Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Un agricultor aparta las raíces de los melocotoneros a un lado del bancal

Una mancha en la fruta obliga a arrancar melocotoneros en las localidades de Mazaleón y Maella

La medida del Gobierno de Aragón provocará el cierre de la cooperativa

El departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón sacó el pasado 4 de noviembre una orden ejecutiva específica declarando "de utilidad pública" la lucha contra el Sharka-m en el territorio de la Denominación de Origen Melocotón de Calanda. El Sharka es un virus que afecta a las especies vegetales del género prunus (Ciruelo, melocotonero y nectarina), provocando una mancha en la piel de la fruta. La orden ejecutiva obliga a arrancar todas las parcelas del territorio incluido en la Denominación de Origen donde se haya detectado la enfermedad en una superficie superior al 10% de la parcela, lo que, en el caso de Mazaleón, ocurre en el 80% de la huerta tradicional.

Fuentes de la Cooperativa San Isidro tildan la orden de "una ruina, un desastre económico para el pueblo y para las familias". La orden de arranque ha caído como un jarro de agua fría en un pueblo donde la cooperativa tiene cuatro trabajadores fijos y casi 40 temporales durante la temporada de la recogida de la fruta. Sus dos millones de kilos de producción media de fruta van a verse reducidos en la siguiente campaña a poco más de medio millón, "si es que nos dejan recoger el 20% de la huerta que ha quedado plantada" por no tener afección del Sharka o tenerla muy baja. Después de la siguiente cosecha, afirman, "será momento del cierre", añaden estas fuentes.

Todo es confuso todavía para unos agricultores que vieron cómo hace dos años empezaban a realizarse inspecciones en la huerta por la mancha que le aparecía a algunas frutas. En noviembre pasado se toparon con una orden "durísima" de arranque "sin que todavía nos hayan clarificado a cuánto ascienden las indemnizaciones, pero lo que ya nos han avanzado es que no cubrirán los años sin producción", se lamentan los agricultores.

El origen del contagio, afirman, está en planteros procedentes de la localidad catalana de Benissanet, desde donde se suministraba plantero a Maella ya Mazaleón. "Han empezado a revisar las parcelas de Mazaleón, porque somos el pueblo productor más pequeño de la D.O., pero en Maella ya han detectado y obligado a arrancar algunas parcelas". Allí, dicen fuentes de la Cooperativa de Mazaleón "solo han empezado porque tienen más de 2.000 hectáreas y se temen que el año que viene pasará como aquí". 

La pregunta que se hacen los productores de Mazaleón es qué ocurrirá con el resto del territorio de la D.O., al tiempo que critican que "en Cataluña o en el resto de Aragón sólo se ha declarado enfermedad de convivencia y no obligan a arrancar". Según fuentes de la cooperativa San Isidro, los productores de Mazaleón se ofrecieron a salir de la D.O para evitar el arranque, pero “no nos dejaron”.

Economía local tocada

Si la huerta tradicional y familiar de Mazaleón afronta un momento crítico, la economía de sus 500 habitantes también. En el horizonte de los próximos seis u ocho años se vislumbran nubarrones y un futuro duro para la renta familiar agraria de las familias, que en los últimos años han centrado buena parte de su actividad en el cultivo del melocotón, que produce mejores rendimientos por hectárea cultivada que el olivar o el almendro. 

El virus Sharka no es perjudicial para la salud de las personas por consumir la fruta, incluso tampoco es especialmente dañino para el arbolado. Provoca la aparición de una mancha sobre la piel de la fruta -nectarinas, melocotones y ciruelas que estéticamente es “fea”. 

Contaminación desde viveros

El virus Sharka-m es uno de los más dañinos que existen y tiene una incidencia destacada en los frutales de hueso, siendo especialmente agresivo en los melocotoneros y nectarinas. Se transmite a través de los pulgones y a través de material vegetal que está infectado. Así es como se cree que llegó a Mazaleón, a través de plantas de vivero que en cuanto crecieron fueron infectando a otras mediante un efecto multiplicador que ha provocado que, en menos de dos años, desde la detección del primer ejemplar, prácticamente toda la huerta tradicional del pueblo haya quedado afectada.

El panorama es desolador. Una máquina ha empezado a arrancar en las últimas semanas las raíces de los melocotoneros que han sido seleccionados, previa poda por su base que han realizado los agricultores. El arranque es obligatorio si está afectado más del 10% de la parcela. En el caso de Mazaleón, la afección llega al 80% de la huerta tradicional, según el alcalde, Rafael Martí, que tildó la situación de "trágica para la economía local y familiar", puesto que los agricultores no saben cuándo van a poder volver a plantar. "También puede provocar el cierre de la cooperativa del municipio, lo que traería muchas consecuencias sociales, ya que hay más de 30 trabajadores durante la campaña  que trabajan aquí, y para la sección del aceite, así que el futuro es incierto", añadió.

Indemnización “insuficiente”

Fuentes del Gobierno de Aragón informaron de que aquellas parcelas en las que se están realizando arranques se han establecido "indemnizaciones por la destrucción del material vegetal afectado, así como para cubrir los gastos de arranque". Sin embargo, los agricultores no pueden volver a plantar melocotoneros, al menos a corto plazo. En Mazaleón todavía desconocen cuántos años tienen que pasar hasta que puedan volver a replantar el mismo tipo de cultivo, ni siquiera si podrán hacerlo. Fuentes del Gobierno de Aragón tampoco aclaran este aspecto y señalan que el modo de actuar ahora es "arrancar y eliminar todo el material vegetal afectado de las parcelas". Esta eliminación consiste en quitar "cualquier posible fuente de dispersión o reinfección, esto es, tanto del frutal afectado como los árboles hospedantes en ribazos". Además, deberán realizar un tratamiento fitosanitario contra los insectos vectores en los momentos adecuados. 

Desde el departamento de Agricultura señalaron que por lo que pueden optar los agricultores es por la plantación de "especies no hospedantes al virus de la Sharka-m", puesto que "no existe un problema sanitario de la tierra, sino del material vegetal sensible a esta enfermedad como son los melocotoneros, albaricoqueros y ciruelos". Para estas especies "si que está previsto establecer una limitación a la hora de volver a replantar las fincas afectadas", añaden.

Foco en Mazaleón y Maella

La mayor parte de las hectáreas afectadas en Aragón se encuentran en Mazaleón. En toda la Comunidad se han registrado "más de 120 hectáreas afectadas", y en la mayor parte de ellas "se ha ordenado el arranque total de la superficie, mientras que en el resto se han realizado arranques parciales al tener un menor grado de afección", indican desde el departamento de Agricultura. En la provincia de Teruel hay 80 hectáreas afectadas, y las 40 restantes prácticamente en la localidad de Maella. 

La Sharka-m es una enfermedad para la que no existe un método de control fitosanitario curativo, por lo que la única alternativa es proceder al arranque y destrucción del material contaminado, evitando de esta forma, la dispersión a otras zonas no afectadas. Igualmente, añaden estas fuentes, “hay que utilizar como material de plantación exclusivamente el procedente de viveros autorizados, exigiendo y conservando el correspondiente pasaporte ­fitosanitario, como garantía de que se han realizado los controles necesarios y también para poder realizar cualquier tipo de reclamación”, añadieron desde el departamento de Agricultura de Aragón.

Sharka-m es la peor de las distintas variantes que existen 

Una orden del Gobierno de Aragón del mes de noviembre declara de utilidad pública la lucha contra el virus Sharka. Sus efectos son nocivos y "muy graves en los frutales de hueso y otras plantas del género Prunus, aunque no todas las variantes causan secuelas tan graves en las especies vegetales a las que infectan ni se expanden tan rápidamente.

El virus de la Sharka tipo Marcus o Sharka-m es especialmente agresivo en melocotonero y nectarino y su dispersión en el campo es muy eficiente. El Gobierno de Aragón ha fijado medidas de prevención y lucha "debido al elevado número de resultados positivos detectados en campañas pasadas en zonas de las comarcas de Bajo Aragón Caspe, principalmente en la localidad de Maella, en la provincia de Zaragoza, y en la comarca del Matarraña, donde se concentra en la huerta de Mazaleón, limítrofe con Maella.

La administración autonómica ha calificado "de utilidad pública la lucha contra esta plaga", porque sus niveles de población y difusión muestran un riesgo creciente que hacen prever la posibilidad de alcanzar extensiones importantes y ser causa de graves pérdidas económicas futuras.

La fruta de hueso

En los últimos años, Aragón se ha consolidado como el mayor productor de fruta de hueso de España. Son varias las comarcas en las que su economía depende, en gran medida de estas producciones, "por lo que es necesario establecer medidas adicionales de protección ante las importantes repercusiones que su dispersión provocaría", señala la orden del Ejecutivo autonómico, que justifica así la necesidad de "declarar de utilidad pública las tareas de erradicación del virus y el establecimiento de las medidas que deben ser adoptadas para evitar su propagación".

El ámbito de aplicación de esta orden comprende los municipios incluidos en la denominación de origen protegida (DOP) "Melocotón de Calanda, en todas aquellas parcelas donde haya vegetales hospedantes al virus de la Sharka-m, esto es, vegetales para la plantación (excepto las semillas) pertenecientes a los géneros y especies considerados como sensibles al organismo especificado.