Síguenos
El derecho a elegir El derecho a elegir

El derecho a elegir

Toni Fernández

Estos últimos días han sido un hervidero de noticias para el comienzo del fútbol regional, partiendo de la base que todas las decisiones tienen que ser respetadas, y cómo se suele decir lo que mal empieza mal acaba, esta temporada además de lo difíciles que están las cosas, la federación aragonesa no parece que haya ayudado demasiado a arreglarlas o por lo menos a encauzarlas. Desde hace unos meses los equipos estaban expectantes con lo que podía pasar este año, las semanas avanzaban y parecía que no había muchas posibilidades de empezar la competición, más aún después de otra ola de contagios tras las Navidades. 

Pero la federación aragonesa de fútbol puso fecha para la reanudación, así que se formó el revuelo en el gallinero con opiniones de todos los tipos. Con la situación de hace un par de semanas había pensamientos dispares, en unos pueblos o zonas, sin casi incidencia, y sin cierres perimetrales estaban dispuestos a jugar, ellos no tenían problema en entrenar de una manera casi normal, pero en otros sitios siguen con miedo al virus, jugadores que viven en distintas localidades y no pueden juntarse ni para entrenar, así que su idea principal era dejar pasar la temporada y no competir. En un primer momento la amenaza de la federación con descender a los equipos que no se inscribieran no parecía algo razonable, ya que no sólo se juega con lo deportivo, sino que puede entrañar algo más peligroso, y dando razón a la mítica frase, quizás el fútbol sea lo más importante de lo menos importante. 

Así que tras la decisión (seguramente acertada) de recular de la federación, se optó por dar vía libre a quien realmente sí quisiera participar, sin castigar a los que no. Tras este anuncio se ha visto una cascada de retiradas, y prácticamente va a quedar una competición testimonial, que va a durar cuatro meses. 

Para mí lo importante es que realmente se ha dado el derecho a elegir, el derecho a decidir si quieres participar o no, y creo que sólo en cada club, en cada localidad, saben si la respuesta tiene que ser afirmativa o negativa, ya que depende de muchísimos factores: humanos, económicos, deportivos e incluso factores externos como las restricciones y confinamientos, donde desde fuera es muy fácil opinar, pero seguro que desde dentro ha sido muy difícil tomar una decisión.