Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Un joven masino, Medalla de Plata en la Olimpiada Nacional de Geología Un joven masino, Medalla de Plata en la Olimpiada Nacional de Geología
Luis Folch, acompañado de su profesor Ángel Castro y de su profesora Eva Castillo

Un joven masino, Medalla de Plata en la Olimpiada Nacional de Geología

Luis Folch Cirujeda fue el campeón de Aragón de la fase autonómica

El masino Luis Folch Cirujeda, exalumno de los institutos Valle del Guadalope de Calanda (donde estudió la ESO) y del Bajo Aragón de Alcañiz (donde cursó Bachillerato), ha obtenido la Medalla de Plata en la XI Olimpiada Nacional de Geología celebrada este mes de septiembre. La competición tuvo que ser suspendida   esta primavera pasada por la declaración del estado de alarma. El joven estudiante de Mas de las Matas, gran aficionado a las ciencias, había conseguido la Medalla de Oro en la Olimpiada autonómica.

Luis Folch, que actualmente estudia Biotecnología en la Universidad de Zaragoza, reconoció la “sorpresa” que se llevó hace seis días cuando le llamaron para comunicarle que había quedado segundo en la competición nacional, a la que se presentaba por segunda vez. Cuando cursaba 1º de Bachillerato hizo un segundo puesto en la Olimpiada autonómica, lo que le llevó a participar en la prueba nacional. En 2º de Bachillerato, logró la Medalla de Oro en la Olimpiada aragonesa y, tras una ardua preparación durante los recreos y en verano, ha conseguido la medalla de de plata en la prueba nacional. 

El estudiante se mostró agradecido a su profesor de Anatomía en 1º de Bachillerato, Ángel Castro, y a la que fue su profesora de Geología, Eva Castillo, por animarle a presentarse a la Olimpiada junto a otros compañeros. “Mi profesora de Geología fue la que nos planteó la posibilidad de ir a la Olimpiada, y me encantó la experiencia; me gustó tanto que decidí probar en 2º y gané”, destacó. Tampoco se olvidó Folch de Ángel Castro, con quien se ha estado preparando durante los recreos este curso pasado y en parte del verano. “Como quería hacer Biotecnología, no podía cursar Geología en 2º de Bachillerato, así que Ángel me dio clases en los recreos, pasándome el temario, preparándome preguntas y exámenes de la EVAU en los que había alguna pregunta interesante. Luego, en los recreos iba a ver fósiles y minerales, y así fui estudiando”, relató este joven, cuya afición a las rocas y a los fósiles le viene desde niño.

La prueba nacional, que celebró este año su undécima edición, “no fue complicada”, según valoró Folch, aunque reconoció que “hay algunas preguntas rebuscadas que solo puedes resolver si las has leído en alguna revista especializada, porque no suelen salir en los libros de texto”. La prueba nacional constó este año de dos partes. “Una era con preguntas tipo test y otra consistía en realizar un trabajo sobre parques naturales, buscando información, interpretándola y explicándola; ha sido un poco diferente, porque ha sido telemática”, resumió. En años anteriores, la prueba nacional constaba de tres partes y era una oportunidad “para conocer a gente y hacer amigos; te lo pasabas bien, porque una parte era en grupo”, comentó el joven, que tiene claro que, a pesar de su afición por la Geología, quiere dedicarse a la investigación. “Hubo un tiempo que me gustó la robótica, pero la medicina y la investigación me han llamado siempre la atención, por eso decidí estudiar Biotecnología”, comentó.

Apasionado de las Ciencias

El profesor Ángel Castro fue una de las primeras personas que supo el sábado pasado que Folch había quedado segundo en la Olimpiada nacional. Castro lo define como “un alumno muy educado, que destaca por ser un gran estudiante y una buena persona”. No en vano, recuerda que “nunca he tenido un alumno que te de las gracias al terminar una clase, y Luis lo hacía, me daba las gracias cuando la clase se terminaba”. Según recordó, a Luis Folch Cirujeda “le gustaban todas las ciencias cuando estaba en el instituto, así que es normal que finalmente no se decantara por la Geología en concreto, a pesar de ser tan bueno, porque la verdad es que era bueno en todo”, resumió Castro.