Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

El alcalde de Olba exige la renovación del acceso sobre el cauce del Mijares El alcalde de Olba exige la renovación del acceso sobre el cauce del Mijares
Imagen captada el pasado sábado en Olba tras la crecida del Mijares

El alcalde de Olba exige la renovación del acceso sobre el cauce del Mijares

La crecida del río ha dejado incomunicadas a varias familias

El alcalde de Olba, Federico Martín, reclamó una vez más al Gobierno de Aragón y a la Diputación Provincial de Teruel fondos para renovar el acceso sobre el cauce que comunica el pueblo con el barrio de los Ramones, que una vez más quedó incomunicado por la crecida del río Mijares que se produjo por las tormentas del pasado viernes.

Las últimas precipitaciones provocaron la crecida del río Mijares, que ha inundado, a su paso por la localidad, el acceso al barrio de los Ramones y el de los Tarrasones, algo que, según el alcalde, pasa “constantemente”.

“No hay peligro y no hay que ser alarmistas porque esto ocurre siempre que baja una riada”, comentó Martín, quien aseguró que no se habían producido daños y que los vecinos atrapados podían hacer vida normal en el barrio hasta que el nivel del río descienda y puedan salir sin problemas.

Esta situación no pilló de sorpresa a los vecinos, según su alcalde, porque están “acostumbrados” a que ocurra con frecuencia, siempre que hay precipitaciones fuertes que aumentan el caudal del río. Por ello, Martín aprovechó esta última riada para reclamar una vez más al Gobierno de Aragón y a la Diputación Provincial de Teruel, con los que se puso en contacto, la obra de renovación de esta carretera de acceso al barrio de los Ramones. Es una inversión que, según los estudios con los que cuenta el consistorio, asciende a 200.000 euros, una cuantía “inasumible” para las arcas del municipio.

“Un ayuntamiento como Olba no se puede hacer cargo. Tampoco la podemos hacer por fases, porque es una obra que al cruzar el cauce del río se tiene que hacer de una vez, por eso, pedimos de nuevo ayuda al Gobierno de Aragón y a la Diputación para solucionar de una vez este problema”, recalcó el alcalde. 

Agentes de la Guardia Civil del puesto de Teruel se desplazaron hasta Olba para evaluar la situación y ayudar a las personas incomunicadas, según informó Europa press. “Están todas bien y no necesitan auxilio. Las viviendas no han sufrido daños”, detallaron las citadas fuentes.

En caso de que precisaran algún tipo de alimento específico o medicamentos se les podría hacer llegar por las pistas forestales, explicaron las mismas fuentes para apostillar que “siguen incomunicas, pero la situación está controlada”. La Benemérita confíaba en que se pudiera abrir la carretera en breve.

En el barrio de los Ramones, el domingo ya había un acceso peatonal al pueblo pero la situación era peor en los Tarrasones donde no era posible salir. Allí continúa incomunicada una familia con dos adultos y dos niños que vive en este barrio todo el año.

Pascual Barón, uno de estos vecinos, recordaba que el necesita oxígeno domiciliario por lo que si se prolonga la situación será necesario que le lleven el tratamiento. El vecino de este barrio de Olba lamentaba que esta situación se repite cada vez que hay tormenta. “Hace seis meses fue la anterior riada y se derrubó el camino y desde entonces no se ha arreglado”, comentó y criticó que se hable tanto de despoblación pero que luego no se atiendan estas situaciones. “La sensación que tenemos es de abandono por parte de la Administración. Pedimos ya una solución digna que se arregle el camino tras las lluvias”, comentó y recordó que cuando se produce esta situación al final tiene que ir el con su pala a arreglar el camino.