Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Carlos Javega y Ángel Antolín. Matarraña Team

Tres corredores del Matarraña, en Ruta por la Dignidad Rural de Teruel

Recorrerán el GR-8 en cuatro etapas para denunciar los "agravios" a la provincia

Tres vecinos del Matarraña correrán 210 kilómetros por el GR-8 del 8 al 11 de marzo en su particular Ruta por la Dignidad Rural de Teruel. La travesía, de Beceite hasta La Puebla de Valverde y de ahí a la capital provincial, servirá para denunciar los “agravios a los sectores económicos” que tiran del territorio y la “ausencia de servicios e infraestructuras dignas”, así como para gritar contra “las agresiones indiscriminadas a los paisajes” que traen consigo los nuevos proyectos de energías renovables.
Ante el “abandono generalizado a las gentes de esta tierra surge un grito de hartazgo y de dignidad desde todo tipo de entidades, asociaciones, sectores y personas particulares”, indican en un comunicado los corredores que van a llevar a cabo este reto deportivo en cuatro etapas. Se trata del empresario turístico de Beceite Javier Moragrega, el deportista de Monroyo Ángel Antolí y el presidente del club de trail Matarraña Team, Carlos Javega.
Durante su periplo, en el que por tramos estarán acompañados de otros corredores de la provincia y de la España vaciada, tratarán de visibilizar “los graves problemas que se están ocasionando”, antes y durante la pandemia, “a quienes han optado por vivir y emprender en el medio rural, a autónomos, a pymes y, en general, a todos los habitantes que mantenemos con mucho esfuerzo la vida en este territorio, lejos de las grandes urbes”, explican los deportistas. 

Decisiones desde lo urbano
“¿Cómo es posible que, en una época de pandemia, todas y cada una de las actuaciones sanitarias se tomen sin tener en cuenta al medio rural?”, se preguntan, aunque hallan enseguida la respuesta: “Pues porque siempre ha sido así”.
Estos tres defensores del territorio, en representación de la gente de la provincia, se ofrecen a abanderar “la misión de hacer llegar hasta la capital las reclamaciones” que irán recogiendo durante su ruta a través del territorio, y darán visibilidad a los grandes problemas que “nos amenazan y nos atenazan”.
En cuatro etapas por las que recorrerán el emblemático sendero GR-8 que vertebra la provincia a nivel deportivo, “queremos que se nos escuche y se nos tenga en cuenta a la hora de planificar el futuro de nuestra provincia”, reclaman. “Que no se nos menosprecie. Que oigan nuestra voz aquellos que, desde sus torres de marfil, toman decisiones sin contar con la opinión y participación de la gente de la tierra; sin contar con el sacrificio de aquellas familias que hemos decidido empujar nuestros pueblos para que no desaparezcan”.
Reclaman “un plan de choque directo” en las “pequeñas comunidades” y “economías circulares” de la provincia, pues aseguran que, “en silencio, nos han convertido en los más afectados en esta pandemia”. En concreto, exponen, al sector turístico “nos han aislado, nos han negado las ayudas” y, en paralelo, “nos han acorralado entre gigantescos aerogeneradores”.
Con todo esto, “han hecho que nuestro dinamizador principal, el turismo, desaparezca. Y con él, todo el resto de pequeños negocios y empresas”, lamentan, por lo que entienden que su protesta “es ya la de muchos”.
Frente a ello, “somos un pueblo digno y valiente”, sacan pecho. De hecho, “esta travesía no es solo un reto para nosotros” sino “un paso hacia delante, un no sentirnos cómplices de tantas y tantas amenazas que periódicamente debemos espantar. Una barrera contra los vendedores de humo que vienen a arrasarnos”. Se comprometen de esta forma a “luchar por una visión rural de las leyes, porque las medidas sanitarias que nos imponen hacen que las zonas rurales salgamos más castigadas y débiles de esta crisis. Nos sentimos abandonados y condenados”, concluyen.

210 kilómetros en 4 etapas
La ruta atravesará “toda la provincia de Teruel, de noreste a suroeste, por el sendero GR-8, desde su inicio en los Puertos de Beceite hasta la capital”. En total, serán serán 210 kilómetros en cuatro días de trail de montaña por las sierras ibéricas de Teruel, distribuidos en cuatro etapas de unos 50 kilómetros diarios. La primera jornada partirán de Beceite para llegar a Aguaviva. El día 9 irán a Mirambel, el siguiente a Valdelinares y el 11 llegarán a La Puebla de Valverde, desde donde se desplazarán a la capital provincial en bicicletas hasta la sede de Teruel Empresarios Turísticos para realizar la entrega de los manifiestos recogidos durante el trayecto”, con la idea de que sean ellos quienes las entreguen a las administraciones.
Las etapas se iniciarán entre las siete y las ocho de la mañana, para finalizar sobre las cinco o las seis de la tarde todos los días; excepto la última etapa, en que llegarán a La Puebla de Valverde a la hora de comer para iniciar el último tramo en bicicleta.

Paisajes “bombardeados”
Moragrega explicó a Diario de Teruel que este proyecto se gestó desde los empresarios turísticos y los corredores de montaña, un nicho a explotar para atraer visitantes a la provincia. Sin embargo, “se nos están agregando organizaciones que quieren dar visibilidad a todos los problemas que tenemos”, como el de la proliferación de proyectos eólicos en zonas ambientamente sensibles como el Maestrazgo. Para Moragrega, los 22 parques que plantea Forestalia allí son “una barbaridad” porque “los paisajes de Teruel están siendo bombardeados sin preguntar a la gente que vive en las zonas rurales”, lo que en su opinión acrecenta “el gran expolio hacia la provincia”.
Por otra parte, como hostelero Moragrega se queja de los confinamientos perimetrales y de que la terraza del bar de un pueblo tenga que cerrar a las seis de la tarde un fin de semana, cuando en Zaragoza el Gobierno de Aragón lo permite hasta las ocho y en Huesca hasta las diez. “A lo mejor lo hacen porque solo tenemos seis camas UCI en Teruel, lo cual es una vergüenza porque el bicho ha venido para quedarse y podrían ampliar camas o ambulancias específicas”.
Con todo, “la situación en la provincia se ha agravado tras la pandemia”, observó, por lo que han decidido “dar dignidad y llevar las voces de Teruel” para buscar “un cambio de modelo hacia las zonas rurales”, concluyó.