Síguenos

298_1200x150-opticalia.gif banner click 298 banner 298

Vuelven las visitas a la Oficina de Turismo de Alcañiz y al MWINAS de Andorra Vuelven las visitas a la Oficina de Turismo de Alcañiz y al MWINAS de Andorra
La antigua centralita de la central térmica de Andorra es uno de los principales atractivos del museo minero de Andorra. MWINAS

Vuelven las visitas a la Oficina de Turismo de Alcañiz y al MWINAS de Andorra

Los viajeros empiezan a moverse en grupos reducidos y con aforos máximos
banner click 236 banner 236

Las visitas guiadas de la Oficina de Turismo de Alcañiz, el museo minero MWINAS de Andorra o el Centro de Interpretación de Arte Rupestre de Ariño son algunas de las propuestas turísticas que ofrece el Bajo Aragón este fin de semana, previa reserva y con grupos limitados a un máximo de 15 personas. Las ganas de visitar pueblos de la provincia se van despertando lentamente y los teléfonos comienzan a sonar.

En Alcañiz están abiertos desde el sábado los pasadizos situados bajo la Oficina de Turismo. También está abierto el acceso a la Torre Gótica restaurada recientemente, al refugio antiaéreo y al Centro Íberos del Bajo Aragón (CIBA). En función del aforo, pueden entrar de una vez entre cuatro personas (refugio) y 15 (pasadizos), explica el guía Fernando Blasco.

“Hemos llegado a bajar con 50 personas abajo, pero de momento solo podemos hacer grupos de 15”, señaló el responsable. Blasco explicó que en la jornada del sábado hubo “muy poquita gente de momento”, si bien dijo alto y claro: “Estamos abiertos, el viernes pusimos los carteles”.

“Ha venido una pareja de Teruel a visitar y dos o tres de Alcañiz a preguntar por información para gente de fuera”, explicó el guía, que emplazó al 25 de junio para poder ofertar una visita más general porque será cuando se pueda abrir el castillo y el parador de turismo.

Con la presumible apertura de límites provinciales en Aragón el lunes, la Oficina de Turismo de Alcañiz espera que el turismo se empiece a mover más de cara al próximo fin de semana, explicó Blasco. De la misma opinión es el gerente del Parque Cultural del Río Martín, José Royo, quien aseguró que desde que abrieron el centro de Ariño el pasado fin de semana “no ha pasado nadie salvo los técnicos que trabajan en próximas actuaciones y proyectos”. El Centro de Arte Rupestre tiene todos los protocolos sanitarios activados para acoger visitas, aunque por el momento los visitantes al parque se están decantando más por los recorridos a pie por el GR 262 y por visitas a parajes como la sima de San Pedro, los abrigos rupestres o los yacimientos íberos.

Siete visitas al MWINAS

La guía del museo minero de Andorra, Inma Gracia, recibió en la mañana del sábado a un grupo de siete personas procedentes de Alcorisa. Después de varios meses de parón, la profesional tenía sentimientos encontrados. Por una parte estaba encantada de volver paulatinamente a la normalidad laboral, pero por otro lado sentía “un poco de miedo” ante el contacto con otras personas de otras localidades.

En todo caso, el centro tiene todas las medidas de seguridad pertinentes, con cintas en el suelo para marcar el sentido del recorrido y respetar la distancia social, sillas separadas para la proyección, carteles de “no tocar”, botes de gel hidroalcohólico y la obligatoriedad de llevar mascarillas. “Además, llevo un botecito de gel por si hace falta ir echando en barandillas por las que hay que pasar las manos”, subrayó.

El MWINAS tiene la ventaja de que es un museo de espacios muy amplios y buena parte del mismo está  al aire libre. Aún así, se han reducido los aforos para que no haya ningún problema en la visita a alguna de las salas y pueda mantenerse en todo momento la distancia de seguridad de dos metros, y se han rediseñado algunos recorridos para evitar posibles aglomeraciones en torno a alguna pieza.

Asimismo, se han reforzado las limpiezas del museo. Los folletos tanto para el MWINAS como para el resto de atractivos turísticos de la comarca Andorra-Sierra de Arcos pueden ser solicitados de forma individualizada al personal o bien pueden descargarse a través de códigos QR de los que se informa en el propio hall, o de la web de turismo de la comarca www.turismoandorrasierradearcos.com.

“Hay que ver el lado positivo, que en este caso es que a lo mejor no nos tenemos que desplazar 500 kilómetros para hacer turismo sino que podemos conocer el pueblo de al lado”, animó.

Ninguno de los visitantes había estado nunca en el museo, aunque “uno de ellos fue minero y ha revivido sus tiempos de trabajo”. Además, “otros chicos trabajan con temas de electricidad y la última parte se les ha hecho corta”, desgranó la guía. Y es que el museo abarca un amplio recorrido por la historia de la minería de la comarca, con exposición de todo tipo de maquinaria, aparatos y herramientas de mano. Incluso está la antigua centralita de la central térmica. 

Gracia invitó a reservar para garantizarse la visita, aunque reconoció que “la cultura de la reserva no está muy extendida”. Sobre todo, es necesario hacerlo si se quiere montar en el tren, porque con las normas hay que hacer más viajes y hay que prever su funcionamiento. Por el momento, solo podrán montar unidades familiares o personas que viajen juntas.