Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Imagen del inicio del recorrido turístico en la plaza del Torico. N. A. M

Teruel pugna por ser el destino de moda en un verano lleno de incertidumbre

Los turistas encuentran en la capital el lugar tranquilo que la prudencia tras la pandemia exige

Nuria Andrés

Un paseo por la historia de Teruel. Este es uno de los recorridos que ofrece la empresa SRC Teruel a todo aquel que quiera conocer un poco más del pasado mudéjar y modernista de la capital. De la mano de Alba Fortea, los asistentes realizan un viaje en el tiempo que comienza en la plaza del Torico y acaba en la Escalinata del Óvalo. La visita está pensada para grupos de hasta 41 personas, si bien Sonia Rubio, la responsable de la empresa prefiere grupos más pequeños para ofrecer un recorrido de mayor calidad y más personal.

Al inicio de la actividad, las leyendas se acumulan en boca de la experta. Empieza por lo más llamativo, en el corazón de la ciudad, El Torico. El anecdotario de la guía empieza en un Teruel conquistado por los musulmanes que intentaban derrotar a los cristianos soltando una manada de toros con fuego en sus astas. Precisamente, el toro que permaneció en lo alto de una colina es el culpable de que la ciudad de Teruel se erigiera en el lugar que ahora ocupa la plaza Carlos Castel, y en el centro de ella construyeran después la Fuente del Torico.

No tardan en aparecer en el relato Los Amantes de Teruel. La casa El Torico fue el hogar de Isabel de Segura, cuenta la guía. Los participantes continúan la visita hacia sus compañeras modernistas: la casa de La Madrileña, la casa Ferrán y la casa Bayo- todas ellas obra de Pablo Monguió-. El recorrido sigue por el Mausoleo de los Amantes, la iglesia de San Pedro, la plaza de la Catedral, la plaza del Seminario, la Torre del Salvador y finalmente la Escalinata, donde Alba Fortea concluye la visita describiendo el relieve que inmortaliza la escena más dramática de la historia de Isabel de Segura y Diego de Marcilla.

Muchos de los turistas que siguen a la guía visitan Teruel por primera vez. La ciudad, sin aglomeraciones y en la que se respira tranquilidad por sus cuatro costados, se ha convertido en el destino favorito de familias que, tras el duro confinamiento por el coronavirus, buscan realizar un viaje calmado que les permita conocer la España de interior. 

Otros han descubierto Teruel después de que la plataforma ciudadana Teruel Existe diera el salto a la política. Mercedes y Carlos vienen de Bilbao, nunca antes habían estado en Teruel pero desde hace un año les rondaba la idea de visitarlo y cuando la agrupación de electores consiguió el primer escaño se decidieron a venir y lo hicieron este viernes: “Estamos encantados con Teruel. La palabra que nos viene a la mente es sorpresa, no nos esperábamos lo que estamos viendo. Todo el patrimonio está muy cuidado y los contrastes con los montes verdes, la comida que es buenísima… Volveremos seguro”. 

Por si fuera poco, los visitantes agradecen enormemente las noches turolenses, frescas y apacibles. “Es increíble poder dormir aquí con edredón cuando en otros sitios no se puede pegar ojo del calor”, dice una turista del Delta del Ebro.

No solo participan en este recorrido turístico los visitantes, sino que muchos turolenses se suman a esta actividad para conocer detalles de la ciudad en la que viven que jamás sospecharon. No todo el mundo sabe que el herrero de principios de siglo Matías Abad es el autor de algunas de las rejas modernistas más bonitas que lucen en la ciudad de Teruel. 

Aunque no con la alegría de otros meses de julio por estas fechas, el sector turístico de Teruel confía en poder recuperar poco a poco a sus clientes. Estos, protegidos con mascarillas y respetando las normas recorren los principales monumentos de Teruel con la ilusión de empezar un nuevo verano.