, Grecia, Hungría y España no renuncian explícitamente al carbón para el 2030. Por tanto, para entonces todavía quedarán 60 GW de capacidad instalada de carbón y esto supondrá una reducción del 58% respecto a los niveles actuales (143 GW).

Gran Bretaña y Suecia sí eliminarán gradualmente el carbón antes de 2030, pero no se ve reflejado en sus planes nacionales.

Lo más preocupante, según este informe, es que Polonia, Alemania, Rumania, Bulgaria, Grecia y República Checa quieren usar más carbón en 2030.

Solo por razones económicas

Pese a que ha sido considerado el mejor y más ambicioso de la UE, según un informe de la Fundación Europea del Clima elaborado por expertos del Ecologic Institute y Climact, el Plan Nacional de Energía y Clima español prevé una drástica reducción del carbón únicamente por razones económicas, pero no fija ninguna medida intervencionista ni descarta que continúe operando alguna central más allá de 2030.

El Gobierno de España deja caer centrales de carbón nacional argumentando que no son viables para sus propietarias, como la térmica de Andorra, y prevé que las que usan carbón de importación dejen muy pronto de ser competitivas “dado el precio previsto de la tonelada de CO2 en el sistema europeo de compra venta de emisiones, 35 euros la tonelada”.

Para el abogado del Instituto Internacional de Derecho y Medio Ambiente (IIDMA), Guillermo Ramo, el plan español debe contener objetivos de descarbonización mucho más ambiciosos.

"Ahora mismo está lejos de cumplir con el objetivo de limitar el aumento de la temperatura por debajo de 1,5ºC, lo cual traería consecuencias irreversibles para nuestro Planeta", advirtió. 

"Comprometerse a poner fin al carbón no supone un peligro para la seguridad de suministro en nuestro país. Es factible cerrar todas las centrales en el año 2025 a más tardar", considera.

26.000 millones desde 2021

El informe de Climate Action Network, y Europe y Sandbag recuerda que los Estados miembros con menores ingresos podrán acceder a unos 26.000 millones de euros entre 2021 y 2030 a través del recién creado Fondo de Modernización para ayudar a la transición energética. Sin embargo, denuncia que muchos de estos, entre ellos Polonia, República Checa y Bulgaria –que suman 41 GW de potencia instalada de carbón– han diseñado una reducción escasa o nula para 2030.

Por ejemplo, Polonia, que ocupa el último lugar en la clasificación, seguida de cerca por Alemania en el penúltimo puesto, prevé reducir tan solo a 22,9 GW su capacidad, cuando actualmente es de 26,9 GW. 

El estudio reclama a la Comisión Europea que exija a los países que rindan cuentas de la calidad de sus estrategias en los Planes Nacionales de Energía y Clima, que finalizarán su tramitación a final de año.

"Los rezagados del clima no deberían obtener un cheque regalo. La UE debe apoyar una transición energética justa en las regiones carboníferas, basada en compromisos creíbles y ambiciosos claramente articulados en los planes. Una transición energética justa lejos del carbón ya no puede quedar solo en palabras", apostilló la coordinadora de la política del carbón en Climate Action Network Europa, Joanna Flisowska.