Síguenos

457_1200x150-bueno.gif banner click 457 banner 457

Dinópolis acerca la paleontología a los escolares de Utrillas Dinópolis acerca la paleontología a los escolares de Utrillas
Estudio de fósiles por parte de los escolares del colegio Villa de Utrillas. Sara Falo

Dinópolis acerca la paleontología a los escolares de Utrillas

Reconocimiento al alumno Pedro Romero por encontrar importantes fósiles en 2015
banner click 236 banner 236

La Fundación Conjunto Paleontológico de Teruel-Dinópolis eligió los últimos días del calendario escolar para visitar a uno de sus más jóvenes colaboradores, Pedro Romero, un alumno de sexto de Primaria del colegio Villa de Utrillas que en 2015 encontró unos importantes fósiles que han sido objeto de estudio por parte de la Fundación.

Para ello se desplazó hasta la localidad Rafael Royo-Torres, paleontólogo encargado, junto a Guillermo Rey y Luis Alcalá, del estudio científico del hallazgo de estos nuevos restos de dinosaurios. Comenzaron el taller didáctico con una breve exposición en la que los alumnos mostraron sus conocimientos previos y en los que Rafael Royo explicó qué es un fósil, cómo se forma y qué tiene que ocurrir para que estos se formen, qué es la Paleontología y los diferentes tipos de fósiles que se pueden encontrar de restos vegetales, invertebrados, vertebrados, algunos curiosos como los formados en ámbar o los restos indirectos de fósiles como pueden ser las icnitas llamaron mucho la atención los fósiles de huevos y la de coprolitos, los excrementos de determinadas especies que sirven para reconstruir paisajes, señaló Royo-Torres.

Una vez vista la teoría llegó el momento de ver fósiles, los primeros en ser mostrados fueron los del Turiasaurus Riodevensis, el dinosaurio más grande de Europa, unas réplicas de fósiles a tamaño real que mostraba las dimensiones tan grandes que tendría, superando los veinticinco metros. Así pudieron ver diferentes huesos del que sería su pie, con falanges y uñas que sorprendieron a los jóvenes paleontólogos de Utrillas.

A continuación tocó el turno de estudiar los nuevos restos de dinosaurios estiracosternos  hallados por el niño Pedro Romero. En este caso los fósiles mostrados eran los originales, ya que consideran desde la Fundación la necesidad de poner en valor lo que habían hecho Pedro y su familia al comunicar el hallazgo para poder ser estudiado el fósil en su entorno geológico, la única manera de darle un contexto científico a lo hallado. 

El estudio se remonta a 1872 para explicar que la primera vez que se habla de dinosaurios en España se hace en Utrillas y lo hace Juan Vilanova y Piera, que habla del hallazgo de los primeros fósiles, procedentes de los lignitos de Utrillas y Morella. El estudio actual presentado por la Fundación analiza cinco fósiles de dinosaurios ornitópodos  procedentes de Utrillas, Castel de Cabra y Las Parras de Martín. Y estos mismos fósiles son los que los pequeños paleontólogos estudiaron en directo, los dibujaron e intentaron identificarlos con las pautas que les iba dando Royo-Torres. Un centro de vértebra caudal anterior, una vértebra dorsal, un centro de vértebra caudal media, un fragmento de húmero izquierdo y un fragmento proximal de tibia izquierdo. Tres de estos fósiles fueron encontrados en Las Parras de Martín por el niño Pedro Romero, los otros fueron localizados por José María Merino en 2004 en Utrillas y por Antonio Fontela en Castel de Cabra.

Todos estos restos corresponderían a un dinosaurio que vivió en estas tierras hace unos 110 millones de años, en el Cretácico, en plena Formación Escucha. Han permitido identificar un morfotipo de dinosaurio ornitópodo de talla grande y otro de talla menor, sin que se pueda profundizar mucho  más en la clasificación por no tener suficiente material de estudio, señalan en el informe los estudiosos.

Desde la Fundación del Conjunto Paleontológico consideran imprescindibles este tipo de talleres que el lunes se llevó a cabo en Utrillas para tener unos futuros ciudadanos que protejan los bienes paleontológicos y que hagan un buen uso de este patrimonio, notificando cualquier hallazgo para que sea estudiado in situ por los paleontólogos y quién sabe, si para tener nuevos paleontólogos en el futuro.