Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Varias de las alumnas del curso, durante una mañana de trabajo en los talleres de la Fundación Santa María de Albarracín

Diez restauradoras recuperan la encuadernación de cantorales de la Catedral de Albarracín

Han trabajado sobre piezas que se utilizaron en las misas desde 1788 hasta el pasado siglo
Cruz Aguilar

Un total de diez restauradoras han participado en el Curso de Restauración de Encuadernaciones en la Fundación Santa María de Albarracín que ha concluido este viernes. Ha supuesto la recuperación de varios cantorales utilizados durante las misas desde finales del siglo XVIII hasta prácticamente la actualidad. 

Las técnicas han trabajado con piezas de lo más variado, así, hay varias encuadernadas con pergamino, otra que toda la cubierta era de piel y también alguna en la que se había perdido parte de la encuadernación y una de las tapas había sido sustituida por una tabla de madera. “Son libros que se usaban mucho” explicó Sara Mañoso, la profesora del curso que está a punto de terminar en Albarracín. 

Todas las piezas intervenidas forman parte del archivo musical de la Catedral. Así, aunque en este curso se han centrado principalmente en las cubiertas, los libros contienen cánticos entonados durante las celebraciones eclesiásticas. En este sentido, Mañoso apuntó que en uno de los libros sí han trabajado con varias de las hojas con el fin de que las especialistas conocieran también el proceso puesto que en la mayor parte de los casos en los que se enfrentan a la restauración de un documento impreso o manuscrito deben intervenir tanto en el interior como en las tapas. 

Se trata en todos los casos de libros impresos, salvo uno que es manuscrito y se desconoce su cronología porque no está fechado. Se trata de un libro de antífonas en el que se recoge una relación de lo que se cantaba en la liturgia en cada mes. Además, durante este curso han finalizado una de las obras que ya fue abordada en la pasada edición de la actividad formativa y que luego completaron los alumnos del curso de documento gráfico. 

Las técnicas no solo realizan todo el proceso de recuperación del bien, sino que cada intervención conlleva la realización de un informe sobre el proceso. 

Los cursos de restauración de la Fundación Santa María están financiados por el Gobierno de Aragón a través del Instituto Aragonés de Empleo (Inaem). Además, cuentan con un gran prestigio a nivel nacional y prueba de ello es la gran demanda de plazas (en casi todas las ediciones suele haber lista de espera) y la variada procedencia del alumnado. En este caso se han trasladado desde Madrid, Alicante, Granada, Valencia, Salamanca, Zamora, Sevilla y Ávila –de donde es la profesora–.