Síguenos
Calamocha rindió homenaje a su matadero y a sus emprendedoras Calamocha rindió homenaje a su matadero y a sus emprendedoras
Más de un centenar de personas asistieron al acto de homenaje. Cristina Jiménez

Calamocha rindió homenaje a su matadero y a sus emprendedoras

El acto en honor a la industria cárnica conmemoró sus 50 años de actividad

El matadero de Calamocha y las emprendedoras de la localidad jilocana fueron protagonistas el sábado por la noche en la villa en el doble homenaje que organizó el Ayuntamiento. Por un lado, se conmemoró el cincuenta aniversario del inicio de la actividad en la industria cárnica; por el otro, los más de 25 años que llevan algunas mujeres liderando sus negocios en el municipio.

El acto se celebró desde las 21:00 horas en la explanada exterior de la Institución Ferial. Presentado por la calamochina María Villalta, contó con la asistencia de más de un centenar de personas entre antiguos trabajadores del matadero, emprendedoras, familiares, vecinos y autoridades, entre quienes destacó la presencia de la delegada del Gobierno en Aragón, Carmen Sánchez.

50 años de matadero

El matadero de Calamocha se inauguró oficialmente el 28 de septiembre de 1969 pero el alcalde, Manolo Rando, apuntó que este año se celebraba el inicio de su actividad. Con el acto del sábado, el consistorio pretendía rendir homenaje a quienes trabajaron y los que pusieron en marcha esta industria.

“Calamocha y la comarca del Jiloca están luchando por desarrollar la industria agroalimentaria”, añadió, e indicó que, además de las inversiones que pretende desarrollar Vall Companys con la ampliación de sus instalaciones en los próximos años y las pequeñas empresas relacionadas con el sector jamonero y cárnico, “ahora estamos trabajando para tener un matadero innovador”.

El acto comenzó con la proyección de un vídeo que, con testimonios de algunos trabajadores, recogía los cincuenta años de vida de la industria desde que se fundó, bajo el nombre de Matinsa (Matadero Industrial de Calamocha S.A.), hasta su cierre con Pelbor S.A. en 2010, pasando por la implicación de la empresa valenciana Anselmo Gil Tacòns a principios de los setenta y por Oscar Mayer, para quien trabajó el matadero durante casi treinta años.

La aventura empresarial de finales de los sesenta sirvió para centrar la actividad agroalimentaria como eje de desarrollo de la zona, dedicada entonces a la agricultura y con algunas pequeñas empresas de otros sectores en funcionamiento. Como recordaron los entrevistados en el vídeo, desde sus primeros años fue el principal motor generador de empleo, llegó a tener casi 300 trabajadores en la década de los ochenta y fue un revulsivo económico para la zona.

En la velada, se reconoció la labor de los dos fundadores principales de Matinsa, José Luis Roca y Mariano Rubio. Sus placas conmemorativas fueron recogidas por Fermín Espallargas en el caso del primero y por María José Rubio en el del segundo.

María José Rubio, hija de Mariano Rubio, intervino en el acto y contó cómo contribuyó a que Oscar Mayer llegase a Calamocha. Fue en 1976, cuando ella realizaba sus prácticas de Periodismo en la empresa estadounidense en la sede de Wisconsin redactando materiales para el sector latinoamericano. 

En una ocasión, uno de los directivos le preguntó si su pueblo, Calamocha, tenía buenas comunicaciones y si había alguna industria cárnica. “De repente, empecé a contarle que había un matadero llamado Matinsa y que, casualmente, mi padre había sido uno de sus fundadores”, narró. En aquella época, Oscar Mayer buscaba expandirse a nuevos mercados. “Medio año después, se presentaron en España y me pidieron que ejerciera de traductora para una entrevista con Matinsa”, reveló.

Empresarias

A continuación, comenzó el homenaje a las mujeres emprendedoras de Calamocha que llevan más de 25 años liderando sus respectivos negocios. Fueron un total de 35 las que recogieron su reconocimiento por liderar establecimientos de hostelería, alimentación, peluquería y estética, ferretería o tiendas de ropa, entre otros.

El alcalde de Calamocha consideró que “este es el año de las mujeres” por haberse hecho más visible la lucha por sus derechos. Reivindicó su papel fundamental para asentar población en el medio rural y aventuró que con la próxima apertura de la nueva residencia para mayores y la ampliación de Vall Companys se generará empleo femenino.

Por su parte, la delegada del Gobierno en Aragón, Carmen Sánchez, destacó la importancia de desarrollar políticas que permitan a las mujeres conciliar la vida laboral y la familiar, y esperó que el homenaje celebrado en Calamocha sirviera para las jóvenes “como ejemplo de que, si se quiere, se puede vivir en un pequeño municipio, emprender y tener un desarrollo profesional”.

Sánchez añadió que, como delegada del Gobierno, sus mayores retos eran “la lucha contra la despoblación en una tierra de oportunidades como es Aragón y la lucha contra la violencia de género y por la igualdad”. El acto terminó con un vino español para todos los asistentes.