Síguenos
Toni Fernández

“All or nothing” es una de las sorpresas positivas a las que me ha llevado el tener que estar más tiempo en casa, no soy mucho de tele, alguna película de vez en cuando y todo el deporte que puedo, pero eso de pasarme horas y horas delante del televisor no es lo mío. Así que desde el confinamiento que nos tocó sufrir, y buceando por Amazon Video(buscando algo para los peques) encontré estas series, simplemente espectaculares. 

El documental se mete de lleno en la realidad de varios equipos de deporte profesional, fútbol o fútbol americano, aunque también se han rodado documentales de la vida de deportistas. Pero al grano, vivir una temporada desde dentro, con cámaras en los entrenamientos, en los partidos, en las reuniones, te dan una visión muy alejada de lo que todos vemos desde fuera. Un club profesional es un ente que mueve millones, pero no sólo de euros o dólares, sino también millones de sentimientos. Las grabaciones muestran desde cómo se gestiona el club, fichajes, renovaciones, destituciones, hasta cómo los cuerpos técnicos trabajan en su día a día, no sólo en lo referente a preparación física y táctica, sino gestionar a los jugadores y sus egos, la prensa, los aficionados, todo. Y luego está la figura de los deportistas, a menudo veinteañeros multimillonarios, pero que también ríen y lloran, sufren cuando se lesionan, están sometidos a una presión brutal, pasan navidades solitarias en su habitación del hotel antes de un partido amistoso, se llevan mejor o peor con sus compañeros… en fin , como digo me parece espectacular poder ser parte del día a día del deporte profesional a través de las cámaras, te hace involucrarte y meterte tan dentro que parece que pertenezcas también a ese entramado. 

 Desde el ángulo de los aficionados, desde fuera, estamos acostumbrados a ver solamente la parte buena del deporte profesional, lujos, dinero, público y hacer lo que te gusta. Pero detrás de todo eso también hay personas, que tienen sus familias, sus sentimientos, y como en la vida misma, no siempre sale todo como a uno le gustaría.