Síguenos

432_1200x150-bueno.gif banner click 432 banner 432

435_diario-de-teruel-1200x150.gif banner click 435 banner 435

431_1200x150.gif banner click 431 banner 431

Alcaldes, investigadores y sociedad civil hacen en Monteagudo su aportación al plan de gestión del Parque Cultural del Chopo Cabecero Alcaldes, investigadores y sociedad civil hacen en Monteagudo su aportación al plan de gestión del Parque Cultural del Chopo Cabecero
La imagen corresponde a la jornada de participación sobre el plan de gestión del parque cultural, que tuvo lugar la pasada semana en Monteagudo del Castillo

Alcaldes, investigadores y sociedad civil hacen en Monteagudo su aportación al plan de gestión del Parque Cultural del Chopo Cabecero

Jornada de trabajo
banner click 236 banner 236

Monteagudo del Castillo acogió una jornada de participación en el marco de la redacción del Plan de Gestión del Parque Cultural del Chopo Cabecero del Alto Alfambra en la que participaron representantes de los ayuntamientos y agentes sociales, culturales y asociativos del territorio. 

Tomaron parte un total de 34 personas, entre ellas doce alcaldes y concejales de los municipios de Ababuj, Aguilar del Alfambra, Allepuz, Cedrillas, Galve, Jorcas, Monteagudo del Castillo y El Pobo, el Director del Servicio Provincial de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente de Teruel, técnicos en Desarrollo Rural, Cultura y Patrimonio de las Comarcas de Comunidad de Teruel y de Maestrazgo. Participaron igualmente un total de trece representantes de las asociaciones Aguilar Natural (Aguilar del Alfambra), Camerón (Camarillas), Dinosaurio (Galve), Cielo y Tierra (Gúdar), Gamellón y El Duende de las Endrinas y (Jorcas), El Pairón y Amigos de Monteagudo (Monteagudo del Castillo) y La Albada (El Pobo). 

También estuvieron presentes  investigadores en áreas como la arqueología, la historia, la etnología, la ganadería, la geografía, además de ganaderos, agricultores y arboricultores del Alto Alfambra, junto con el director-gerente del Parque Cultural y el técnico de la empresa que redacta el citado Plan de Gestión.   

Propuestas que enriquecen

La reunión comenzó con la explicación de en qué consiste el Plan de Gestión del Parque Cultural del Chopo Cabecero del Alto Alfambra, un documento de obligada redacción según la Ley de Parque Culturales de Aragón y, al tiempo, un instrumento de planificación que persigue la protección del patrimonio cultural con la planificación urbanística, ambiental, turística y territorial. 

Aunque la Ley de Parques Culturales no contempla la participación como una fase obligatoria dentro de la redacción del Plan del parque, el gerente del mismo, Chabier de Jaime indicó que “se ha estimado oportuna pues el hecho de contar con más actores enriquece el documento, que la comunidad ve como algo más propio a la vez que se  considera útil en el ámbito de la gestión”. 

En el borrador se propone que los ejes vertebradores de las actuaciones de este espacio giren en torno a diferentes perspectivas del paisaje cultural, un concepto novedoso dentro del término “patrimonio cultural”. 

El Parque Cultural del Chopo Cabecero del Alto Alfambra tiene en el trasfondo de su declaración, según explicó su gerente, Chabier de Jaime, “magníficos argumentos para que su eje vertebrador sea el “paisaje cultural” lo que le permite singularizarse”, a lo que se suma la excepcionalidad de girar en torno a un patrimonio cultural inmaterial como es la cultura del chopo cabecero. 

Es una forma de diferenciar al Parque Cultural del Chopo Cabecero del Alto Alfambra convirtiéndolo en un laboratorio pionero en Aragón, España y Europa en torno a experiencias y actuaciones relacionadas con el paisaje cultural y el patrimonio cultural inmaterial.

Propuestas

En la misma fase de exposición de los ejes vertebradores ya se abrió el proceso de participación mediante la presentación de propuestas que complementan y enriquecen el documento de partida, fase que se complementó con una serie de ideas destinadas tanto al conjunto del territorio como a localidades y bienes patrimoniales concretos que serán integradas en función de criterios técnicos y/o económicos en el futuro Plan de Gestión.

De Jaime hizo una valoración muy positiva de la jornada de participación del Plan de Gestión  tanto por el interés existente entre las instituciones, colectivos y personas asistentes. El gerente agradeció la implicación y el trabajo realizado. 

El proyecto gira en torno a cinco ejes prioritarios

El documento presentado en Monteagudo del Castillo contempla cinco ejes prioritarios y tres secundarios. El primer eje prioritario se basa en el chopo cabecero como patrimonio cultural inmaterial, paisaje cultural, refugio de biodiversidad, alternativa de desarrollo económico y recurso turístico.

El segundo eje se fundamenta en el paisaje cultural creado mediante la ganadería extensiva como histórico motor económico del territorio, orientada principalmente a la producción lanar para su exportación (Ruta de la Lana) y su transformación en la industria local de paños, relacionándolo con la cultura ganadera que se pone de manifiesto en la trashumancia (otro Bien de Interés Cultural Inmaterial), la creación de razas autóctonas locales, las vías pecuarias, las construcciones asociadas, las ferias y fiestas y los ecosistemas generados (parameras) y su relación con el chopo cabecero. 

El tercer eje se centra en el paisaje cultural del hábitat disperso que suponen las masías, tanto por su componente de patrimonio cultural material al integrar el territorio (bosques, pastos, cultivos, edificios, cerradas o ermitas) como porque supone toda una forma de vida de autogestión y conocimiento del territorio, actualmente en proceso de desaparición.

El cuarto eje integra el paisaje cultural creado por la arquitectura militar ya que los castillos son bienes culturales complejos que aúnan arqueología, historia, naturaleza y paisaje.

El quinto y último eje prioritario lo constituye el Patrimonio Cultural Inmaterial ya que el Parque del Chopo Cabecero del Alto Alfambra es el único de estas figuras de protección de Aragón que gira en torno a un bien cultural inmaterial. Ello lo posiciona como un ente preferente para tomar la iniciativa en experiencias y acciones que trabajen este tipo de patrimonio intangible en todas sus líneas: investigación, documentación, recuperación y difusión. La cultura del agua, los aprovechamientos ganaderos y agrícolas, las creencias, la tradición oral, el habla popular, la toponimia, la gastronomía, la artesanía, las ferias, los dances y otras manifestaciones culturales son las principales líneas temáticas. 

Los ejes secundarios, en el citado borrador, los constituyen la arquitectura civil y religiosa, el patrimonio paleontológico, la arquitectura de la piedra seca y los ecosistemas de origen antrópico.