Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

Corbatón carece de cobertura de móvil, bar, fiestas, asociación y hasta de iglesia Corbatón carece de cobertura de móvil, bar, fiestas, asociación y hasta de iglesia
En el barrio rural de Corbatón como no hay un local social los vecinos se tienen que desplazar al bar de Alpeñés o al de Pancrudo

Corbatón carece de cobertura de móvil, bar, fiestas, asociación y hasta de iglesia

Por contra, tiene agricultores y ganaderos y una naturaleza virgen con su monumental carrasca

Corbatón es un barrio de Cosa que carece de cobertura para la telefonía móvil, de local social, de fiestas y hasta de iglesia, que se suplió  tras hundirse el templo con una capilla en el antiguo ayuntamiento. Las carreteras están también en un pésimo estado. La que les une a Alpeñés y Pancrudo, que son los municipios más próximos, la carretera, con tramos de tierra, es solo apta para todoterrenos. Por contra, Corbatón mantiene entre su población, 8 habitantes censados, agricultores y ganaderos en activo y una naturaleza  virgen donde destaca su monumental carrasca. 

Los vecinos de Corbatón, José Enrique Alvaro y Lamberto Gimeno, ambos agricultores y ganaderos en activo, denunciaron el estado de abandono en que se encuentra la localidad, que carece de cobertura de móvil y tener unas carreteras tercermundistas, sobre todo la que discurre por la rambla hacia Alpeñés y Pancrudo y el ramal de la pista asfaltada entre Lidón a Bañón hacia Corbatón. Un abandono, además del  tradicional municipal de Cosa de cuyo Ayuntamiento depende Corbatón, que se vio con la falta de quitanieves con la nevada Filomena. “La carretera a Alpeñés está tan mal que es fácil que si se va con un turismo se rompa el cárter. El pasado 14 de agosto hubo una riada vinieron los de la Diputación Provincial de Teruel abrieron paso pero  no se ha terminado de acondicionar”, se quejaron.

En cuanto a cobertura telefónica de móvil solo llega en determinados puntos que se tienen que ir a buscar. “La cobertura es cero”, afirmaron. Susana García Rubio especificó que solamente Vodafone en el pueblo entra en un punto, por lo que están desamparados  si ocurre una urgencia. 

Esta línea de abandono la extendió también hacia el Ayuntamiento de Cosa, del que se reclama que haga un mantenimiento básico en la limpieza de hierbas en la fuente y del cuidado del cementerio. “Sería muy bueno que el aguacil se pasara por Corbatón para su mantenimiento”, reclamó   Susana García, quien agregó que el servicio del agua a las casas, por ejemplo, no llegó hasta hace solo dos décadas. “Apenas  hay relación con Cosa. La relación social la tenemos con Alpeñés”, subrayó.

Corbatón tuvo su origen en la Reconquista, apareciendo citado por primera vez en el año 1205. Perteneció a la Comunidad de Aldeas de Daroca. En 1834 fue adscrito al partido judicial de Montalbán, hasta que en 1965 pasó al de Calamocha. En la década de los setenta es anexionado al municipio de Cosa. Tras la anexión los fondos del Ayuntamiento se trasladaron al Archivo Municipal de Cosa. 

Corbatón carece de consulta médica, que se realiza en Pancrudo, de bar, de fiestas patronales, de asociación cultural y hasta de iglesia, que se hundió y en su lugar hay una pequeña capilla habilitada en el antiguo Ayuntamiento. Tras su hundimiento se construyó un parque, que es el que existe en medio del casco urbano. La iglesia de Corbatón dedicada a San Macario, que se hundió de forma paulatina, era histórica ya que se bendijo en 1738, aunque las obras continuaron durante varios años, según recoge el Centro de Estudios del Jiloca.

José Enrique Alvaro y Lamberto Gimeno recordaron que en Corbatón hay 8 personas censadas y que en verano no se incrementa demasiado la población como ocurre en otros municipios de la provincia, apenas se alcanza la treintena, apuntó Susana García.  Corbatón tenía una población en 1940 de 110 habitantes.

Aunque hace ya unos cuantos años que Corbatón no celebra fiestas patronales. Tradicionalmente las ha tenido como las de San Macario, cuyo día principal era el 2 de enero y se llegaban a alargar 5 días, hasta el día de Reyes. Se guardaba fiesta también el día de la Virgen de agosto (en que los chicos aprovechaban para ir al río a bañarse y coger cangrejos), el del Pilar (12 de octubre) y el de la Purísima (8 de diciembre), en que se hacía misa con reparto de pan bendito, pues la Virgen de la Inmaculada es copatronada del pueblo y titular de la desaparecida iglesia parroquial.

Pero Corbatón mantiene otros elementos patrimoniales en pie. El peirón a la Virgen de los Dolores del siglo XVIII, situado a la entrada del pueblo y el Ayuntamiento con su lonja. Flanqueado el pueblo también está la fuente vieja, que aunque transformada conserva la característica de las fuentes urbanas de la zona. Próxima al pueblo se alza la carrasca de Corbatón, un árbol catalogado como singular.

Agricultores

Sin embargo, pese a que actualmente en Corbatón no hay local social, los vecinos se desplazan principalmente al bar de Alpeñés o al de Pancrudo, se cuenta con población activa, agricultores y ganaderos. En otras pedanías de Teruel ni tienen ya agricultores ni ganaderos. Cinco personas trabajan en el sector agroganadero en Corbatón. 

En este punto, José Enrique Alvaro reclamó que se instale en Corbatón una báscula como tienen todos los pueblos. “Debe ser el único pueblo de España que no tiene báscula. Nosotros para pesar nos tenemos que desplazar  a otras localidades y se pierde mucho tiempo. Se la hemos pedido al Ayuntamiento de Cosa y no nos hacen caso”, denunció.

Alto Pancrudo y monte Cañacarrascal de 13,6 kilómetros

Solitaria excursión por las tierras altas del río Pancrudo. El recorrido se inicia en  Corbatón y discurre por dos comarcas diferentes, la del Jiloca y la de Teruel. En primer lugar, se buscará el valle abierto del Pancrudo por un pequeño tramo del camino vecinal que aún sigue uniendo difusamente Corbatón con Torrelosnegros. Paisaje agroganadero del interior turolense fielmente conservado y poco alterado.

Al llegar el camino a la confluencia del Pancrudo, pequeño recorrido por el cauce para detenerse un meandrillo, donde el abultado caudal del río impide continuar la marcha. Se está en las inmediaciones de la Covachuela.

La vuelta a Corbatón se completa por el camino tradicional que une Corbatón con Alpeñés y que coincide con el trazado de la rambla de Corbatón. Una vez de regreso al pueblo, deliciosa vuelta circular por el monte de Cañacarrascal para visitar la carrasca monumental de Corbatón, que se sitúa justo en la mitad de este último paseo. El camino discurre, en primer término, por el camino de las Alforjas, con un rebollar. Son rebollos jóvenes aún sometidos al diente del ganado. La vuelta, después de admirar el enorme porte de la carrasca de Corbatón, se completa por el camino tradicional de Corbatón a Rillo, esta vez por un melojar algo más tupido, y con una gran vista a Corbatón.