Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

Vecinos y alcaldes arropan a los atletas en la primera etapa de la Ruta por la dignidad rural de Teruel Vecinos y alcaldes arropan a los atletas en la primera etapa de la Ruta por la dignidad rural de Teruel
Llegada al Santuario de Virgen de la Fuente, en Peñarroya de Tastavins

Vecinos y alcaldes arropan a los atletas en la primera etapa de la Ruta por la dignidad rural de Teruel

Animan a los participantes, que recorren 52 kilómetros bajo la lluvia de Beceite a Aguaviva

La Ruta por la dignidad rural de Teruel arrancó ayer su primera etapa con unas condiciones climáticas poco propicias para salir a correr, pero ni la lluvia ni el frío impidieron a los tres protagonistas de la marcha -el empresario Javier Moragrega y los atletas Ángel Antolí y Carlos Jávega- realizar los 52,5 kilómetros previstos, entre Beceite y Aguaviva. Pese a las bajas temperaturas, los tres recibieron el calor de los vecinos de la comarca del Matarraña, de muchos amigos y de algunos empresarios del territorio, que fueron siguiéndoles de pueblo en pueblo para darles apoyo.

Además, Moragrega, Antolí y Jávega no estuvieron solos en su periplo por las comarcas del Matarraña y Bajo Aragón. Miembros del club trail Matarranya Team realizaron parte del trayecto junto a ellos, corriendo a su lado en varios tramos de esta primera jornada, que les llevó desde Beceite al pantano de Pena, de allí a Fuentespalda, donde les recibió la alcaldesa; al Santuario de Virgen de la Fuente, en Peñarroya de Tastavins, donde se sumaron algunas mujeres para realizar la ruta caminando hasta la siguiente parada, Monroyo, localidad en la que también les recibió la alcaldesa. Finalmente, por la tarde llegaron a Aguaviva, que fue final de esta primera etapa.

La de ayer fue la primera jornada de un total de cuatro que tiene esta marcha, que recorrerá la provincia de noroeste a suroeste, desde Beceite a La Puebla de Valverde, siguiendo el sendero GR-8, para hacer llegar el jueves a la capital de la provincia las reivindicaciones que los atletas irán recogiendo por el camino. Ayer  la asociación Gent del Matarranya y los Empresarios Turísticos de Teruel entregaron sus manifiestos; hoy lo hará la Plataforma por los Paisajes de Teruel; mañana Teruel Existe y, finalmente, el jueves, recibirán el de los Productores sostenibles de Teruel.

El grupo de corredores salió de Beceite en torno a las 07.00 de la mañana y fue adelantándose sobre el horario previsto a los distintos puntos de avituallamiento. A las 9.50 horas -diez minutos antes de la hora programada- ya había salido de Fuentespalda en dirección a Peñarroya de Tastavins y en torno a las doce del mediodía ya habían llegado a Monroyo. En ambos pueblos fueron recibidos por sus respectivas alcaldesas, Carmen Agud y Gloria Blanch, respectivamente, y por vecinos de los pueblos.

A pesar del mal tiempo, los atletas no perdieron el ánimo en toda la mañana. El empresario Javier Moragrega reconocía en Peñarroya que había “salido un día duro, pero estamos disfrutando del apoyo de la gente del Matarraña”, enfatizó. “Especialmente, estamos agradecidos a las mujeres del Matarranya Team, que se han sumado a nosotros  para darnos apoyo, corriendo a nuestro lado en un día tan importante como hoy para las mujeres y para el medio rural”. Moragrega se mostró emocionado por la salida “emotiva” que se organizó en Beceite cuando aún era de noche y agradecido al recibimiento dispensado en Fuentespalda, Monroyo y, finalmente, en Aguaviva, que fue final de etapa.

Reivindicaciones

El objetivo de la marcha, tal y como resaltó Moragrega, es que “estas reivindicaciones tengan visibilidad y se oiga la voz de Teruel”. No en vano, “cada kilómetro recorrido es por un pueblo de Teruel, provincia a la que se tiene que escuchar; pedimos una ordenación de los proyectos eólicos, que se piense en un plan de choque para la hostelería de la provincia, porque hay que planificar bien el territorio y pensarlo de manera diferente a como se ha hecho hasta ahora”.

El empresario beceitano reivindicó el derecho de los pequeños empresarios de la provincia “a desarrollar nuestros propios negocios, a tener unos servicios dignos y a crear una economía circular”. Recordó que en un año de pandemia, el sector está con la soga al cuello, “con los mismos gastos de siempre, pero sin esas ayudas que tanto se prometen y que no llegan”, se lamentó.

Por su parte, la presidenta de la Asociación de Empresarios del Matarraña, Marta Ferrás, y otros empresarios de la zona se desplazaron hasta cada uno de los pueblos siguiendo a los atletas. Ferrás mostró su confianza en que después de esta movilización “otras zonas de Teruel se sumen a este movimiento en el que estamos implicados personas que pertenecemos a distintos sectores, desde la hostelería al comercio, pasando por la alimentación y otros...”. Recordó que la asociación que preside se ha adherido a la Plataforma en Defensa de los Paisajes de Teruel “y estamos aquí para apoyar a todo el territorio, al que es importantísimo que se le escuche”. Ferrás pidió que “se escuche a la gente que vivimos en nuestros pueblos” y afirmó que los empresarios y las personas que apoyan el movimiento iniciado ayer “estamos muy motivados para seguir adelante y seguir luchando por lo nuestro”, enfatizó.  Se mostró convencida de que “cada vez se sumará mucha más gente”.

Vecinos del Matarraña preguntan: “¿Es que no hay ninguna ley que nos proteja?”

Las asociaciones Gent del Matarranya y Teruel Empresarios Turísticos entregaron a los atletas sendos comunicados. En el primero de ellos, la asociación vecinal denunció la proliferación de proyectos eólicos: “No nos gusta que nos quieran destrozar los paisajes, las montañas y los campos. ¿A quién se le ocurre? ¿Por qué las empresas energéticas tienen que venir aquí a rompernos todo, a enfadarnos, sin dar explicaciones a nadie? ¿Es que no hay ninguna ley que nos proteja? ¿Por qué no nos dejan decidir qué queremos hacer nosotras con nuestros paisajes?”, se preguntan en su comunicado, en el que también demandan “unos servicios públicos dignos y de calidad, que no nos abandonen y que los políticos estén a la altura de lo que les pedimos”. 

Los vecinos del Matarraña reclaman que se escuche su voz, “la de nuestros pueblos y la de la gente que vivimos en ellos”. Además, la asociación enfatiza en su manifiesto que “se necesitan medidas especiales para la mujer en el medio rural, porque es doblemente difícil reivindicar nuestros derechos aquí, que en una ciudad”.

El comunicado recuerda que “nos sentimos lejos de todo. No tenemos hospitales cerca, ni bomberos, ni tren, incluso a veces ni autobuses. Sólo tenemos carreteras con curvas y llenas de agujeros”.

Por su parte, en su manifiesto por la dignidad, los empresarios turísticos de Teruel reclaman seis medidas “inmediatas” para “salvar” las empresas de la extinción. Entre ellas, “ayudas directas y de subvenciones a fondo perdido para las empresas turísticas, al igual que en otras autonomías, especialmente, aplazamientos tributarios hasta que la situación sanitaria permita trabajar de forma continuada”. Asimismo, demandan apoyo a los ayuntamientos para la reducción de impuestos como el IBI; reducción de las cuotas de la seguridad social de todos los trabajadores, independientemente del contrato que tengan para fomentar que se incorporen los que están en Erte tan pronto como sea viable. Asimismo, “agilidad en la devolución de los pagos que tiene la administración con nuestras empresas”, así como “permitir realizar cambios de potencia de manera excepcional durante el periodo de cierre derivado por la covid” y “cualquier otro incentivo fiscal para la supervivienda de la empresa”.