Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Teruel acogerá en 10 años el 20% de la inversión en renovables de Endesa Teruel acogerá en 10 años el 20% de la inversión en renovables de Endesa
Sede central de Endesa. EFE

Teruel acogerá en 10 años el 20% de la inversión en renovables de Endesa

El macroparque de la eléctrica en Andorra acapara los planes de desarrollo

Más del 10% de las nuevas inversiones en energías renovables que comprende el plan estratégico de Endesa hasta 2023 vendrán a la provincia de Teruel, sobre todo al entorno de Andorra en el marco del proyecto de futuro de la eléctrica tras el cierre de la central térmica, y se acercarán al 20% del global en la próxima década en caso de que el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico asigne a la multinacional la capacidad de evacuación de la planta.

En concreto, Endesa construirá 335 megavatios (MW) entre 2021 y 2023 en el llamado Nudo Mudéjar, una inversión que quintuplicará si gana la subasta. En este supuesto, la inversión llegaría hasta los 1.725 MW de potencia instalada y 1.500 millones de euros de inversión, lo que dispararía la apuesta de la eléctrica por el territorio.

Así se desprende de los datos aportados por la filial de Enel durante la presentación de la actualización del plan estratégico para el periodo 2020-2023, que como novedad comprende una visión a 2030 que incluye la inversión de un total de 10.000 millones de euros en aumentar el parque generador renovable.

La buena situación de la provincia en cuanto a redes de transporte de electricidad de alta capacidad, gracias a las últimas inversiones realizadas por Red Eléctrica Española (Mudéjar-Morella y Mezquita-Morella), la hace atractiva para proyectos de desarrollo de energías renovables como el de Endesa. Su idea de descarbonización para Andorra se resume en un clúster de proyectos con una potencia que ascendería a 1.725 MW y que se sitúa en tres fases.

La primera de ellas se iniciará en enero 2021 y finalizará a principios de 2022. Contempla la construcción de un parque fotovoltaico de 50 MW dentro del perímetro de la actual central térmica, y un parque eólico de 49,4 MW en Ejulve.

La segunda fase prevé impulsar 235 megavatios de energía solar fotovoltaica y 54,3 MW de almacenamiento en baterías, y se instalará en gran medida dentro del perímetro de la actual central térmica. Se desarrollará a lo largo de 15 meses, entre marzo de 2022 y junio de 2023.

Para las dos primeras fases, Endesa ya posee punto de conexión, mientras que la tercera fase –la que depende de la asignación del Ministerio para la Transición Ecológica tras un concurso en el que se tendrán en cuenta factores económicos, sociales y de sostenibilidad– se iniciaría en mayo de 2023 y finalizaría a principios de 2026. Se construirían 1.300 MW de potencia fotovoltaica, 90 MW de energía eólica y 105 MW de almacenamiento en baterías, en terrenos de los términos municipales de Andorra, Alcorisa, Alcañiz, Calanda e Híjar.

Además, Endesa pondrá en marcha 54 MW de potencia eólica en la provincia este año, que se suman a otros 225 MW de la misma tecnología puestos en servicio a raíz de las dos últimas subastas. 

Plan estratégico hasta 2023

El plan estratégico de la eléctrica hasta 2023 prevé el incremento de un 25% en el volumen de sus inversiones para los próximos tres años, en relación a las previsiones 2020-2022, hasta alcanzar los 7.900 millones de euros.

De esta cifra, 3.300 millones estarán destinados a incrementar el parque generador de energía renovable, un 20% más que en el plan precedente.

Con esta inversión, la empresa alcanzará los 11.500 MW solares, eólicos e hidráulicos a final de 2023. Es decir, en torno a un 50% más respecto a los 7.700 MW con que concluirá el presente ejercicio 2020.

Esta aceleración de la inversión en renovables permitirá conectar 3.900 MW adicionales de potencia en los próximos tres años, de los que 3.000 MW serán solares fotovoltaicos y el resto eólicos. Esta nueva potencia superará ampliamente la reducción de 2.500 MW en el mix de generación del grupo derivada del cierre de centrales de carbón durante 2021. Así, el 62% del parque generador de la compañía en la península será de origen renovable a final de 2023 (45% actual).

En redes de distribución, las inversiones para el próximo trienio se eleva un 30% en relación al plan anterior, hasta los 2.600 millones de euros.

Visión a 2030

Endesa prevé unas inversiones de 25.000 millones entre 2021 y 2030 para aprovechar las oportunidades del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC), la hoja de ruta del Gobierno para abordar la transición energética en la próxima década, y de los fondos para la recuperación postCovid que llegarán de la Unión Europea, según la visión a 2030 para la compañía.

De este esfuerzo inversor de la energética, el 40% –unos 10.000 millones de euros– tendrán por destino aumentar el parque generador renovable, con la meta de alcanzar más de 18.000 megavatios (MW), con la incorporación de más de 10.000 MW adicionales a los operativos del grupo a cierre de 2020.

Mientras, otro 40% irá destinado a la red de distribución, lo que elevará la base de activos regulados de redes desde los 11.600 millones de euros a los 13.000  al final del periodo.

Con este plan de inversión Endesa pretende que su porcentaje de producción libre de emisiones de CO2 alcance el 80% a final de la década, acelerando así la senda de descarbonización. 

La compañía dirigida por José Bogas prevé igualmente acelerar todavía más en el cierre del carbón, en línea con su matriz Enel, y habrá cesado completamente todas sus operaciones de generación con esta tecnología en 2027.

La apuesta por nuevas tecnologías de la empresa se traducirá en el impulso de sistemas de almacenamiento con baterías y de proyectos de hidrógeno potencialmente elegibles al Fondo de Recuperación Europeo.

En este sentido, Endesa baraja la producción de hidrógeno verde en Andorra que vendería a la industria de Tarragona después de transportarlo por la vía ferroviaria por la que hasta hace año y medio recibía carbón de importación. Así lo anunció el consejero delegado de la eléctrica, José Bogas, la semana pasada en la jornada Hidrógeno renovable: una oportunidad para España. “Pensamos en la transición justa y estamos tratando de desarrollar” la producción también “en aquellos emplazamientos donde hemos cerrado la producción con carbón”, destacó. 

En lo que se refiere a la movilidad sostenible, apuesta por un impulso de los puntos de recarga de vehículos eléctricos, pasando de los en torno a 8.000 a finales de este año a los 575.000 al final de la década, multiplicando así por 72 la cifra.

“Saldremos más reforzados”

Bogas destacó que el grupo tiene una “visión ilusionante para esta próxima década”, por lo que, para comenzar a materializarla, presenta este nuevo plan industrial “basado en el crecimiento y que pone las bases para sustentar nuestro liderazgo a futuro”. Pidió “el compromiso de todos para llevarlo a cabo y conseguir nuestros objetivos. Estamos en una gran empresa, tenemos un gran equipo humano y  somos líderes: lideraremos la transición energética y saldremos más reforzados”, recalcó.

La empresa repartirá 5.950 millones de euros a sus accionistas en tres años

Endesa prevé repartir unos 5.950 millones de euros en dividendos entre sus accionistas en el periodo 2020-2023, a pesar de que el grupo extenderá su política de un pay out al 70% al último ejercicio del periodo para adaptarla al perfil de crecimiento impulsado por el grupo.

En la actualización de su plan estratégico remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el grupo señala que este 2020 pagará un dividendo por acción de en torno a 1,9 euros brutos, en 2021 se situará en 1,3 euros por título, caerá a en torno a los 1,2 euros en 2022 y ascenderá a unos 1,3 euros en 2023, según la previsiones.

Endesa estima un crecimiento medio anual en el periodo 2020-2023 de su beneficio neto de en torno al 4%, pasando de los 1.700 millones de euros estimados en 2020 a los 1.900 millones de euros a cierre de 2023.

La nueva hoja de ruta prevé así ese resultado neto de 1.700 millones de euros este año, de unos 1.700 millones de euros en 2021, de unos 1.800 millones de euros en 2022 y de ese umbral de los 1.900 millones al final del periodo. Así, prevé unas ganancias de unos 7.100 millones de euros a lo largo de estos cuatro años.