Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Pedro Blasco llega a los juzgados en Teruel el día del juicio. EFE/ Antonio Garcia

Culpables los dos hermanos que mataron a su madre en Pozondón y ocultaron el cadáver durante más de dos años

Un jurado popular los considera responsables del asesinato, tal como los acusados habían admitido en el juicio celebrado esta mañana

Un jurado popular ha considerado culpables del asesinato de su madre, una anciana de 87 años que padecía alzhéimer, a los dos hermanos que fueron detenidos en junio de 2019 en Pozondón, después de que la Guardia Civil encontrara a la víctima emparedada en la vivienda familiar que compartían los tres. La lectura del veredicto se ha hecho pública pasadas las 16 horas de esta tarde, aunque por la mañana durante el juicio ambos acusados reconocieron su autoría, en el caso del hijo como autor de un delito de asesinato y en el de la hija como cómplice.

El veredicto del jurado popular estaba cantado puesto que la Fiscalía, única acusación personada por el delito de sangre, y las defensas de los dos hermanos habían llegado a una conformidad después de que los acusados reconociesen los hechos. No obstante, la ley del Tribunal del Jurado obliga en estos casos al desarrollo de la vista con los miembros del jurado popular seleccionados por sorteo entre personas legas en derecho, aunque haya reconocimiento de los hechos enjuiciados y conformidad en las penas solicitadas.

Ahora la magistrada que ha presidido la vista deberá dictar sentencia de acuerdo con las respuestas que el jurado popular ha plasmado en el denominado objeto del veredicto, que es un cuestionario que se entrega a los mismos al finalizar la práctica de la prueba, y en cuyas respuestas se determina cómo acontecieron los hechos.

En la lectura del veredicto, el portavoz de los nueve miembros que integraron el jurado popular manifestó que el mismo se había producido por unanimidad al considerar culpables a ambos de los delitos que se les acusa al declararse culpables ambos y haber reconocido los hechos en todo momento. 

La Fiscalía ha pedido que se imponga al hijo, Pedro B.Y. la pena de 16 años de prisión por un delito de asesinato, y 8 años de prisión a la hija, Isabel B.Y., como cómplice, además de 3 años de libertad vigilada cuando hayan cumplido la pena privativa de libertad. También pidió 6 meses de prisión para cada uno de ellos por un delito contra la Seguridad Social por haber seguido cobrando la pensión de la madre, por lo que deberán abonar a Bankia la suma de 30.755,67 euros que siguieron percibiendo durante los más de dos años que pasaron hasta que los hechos fueron descubiertos. La entidad bancaria abonó a la Seguridad Social ese dinero al no haber hecho la prueba de vida, por lo que ahora se pide que sea al banco al que se devuelva esa cantidad.