Síguenos
Un monumento de José Miguel Abril repondrá el peirón alcañizano de San Antonio Un monumento de José Miguel Abril repondrá el peirón alcañizano de San Antonio
Imagen del pilón derribado por última vez el pasado mes de abril. Ayuntamiento de Alcañiz

Un monumento de José Miguel Abril repondrá el peirón alcañizano de San Antonio

La estructura está bastante dañada porque los vehículos pesados la suelen derribar

El Ayuntamiento de Alcañiz ha decidido encargar un nuevo monumento en piedra natural al prestigioso escultor alcañizano José Miguel Abril en lugar de reparar el antiguo peirón de San Antonio, muy deteriorado y roto en bloques. El nuevo pilón se ubicará en un lateral del camino del mismo nombre, a pocos metros de la anterior ubicación –que estaba situada en medio del camino- para evitar nuevos derribos accidentales, el último de los cuales tuvo lugar a finales de abril pasado.

El concejal delegado de Patrimonio Cultural y Desarrollo del Ayuntamiento de Alcañiz, Carlos Javier Andreu, indicó que “en los últimos años, el pilón se ha caído y reconstruido en varias ocasiones; la última vez fue en el mes de abril pasado, y desde entonces sus restos han descansado en el almacén municipal”.

Grandes tractores y aperos

Andreu señaló que los derribos accidentales del monumento, muy querido por los alcañizanos, podían deberse “al tamaño cada vez mayor de tractores, aperos y vehículos en general, que, junto a la ubicación del pilón en medio del camino, suponían un impedimento y obstáculo para el tráfico”, observó.

Debido a la problemática con el paso de vehículos, y especialmente de maquinaria pesada agrícola al tratarse de una zona de cultivos y huertas, el edil de Patrimonio Cultural explicó que “desde el Ayuntamiento se ha optado por ubicarlo a un costado del mismo lugar donde se encontraba el anterior”.

En cuanto a la autoría y material del futuro peirón, Andreu detalló que “se ha encomendado la tarea de esculpir uno nuevo al reconocido y prestigioso escultor alcañizano José Miguel Abril, que lo realizará en piedra natural”. El concejal puso en valor la futura escultura de San Antonio al señalar que “este nuevo elemento formará parte del inventario patrimonial de la ciudad, un patrimonio que hemos de preservar y divulgar, y que es el principio de futuras actuaciones”.

El nuevo pilón de San Antonio podría estar instalado hacia finales de este año 2023, en función de los plazos de entrega de la piedra natural con la que lo esculpirá José Miguel Abril. Sobre una primera idea en la que trabaja el escultor, este detalló: “En el boceto del peirón de San Antonio, modificamos un poco su estructura cilíndrica con la intención de destacar la pieza de la capilla, la cual hace referencia al santo, con una representación del mismo en una cerámica renovada”. En cuanto al pináculo, Abril aportó que “la base, en su función de proteger del agua, mantiene la misma estructura cuadrada de la capilla, terminando de forma circular y con la cruz original en su parte más alta, al igual que el peirón antiguo”. Los trabajos se han adjudicado por 9.576,37 euros, IVA incluido.

Camino de Calanda

La historia del pilón de San Antonio en Alcañiz se remonta al menos al siglo XIX. La técnico del Archivo Municipal, Tere Thomson, ha localizado unos documentos de esa época en una base de datos de actas municipales que hacen referencia al monumento, así como al camino de Calanda y Alcorisa que precisamente se bifurcaba en este punto.

“El pilón ya estaba ubicado en el siglo XIX en lo que entonces era el camino de Calanda, que es el que ahora llamamos camino de San Antonio; esta vía partía de la plaza de Santo Domingo, pasaba por las fábricas de Palos y, precisamente en el punto que marca el pilón, se bifurcaba, y su parte derecha ya pasaba a ser el antiguo camino de Alcorisa”, explica la técnica.

Acerca del pilón que fue derribado accidentalmente por última vez el mes de abril pasado, la archivera apunta que “hay datos de documentos parroquiales que indican que fue construido probablemente en 1962, y que fue bendecido por el párroco de Alcañiz al año siguiente, en 1963, en un acto al que acudieron muchas familias alcañizanas”.

El redactor recomienda